El mundo está mal repartido

miércoles, 2 de marzo de 2011

Día de reuniones, día de entrar y salir, día de trabajo, cena por la noche. Es un día en que estoy, pero realmente no estoy. Lo que tiene ser autónomo y convertir la casa en una oficina particular es que uno se desacostumbra al movimiento dentro de la rutina y, todo lo que implique desplazarse, ya se va considerando un extra.

Pero bueno, también es saludable física y mentalmente cambiar de escenario. Hoy cambio varias veces y mañana me toca alguno más, pero nada del otro mundo. Al menos no tengo que salir de Madrid para hacer lo que me toca.

En medio de todo esto, por Facebook recibo un enlace que me llama la atención: Global Rich List, para ver en qué puesto estoy en el mundo, según mis ingresos anuales. Uno que siempre se queja de todo, espera ocupar un puesto bajo. Sorprendetemente, y para darnos un golpe duro de falta de perspectiva, lo que me muestra la web es lo siguiente:


Y nos aporta datos como el siguiente: "The world's 225 richest people now have a combined wealth of $1 trillion. That's equal to the combined annual income of the world's 2.5 billion poorest people". Simplemente, me dan pocas ganas de quejarme de nuevo, aunque sé que lo haré, seguramente, en el futuro muchas veces más. Sólo espero recordar ciertos detalles y, sobre todo, mirar un poco más allá de mis narices. Definitivamente, el mundo está muy mal repartido y, quienes nos consideramos una humilde clase media, no tenemos nada de qué quejarnos si miramos un poco más allá de nuestras pantallas planas.

La corta visión que nos dejan la prensa, la televisión y los gobiernos, no nos permite tener altura de miras y pensar que, a escasos metros, hay gente que vive en condiciones realmente difíciles, que tiene que lidiar con problemas mucho más complejos que saber en qué playa extenderán su humanidad el próximo verano, a pesar de la crisis que nos afecta pero no nos impide ir de vacaciones, salir a cenar o ir al cine.

Si todos tuviésemos esa perspectiva, seguro que las cosas cambiarían no para unos pocos, sino para muchos.

1 comentario:

  1. Anónimo14:50

    Siempre que uno se queja hay que mirar para el lado y agradecer el que , al menos te puedes quejar y alguien te escucha.

    De mal agradecidos está lleno el mundo.

    Sonreir

    Contento Señor Contento

    Mamá

    ResponderEliminar