Despropósitos educativos

miércoles, 3 de octubre de 2012

Tal como dice el documental "La educación prohibida", la escuela pública y gratuita es un concepto relativamente nuevo. Su origen es la escuela prusiana, muy militar en sus formas y, como tal, muy estandarizada y rígida. Se basa en un concepto industrial de la educación: llenar las cabezas del alumnado de datos e información (elegidos adecuadamente) para generar una sociedad educada y preparada para trabajar (que es igual a, posteriormente, consumir). Pero no crítica, no consciente de la realidad que le rodea y muy complaciente.

Teniendo en cuenta esa idea, la educación deja mucho que desear. Es más, hoy se repiten ciertos comportamientos "prusianos" y de la Revolución Industrial, al menos en España: se incorporan actividades que enseñan al alumnado a ser consumidores responsables, curiosamente avalados por agrupaciones y fundaciones que, en muchas ocasiones, tienen detrás a grandes empresas. Esta idea me resulta bastante perturbadora, porque responsable o no, se les enseña a consumir en un sistema insaciable desde la infancia. Y ya sabemos, por la propia experiencia, que eso va a más.

Pero volvamos a la base. La estandarización de la educación deja inmediatamente fuera al diferente; diferente, claro, según los estándares impuestos por la política y la sociedad. ¿Quién es el diferente? El más lento, el que presenta alguna discapacidad física, psíquica o sensorial, la más inmadura, el rarito, etc. Eso ya marca una desigualdad de primeras, en una sociedad en la que todos deberíamos ser iguales según las bases de la democracia moderna. Pero todos iguales desde nuestras diferencias, porque a diario vemos que la sociedad no es homogénea, sino que es una suma heterogénea de valores, aptitudes y actitudes que enriquecen el trabajo, la educación, la cultura...


Una vergüenza de integración es la que, por ejemplo, se está haciendo con las personas sordas. ¿Cuántos docentes conocen y manejan la lengua de signos, por cierto, lengua oficial en España? La realidad es que el porcentaje es muy bajo y, por tanto, la atención hacia ellos es mínima (menos ahora con tantos recortes y sin desdobles ni refuerzos). Tanto es así, que la anécdota más triste es que se comenta que los niños sordos son los que mejor dibujan; en un esfuerzo de "integración" se les admite en las aulas, pero se les ofrece un programa alternativo: dibujar mientras el resto de la clase lee o realiza otras actividades. Así no se "molestan" los unos a los otros y se puede avanzar con el programa.

Y así llego a otro punto importante: la mecanización del sistema. Todo se rige por programas académicos establecidos por las autoridades y administraciones educativas que, desde mi humilde punto de vista, no siempre son los adecuados y los necesarios. En el colegio, si bien es cierto que aprendemos muchísimas cosas, una buena porción de ellas son absolutamente inútiles en el desarrollo cotidiano de nuestra vida. Parece ser mucho más importante recitar a los reyes godos que adquirir destrezas sociales como el respeto, la tolerancia y la convivencia social. O parece más relevante aprender logaritmos que ponerse en contacto con sus emociones y con las de los demás, o simplemente aprender a convivir con el entorno de una forma menos agresiva.

Todo esto porque se ha instaurado una actitud obsesiva con los resultados: los mejores colegios, los mejores alumnos, las mejores calificaciones, los rankings internacionales... ¿para qué? Es evidente que las mediciones no son nunca reales ni totalmente ciertas. Ya no solo porque muchos centros preparan a su alumnado para rendir mejor en esas pruebas o porque simplemente "aíslan" al alumnado con menor rendimiento para que no "altere" los buenos resultados; sino porque nunca tienen en consideración factores tan importante como el entorno físico, económico y sociocultural de los centros, más aún en sistemas donde no existe una distribución equitativa de población en las escuelas. ¿Se puede medir la intensidad de una sonrisa? ¿Se puede cuantificar la gratitud de unos padres que ven progresar a sus hijos a pesar de sus dificultades y particulares circunstancias?

Si seguimos privilegiando la homogeneización educativa y pretendemos formar futuros consumidores y expertos en resolver calificaciones internacionales, la reforma educativa propuesta por el ministro Wert y los presupuestos anunciados por el Gobierno para 2013 son la respuesta acertada. Acertados en su propósito porque generarán un aumento de la brecha social entre quienes puedan o no pagarla; abrirán las puertas a la educación diferenciada; eliminarán los programas de becas, de nuevas tecnologías y otros programas de integración; reducirán la capacidad económica para contratar más docentes y para mejorar sus condiciones laborales, lo que directamente afectará a la calidad de la educación. ¿Es esa la forma de mejorar los índices de calidad de la educación en España?

La futura LOMCE no es otra cosa que una vuelta al pasado, casi 40 años de golpe, hacia una escuela segregadora, elitista, poco equitativa y casi totalmente dirigida por el Gobierno. Gracias a ella se reinstaura la idea del deber de "llegar a ser alguien", pero solo para quienes puedan permitirse llegar a ello. Cierra las puertas a la movilidad social y al crecimiento productivo de una sociedad abierta y emprendedora; retoma las ideas de clase como base del ¿entendimiento? social y se construyen las bases para una sociedad polarizada. Restablece la importancia de la calificación por encima del aprendizaje y deja en manos de externos la valoración (o ignorancia) de las circunstancias que rodean a los procesos de enseñanza.

La LOMCE no es más que un despropósito, totalmente contraria a casi todas las experiencias internacionales de éxito (valoración de la labor docente, libertad de los centros para establecer programas educativos, menor rigidez de las calificaciones, apoyo en las nuevas tecnologías, inclusividad y coeducación, solo por mencionar algunas). Lo peor, es que es un despropósito que tiene fecha de caducidad, pero que, en su corta vida, sentenciará de muerte a lo poco que están dejando de educación pública y gratuita.

4 comentarios:

  1. Anónimo17:37

    se está volviendo una cruzada, compañero-hermano?
    da para mucho el tema, y si partes por la educación, vas a terminar en el modelo y luego no paras más....
    por ahora lo que queda es tratar de eliminar el efecto "mercado", "consumo", empresa, etc.

    ResponderEliminar
  2. Sí, una cruzada y de las buenas. Lo importante es partir por alguna parte y dejar de mirar otro lado cuando el sistema se cae a pedazos o, al menos, se quiebra de manera muy poco equitativa, rompiéndose siempre por el mismo sitio. Y obviamente dejar de mercantilizar algo que, por derecho, deberíamos tener todos. Curioso es que la educación sea obligatoria por ley y, a la vez, un negocio.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15:35

    Todos quieren ganar cada día más, y la única forma es seguir hacía abajo. Los que ya tienen no sueltan nada porque, tampoco lo quieren perder. Las grandes fortunas y los bancos, menso del 0,1% de la población, no quieren soltar nada y manejan todo desde las sombras. Tienen rendidas a sus pies a la sociedad y a la política. Entonces, el resto, que quiere ser como ellos, o al menos tener parte de lo que tienen, dice "¿Cómo haré para ganar dinero?", bueno la respuesta es "mercantilizando" todo: me voy a estacionar en la calle, paga; quiero abrir un negocio, paga; quiero leer un libro, paga; y así suma y sigue. Ese no es el problema, si el estado y la banca ganaran decentemente, pero la usura (que viene de arriba) mancha todo. Llega un hombre de negocios y dice que hay que subir los precios, quien paga ? los giles. Además, a fin de año, sacan la cuenta más estúpida de todas, el PIB, y dicen el PIB subió un 5%, y bueno, cuanto es precio y cuanto cantidad. Si crece la cantidad de bienes transados, todos felices porque el tamaño del mercado creció, pero si crece por precio, no es tan simple, y no vengan con la tontera que el IPC y el PIB es moneda real, porque no todo el dinero del mercado se lleva al IPC, solo una canasta poco representativa. Ahora en Santiago las casas subieron un 100% en 5 años, eso se justifica por PIB, IPC, y cualquier otra medida que se calcule por ahí? No. Pero los giles las pagan y todos felices porque creció el país.
    Entendiendo eso, terminamos en la educación, es para todos un derecho, pero la gratuita de verdad es una porquería, la pagada está 3 peldaños más arriba en calidad, contenido y resultados. Lo insólito que lo que cuesta sostener la pública, con todo el gasto involucrado, si se divide por el total de alumnos que asiste a ella, es mucho mayor que el promedio de lo que la gente paga por la privada. Es decir, que se hace con el dinero, que si se da un boucher a cada familia por la cantidad de dinero que se gasta en la pública, se puede pagar la privada?
    y como dijo el presidente acá, ojo, que sea gratis, no significa que alguien no tenga que pagarla.
    Y como otro pensamiento, si todos pagamos impuestos, porque los beneficios con para el X% de la población?, si todos pagamos en % de nuestros ingresos, porque no tenemos ninguno de los beneficios?
    Si a la utilidad, no a la usura. Con eso la cosa debería funcionar.
    Además que creo que las pensiones (AFP) y salud (ISAPRES) nunca debieron salir del estado. Debieron quedarse y ser manejadas por alguna concesión u organismo más eficiente que el estado, pero nunca dejar a la población en manos de las empresas privadas.
    Además que las AFP's le prestan el dinero a los bancos, los bancos a las personas y éstas pagan intereses (mucho mayores de los que el banco paga al AFP), o sea, la gente trabaja, pagar su pensión, paga el costo del dinero, del dinero que el le pasó a la AFP y el que se lleva la rentabilidad es el banco. MUY MAL PELADO EL CHANCHO. Sabes cuanto ganó solo el banco Chile entre Enero y Diciembre de este año, una utilidad de 232.000.000.000, utilidad, o sea, directo al bolsillo de los accionistas. una vergüenza.

    te dejo estos pensamientos? aunque no creo que cuenten con el apoyo popular.
    besos a todos.
    Andrés

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21:20

    K lindos mis niños??????????????

    ResponderEliminar