Experiencia de viaje

martes, 27 de agosto de 2013

En mi último viaje a Chile, además de las muchas experiencias, encuentros y reencuentros que siempre son agradables, tuve la experiencia de volar con dos compañías, una a la ida y otra a la vuelta. La verdad es que resulta difícil explicar qué se siente, pero es toda una aventura.
 
Sin querer menospreciar la labor de nadie, debo decir que la ida fue infernal comparada con la vuelta. Y nada tiene que ver con la experiencia del piloto o las turbulencias, que en ambos casos fueron escasas y muy leves, apenas perceptibles la mayoría del tiempo. Incluso más al regreso, podría asegurar. Pero eso no hace una diferencia muy grande en dos compañías aéreas importantes... lo relevante es lo que se ve, se huele, se siente y se disfruta.
 
Volar en Iberia a Santiago de Chile es como un regreso al pasado: hay una pátina gris que tiñe todo lo que uno mira... parece que el tiempo ha hecho mella en sus aviones, en los asientos, en los baños, en la luz. Todo parece más triste volando con ellos. Resulta casi como volar en los años 80 o en los primeros 90: el tiempo pasa y se detiene allí dentro. Las pantallas, cuando funcionan, siempre se ubican en posiciones imposibles, se ven algo borrosas, como desenfocadas... Y esto es algo personal, pero la opción de inglés o dobladas de las películas me resulta muy siglo XX.
 
Curiosamente, una de las quejas principales de los pasajeros de Iberia, entre los que me incluyo, es que las azafatas son bordes, secas y poco amables. Lo peor es que conozco a varias de ellas fuera de su trabajo y son encantadoras, pero ese no es el tema. Me tocó una azafata que, además de excesivamente amable era eficiente, atenta y encantadora. Ella sola hacía más trabajo que dos de sus compañeros juntos... una verdadera máquina de atender pasajeros, sin despeinarse ni sudar una gota. ¡Un lujo! Así que nunca más diré aquello de TODAS las azafatas...
 
El regreso fue en Lan Chile, un salto hacia el futuro. El avión, impecable, nuevo, luminoso y donde el aire parecía circular mejor, me trajo de vuelta a Madrid. Debo decir, además, que ganó puntos el hecho de volar solo, sentado en la ventanilla y sin compañía, o más bien solo acompañado por la pantalla de entretenimiento asegurado que tenía en frente... ¡Un lujo! No volaba en un avión de estos hace mucho, así que saqué todo mi provincianismo y repasé completa la oferta: películas, series, música, juegos y la información de vuelo que, no sé a vosotros, pero a mí me encanta. Es como el vicio de mirar el Weather Channel durante horas, aunque sea poco lo que cambia...
 
Me lo pasé de lujo: 3 películas, 3 capítulos de series y juegos... La música, siempre más fácil de acceder a ella, la dejé para otro viaje. Incluso había temporadas completas de series tan relevantes como The Newsroom, a un dedo de distancia. ¡Increíble! Y había más de 40-50 films en catálogo y un buen puñado de series también. Así los viajes no solo pueden durar 13 horas, sino que deberían ser un poco más largos para aprovechar la diversión. De poco me importó que mi pastilla para dormir no me hiciera un efecto profundo, porque no me dio tiempo a aburrirme. ¡Hubiese visto al menos 5 películas más y toda la primera temporada de The Newsroom!
 
Si bien es cierto que la comida en Iberia no estuvo tan mal como en otros viajes, me gustó más la de Lan, quizás también mediatizado por la comodidad, la calidad de los auriculares, la manta y la almohada. Pero no acaba todo ahí: la experiencia del baño es mejor en la aerolínea chilena. Además de jabón había crema para las manos, toallas húmedas (refrescantes) y otros "accesorios" para utilizarlos al visitar el servicio. Son pequeños detalles que demuestran que un pasajero normal se contenta con cosas normales.
 
Sinceramente, si tengo y puedo volver a elegir, no dudaría en volar con Lan. La experiencia fue infinitamente más grata y cómoda como usuario, tanto en el servicio en tierra como en aire. Es evidente que es más caro volar con ellos, pero si la diferencia es razonable, no dudaría en pagarla. Lo siento por Iberia, pero en este "enfrentamiento" poco tiene que decir...

3 comentarios:

  1. Anónimo22:27

    Esa es MI LINEA AEREA, de mi Chile lindo. Ya se como ir a verte algún día Tomás

    Mamá

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22:52

    Por eso habrán echado a LAN fuera de Argentina, competencia de calidad. Nice post!

    ResponderEliminar