Para, mira, piensa, actúa

miércoles, 19 de diciembre de 2012

El miedo acorta la visión, oculta lo importante y permite a los interesados marcar el ritmo de la sociedad, la política, la economía y la cultura...

¡Para!

El 21 de diciembre no tiene por qué acabar el mundo, nadie lo sabe y nadie puede asegurarlo. Son todas teorías conspiratorias sin más fundamento que las adivinaciones y la fe ciega en aquello que desconocemos.

¿No es más importante pensar en el valor de las personas, en la defensa de los derechos, en la ejecución de los deberes, en el respeto, en la amistad, en el amor?

¿Qué hace la gente cuando tiene miedo? Deja de pensar en lo importante y su visión se reduce a unas cuantas actitudes hedonistas basadas en la teoría del consumo: acumular para prevenir, disfrutar por disfrutar. ¿Para prevenir el qué? Si el mundo se acaba, las provisiones también. Si vienen tres días de oscuridad, es precisamente eso, oscuridad. No va a funcionar nada, por muy de emergencia que sea. ¿Disfrutar por disfrutar? Eso se hace sin miedo y sin complejos, cada día y en cada minuto si es que nos lo proponemos.

El mundo no es un plató de cine, aunque a veces lo parezca. El mundo es real y lo que ocurre en él nos afecta a todos, en mayor o menor medida. Pero el miedo nos distrae de aquello que nos afecta a todos y despierta las actitudes más egoístas y salvajes del ser humano: la supervivencia del más fuerte, del mejor preparado, del más puro, del más atlético, del más guapo... Lo curioso es que la vida nos ha enseñado ya muchas veces que incluso los más fuertes caen.

Si el mundo se acaba el viernes, no es decisión de la NASA ni de los mayas ni de los ovnis. Tampoco lo es de las corrientes filosóficas, las sectas o los credos. Y menos lo es de muchas interpretaciones arbitrarias. Si el mundo se acaba el viernes (¿por qué no el sábado, que el viernes me viene fatal?) lo importante es estar en paz con uno mismo y con los demás. Pero eso es algo que debería ser permanente y no de últimas voluntades. Las últimas voluntades son también producto del miedo más visceral, más que del verdadero arrepentimiento y pierden valor cuando no se hacen desde la profunda conciencia.

Basta ya de conspiraciones y miedos irracionales. Si hay que tenerle miedo a algo, decía mi madre, es a los vivos y no a los muertos. Y hago la extensión: no hay que tenerle miedo a lo desconocido sino a lo conocido, al presente: la corrupción, el deterioro del Estado de bienestar, el desgaste de la conciencia social mientras el individualismo y el egoísmo se posicionan como el bien más preciado.

Un 22% de gente viviendo en la pobreza y casi un 26% de paro no es algo aislado, nos afecta a todos. A todos, porque su efecto en el sistema que nos envuelve se hace insostenible. Pero no por culpa de los pobres o de los desempleados, sino de un sistema que no funciona y que no es capaz de hacer frente a ello. Pero en vez de buscar soluciones para todos, se buscan sacrificios humanos para la subsistencia de otros, metiéndonos en la cabeza que así debe ser y que eso es lo correcto. "Estamos haciendo lo que hay que hacer". Egoísmo e individualismo a manos llenas...

Lo que debemos hacer es buscar soluciones a futuro, que nos incluyan a todos. Si seguimos mirando para el lado por encima del hombro, la visión casposa de la sociedad no cambiará. La sociedad somos todos y no esos seres que se consideran más "sociales" (socialités, más bien). El bienestar de todos es el mejor beneficio al que podemos aspirar. Pero, si seguimos recortando el bienestar, el futuro –eso sí, sin mayas ni catástrofes por medio– es mucho más oscuro que tres días de tinieblas.


99.000

miércoles, 12 de diciembre de 2012


Hoy entro en mi blog, y me encuentro con esto... ¡99.000 visitas! Desde 2005, año en que abrí Tomás en Europa, ya son 99.000 las almas que han pasado por aquí. ¡Gracias! Ahora, un nuevo reto: los 100.000.

Mi Wishlist para 2013 en Fnac.es

viernes, 7 de diciembre de 2012

Me apunto al concurso de Fnac.es WISHLIST, y publico mi lista de deseos para 2013. Para participar, solo tienes que hacer una lista con lo que quieres (con un importe máximo de 2.013 euros), enlazar cada producto a su dirección en www.fnac.es y enviarles la información para entrar en el concurso.



Además, servirá para que quienes siempre dicen que es muy difícil regalarme cosas, se hagan una idea...

Kitchenaid Robot de Cocina Artisan Color Rojo, porque fue amor a primera vista. 539 euros


Disco duro externo Seagate Expansion 2 TB, porque tengo diógenes digital. 105 euros



HP Envy23-d003. Porque mi PC está al límite y no me vendría mal una máquina como esta. Solo le falta coser y planchar... 1.299 euros


 Lexar SD-HC 16 GB Premium Tarjeta de memoria. Porque a mi cámara le vendría de lujo. 23,90 euros


Caselogic TBC-410 Bolsa Cámara Réflex. Porque mi bolso se quedó pequeño... 40,90 euros


TOTAL: 2.007,08 euros

La campaña se extiende

jueves, 6 de diciembre de 2012

Tomás en la Cocina. Recetas y secretos para principiantes sigue su camino. Esta semana pasada salió también a la venta en Bubok y en Lulu, en un formato PDF que permite imprimirlo desde cualquier equipo, visualizarlo en teléfonos móviles, tablets y en cualquier dispositivo capaz de leer un archivo PDF. Todo muy sencillo de hacer...

Y está siendo todo un viaje, como siempre digo. La verdad es que las emociones no son pocas y da gusto ver como la gente comparte y disfruta con el libro. Para eso lo escribí... Y eso ya es todo un logro. Ahora comienzan dos etapas nuevas: la segunda de este libro, que es buscar la impresión en papel con una buena estructura y con imágenes. La otra etapa, es la escritura del segundo libro que, para acabar de buena forma 2012 y comenzar incluso mejor en 2013, ya tiene el primer capítulo escrito y dibujada toda su anatomía. Ahora solo faltan rellenar los "blancos" para que se convierta en una nueva aventura en la que, seguro, disfrutraremos tanto como en esta primera.

Gracias, gracias de nuevo por tan buena compañía...