Zero Dark Thirty, La noche más oscura (2012)

viernes, 22 de febrero de 2013


Zero Dark Thirty (La noche más oscura, su título en España), me ha parecido un peliculón. Tensión y buen ritmo en los casi 150 minutos que dura y dirigida con mano firme por Kathryn Bigelow, reafirmando que lo suyo son historias a base de adrenalina en estado puro.

Basada en hechos reales, aunque imagino que con muchos retoques de ficción y un buen maquillaje de cara a la historia "que debe ser contada", nos lleva desde los atentados del 11-S hasta la captura y asesinato de Osama Bin Laden. Y el viaje lo hacemos de la mano de Maya (Jessica Chastain) durante varios años de ardua investigación.

Bigelow no se corta un pelo (bueno, sí, se peina bastante y lo acomoda a gusto...) para enseñarnos y, de paso reconocer, que hubo torturas (aunque lo que vemos es mucho más light que cualquier escena de Disney), pero siempre, que no se nos olvide, en nombre de la libertad y la verdad. Quizás este es el punto más discutible de la historia y el hecho de que pueda provocar más urticaria fuera de las fronteras de EEUU: su política de postín y su superioridad valórica tratan de embellecer todo el relato en cuanto a la violación de derechos humanos, de fronteras, de seguridad, etc.

Aun así, creo que, guardando esa correcta distancia, la película está resuelta con holgura y pensando en un buen rato de puro entretenimiento, provocando esa conexión con el instinto de supervivencia más maquiavélico donde "el fin justifica los medios".

Sin embargo, no me parece carne de Oscar como muchos esperaban: no es una buena película, hablando en el sentido de la Academia, aunque sea muy resultona; no tiene el pulso de dirección que tenía The Hurt Locker (En terreno hostil) ni esa rabiosa testosterona con la que fue filmada; el trabajo actoral es decente y en su justa medida, donde solo podría lucirse Jessica Chastain como mucho (que ya tiene bastante con la nominación, porque el premio no será para ella).

Resumiendo, un buen momento de cine, pero nada para aplaudir con las orejas. Bigelow demuestra que tiene ritmo y que sabe hacer bien su trabajo, pero a Zero Dark Thirty le falta la mala leche que había detrás de su antecesora. Probablemente en los Oscar se vaya de vacío o se quede con alguna mención técnica. En el apartado de Mejor Guión, lo más alto que podría apuntar, tiene una dura competencia y pocas papeletas para levantar la estatuilla.

2 comentarios:

  1. Anónimo20:09

    Estaba echando de menos tus comentarios sobre los nominados a los Oscares. Nunca tanto como este año han invadido las pantallas de varios programas los candidatos y de la mano de mi Gurú Joan Rivers he visto como se visten las y los candidatos y lo que se espera de los resultados. veremos quien tiene la razón

    ResponderEliminar
  2. Esta película es muy entretenida pero queda como un documental, le falta la narrativa, el desarrollo de personajes... y no es para Oscar... :(

    ResponderEliminar