Las palabras no son inocentes

martes, 14 de mayo de 2013

Ayer escuché una frase en televisión que, si bien en apariencia es inofensiva y hasta tierna, en realidad encierra una carga sociocultural bastante violenta.

"... el hombre que le ha devuelto la sonrisa a Fulanita de tal".

Sí, muy dulce en apariencia. ¿Acaso ella no podía sonreír sin un hombre a su lado? ¿Acaso no puede ser feliz sin un hombre en su vida? Además, seguro que ella no necesita que alguien le devuelva la sonrisa, sino que simplemente la hagan reír. Y para eso no es necesario ningún género en particular.

Parece que es querer sacar las cosas de madre, pero mientras sigamos pasando por alto estos "pequeños detalles", la lucha por el tratamiento igualitario de las personas independientemente de su género, no avanzará.

Frases así, que escuchamos a diario, mantienen la imagen de que la mujer sin el hombre no puede SER: no es feliz, está sola, no sonríe, está necesitada de algo, le falta algo, etc. Lo peor, es que esta idea jamás se utiliza al contrario: una mujer no le devuelve la sonrisa a un hombre, simplemente le hace feliz o le acompaña, como un accesorio. Parece una tontería, pero ¿vemos el gran matiz cultural y social que esto implica?

Para que luego digan que las palabras son inocentes...

2 comentarios:

  1. Bravo, Tomás!! Me encanta tu visión. Lamentablemente aún hay gente que no reflexiona sobre lo que dice, y lo que es peor, sobre las frases hechas... Más machismo de puro y duro! Y que bueno por Fulanita...! :P

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17:31

    Cosas sin sentido Tomás. Yo creo que la sonrisa existe cuando tu alma está tranquila con o sin un hombre a tu lado.Pero si con Dios en tu corazón.Lo sepas o no o como lo llamen.
    Mamá

    ResponderEliminar