Predicar con el ejemplo

miércoles, 9 de marzo de 2011

Los medios de comunicación, como grupo, han sido llamados el cuarto poder desde hace mucho tiempo. La fuerza, sin embargo, que ostentan en la actualidad supera con creces cualquier denominación que se haya hecho en el pasado. Hoy se convierten en fiscales, en defensores, en inquisidores, ante una paradoja curiosa: una sociedad "superinformada", pero cada vez más apática e ignorante.

Me llaman la atención dos "noticias" generadas en las últimas 48 horas: Ana Botella, la teniente de alcalde de Madrid y mujer del ex presidente José María Aznar, fue sorprendida por un programa de televisión mientras se dirigía a la peluquería en 2 coches oficiales y acompañada por cuatro guardaespaldas; la otra, una eurodiputada del PSOE, Eider Gardiazabal, -una más entre muchos de sus pares de otras nacionalidades y colores- que acude a fichar al Parlamento Europeo un día en el que no hay sesión, cobrando así los más de 300 euros de dieta, para dirigirse, pocos minutos después, al aeropuerto; es decir, sacar dinero por no trabajar.

Lo peor de esto es que ocurre en medio de una crisis generalizada y de un llamamiento a la austeridad no solamente de los ciudadanos, sino también de las autoridades, lo que incluye además recortes en el consumo de combustibles. Pero, ¿quiénes realmente están haciendo el esfuerzo?

Se llama a la población a no ahorrar, a generar consumo, pero los indicadores económicos no auguran nada nuevo y si gastamos ahora, ¿quién nos salvará de una posible futura debacle? ¿Los bancos? Lo dudo mucho. ¿El Gobierno? Todavía lo dudo más. Como ocurre en todo orden de cosas, el ejemplo debe comenzar desde arriba.

2 comentarios:

  1. Anónimo12:56

    ... y para más inri Ana Botella es la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid.
    .../...

    El uso y abuso de los medios oficiales, y el grado de corrupción y falta de escrúpulos a los que estamos llegando (y me da igual de qué signo sean) es de vergüenza...


    ox c

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13:58

    En todas partes se cuecen habas y si, la verdad es que no les importa nada. A quien no le gusta gastar un dinero que no sale de sus bolsillos??????????????

    Sigo insistiendo en lo mismo, el poder corrompe y MUCHO

    pero la vida tiene mas vueltas que un tornillo y algún día les tocará, espero, el otro lado.

    En todo caso hijo, no les hagas caso. Siempre hay que tener sus ahorritos o algo, aunque sea poco a que recurrir en caso de apuro.

    Mamá

    ResponderEliminar