Eat Pray Love (Come Reza Ama) (2010)

domingo, 26 de septiembre de 2010

Sí, es fácil superar una crisis personal viajando por el mundo en una suerte de búsqueda de sí mismo, pero en primera clase: piso en Roma, casa en Bali, gente guapa por todas partes y cero problemas de cash. Es fácilmente criticable también la imagen que se vende, casi superficial, de una mujer que necesita conocer los distintos paraísos terrenales, meditar 20 minutos, sonreír y comer delicias italianas hasta hartarse para encontrar el equilibrio en su vida. Sí, es todo fácil de destrozar y el guión se puede (se debe) coger con sutiles pinzas en muchos momentos. Pero es así, no hay nada más ni pretendía haberlo.

Julia Roberts está bien en su papel de Liz, americana arrepentida de su vida y que decide emprender el viaje de su vida para buscar respuestas. Así pasa por 4 lugares de ensueño (sí, incluyo Nueva York), conoce gente interesantísima, un elefante, escribe en su portátil, compra, come, vive, reza y ama, todo sin esfuerzo alguno. Pero es Julia Roberts y, mientras sonríe, la pantalla se ilumina una vez más.

El director Ryan Murphy, cerebro y ejecutor de la musical serie "Glee", no se queda corto en almíbar, en dulce por todo lo alto, en una banda sonora adecuada y en paisajes dignos de postal o de revista de viajes (¿guiño a la protagonista?). Pero el producto funciona: hay algunas risas, más sonrisas, una que otra lágrima rebelde, pero sin extremar las emociones. Todo es bonito, pero no demasiado. Todo es maravilloso, pero tampoco tanto. El dolor duele, pero sólo hasta cierto punto. Nada ni nadie es llevado al límite. ¿Para qué? Habría que dar demasiadas explicaciones.

Tiene momentos buenos, pero en general es un promedio: medio buena, medio mala, medio dulce, medio amarga, medio entretenida, medio tediosa. Pero tiene a Julia Roberts y eso le hace ganar puntos, para mí claro. Y tiene también a Richard Jenkins, Viola Davis, James Franco, Javier Bardem y Luca Argentero, entre otros.

Sí hubo un momento del guión que me pareció bestial. Una verdad de esas que mucha gente jamás dirá por miedo al efecto que puede provocar. No sé si es obra del guión o es del original de Elizabeth Gilbert, pero me gustó. La perla la suelta James Franco con Julia/Liz sollozando en sus brazos:

"What if we just acknowledge that we have a fucked up relationship... and we stick it out anyway? What if we admit we fight a lot and hardly ever have sex anymore, but we can't live without each other. Then we could spend our lives together, in misery. But happy not to be apart".

O lo que viene a ser (perdón por mi traducción):

"¿Y si sólo reconocemos que tenemos una relación jodida... y aguantamos de todos modos? ¿Y si admitimos que peleamos y casi nunca tenemos relaciones sexuales, pero no podemos vivir el uno sin el otro. Entonces podríamos pasar nuestra vida juntos, en la miseria. Pero contentos de no estar separados".

Un menú ligero, correcto y con un toque dulce al final. No apta para sibaritas o grandes gourmet, y menos para aquellos que no ven nada más allá de Ferrán Adriá.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con todo, al menos así como llega a mis ojos. Parece una película tonta, de a ratos, hasta inocente... pero toca la fibra de muchos temas que hoy o ayer han sido "nuestro tema".
    Me gustó, fue divertido verla, me ha generado preguntas.

    Un abrazo,
    Miguel.

    ResponderEliminar
  2. "¿Y si sólo reconocemos que tenemos una relación jodida... y aguantamos de todos modos? ¿Y si admitimos que peleamos y casi nunca tenemos relaciones sexuales, pero no podemos vivir el uno sin el otro. Entonces podríamos pasar nuestra vida juntos, en la miseria. Pero contentos de no estar separados".

    que cita...

    ResponderEliminar