Perlas de sabiduría en las redes sociales

miércoles, 12 de noviembre de 2014

En medio de la polémica surgida de Nicolás tiene dos papás, he dedicado tiempo a repasar los comentarios que la gente ha hecho a través de Facebook, en Twitter y también en diversas páginas web.
 
Resulta curioso, por llamarlo de alguna forma, ver que el rechazo se basa en cuestiones que apuntan al daño social, cultural y moral que generaría la aceptación del matrimonio homosexual y la adopción de hijos, siempre basándose en evidencia "empírica" de personas que han sufrido o padecido haber sido criadas por parejas gay. Por supuesto, esta postura no se puede sostener cuando la evidencia se basa en generalizaciones de casos puntuales que, por muy trágicos que sean, no se pueden argumentar como realidades evidentes y contrastadas de todos los casos y, más aún, cuando por esa misma regla también se debería prohibir el matrimonio heterosexual por las mismas razones.
 
Dejando de lado todo lo demás, me preocupa que en la cabeza de muchas personas, de distintas generaciones, todavía se equipare a la homosexualidad con la pedofilia, con la violencia, con la promiscuidad y con otros muchos delitos. Sobre todo, cuando esa base no tiene ningún asidero científico que justifique esa correlación.
 
¿En qué mente retorcida la voluntad responsable de dos personas del mismo sexo que deciden tener una relación consentida es equiparable a la pederastia, a una violación o incluso a un asesinato?
 
Además, se recurre a la biología para "aclarar" que Nicolás no puede tener dos padres hombres biológicos, llegando a argumentar que es hasta anticonstitucional "mentir" a los niños. Pero eso es disfrazar la homofobia de legalidad, con una idea que, en el fondo, no tiene asidero. Nadie habla de "engañar" a los niños. No se trata de decirles que la mujer que le parió no ha tenido nada que ver en su historia (de hecho en el cuento ella forma parte de la vida del niño), sino de explicarles, como en el caso de cualquier adopción, de dónde viene y porqué vive con quien vive. Y eso es mucho menos engañoso que serpientes parlanchinas, papás noeles, ratoncitos o hadas de los dientes, querubines que disparan flechas y abejitas que ponen semillitas o cigüeñas que viajan desde Paris...
 
En fin, que el tema da para mucho y solo quiero compartir algunas de las "perlas de sabiduría" que se pueden encontrar en las redes sociales. Y las pongo con nombre y apellido, tal como las publican, porque ninguno de ellos es un comentario privado. Esto debería ser mucho más preocupante que Nicolás tiene dos papás.
 









 

1 comentario:

  1. Anónimo14:41

    Tomás, la verdad es que siento que esto se escapa de las intenciones de la persona que escribió el libro, pero como te he dicho, hay que ir haciendo las cosas de a una a la vez. No pueden esperar que sea aprobado por todos. ;Lo que si me molesta, es el concepto que tienen de la homosexualidad, refiriéndose a algo solo ligado al sexo . El mal uso de las relaciones sexuales se da en todos los tipos de uniones , no solo en la de parejas gay. Lo que pasa es que se da por sentado que las de los heterosexuales son "permitidas" por decirlo de alguna manera. Creo que como sanidad para todos, yo evitaría leer estos comentarios y tener la vida en paz.Mamá

    ResponderEliminar