Es tiempo... de igualdad

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Hay cosas que, aunque no las lea por primera vez, la verdad es que resultan inaceptables. Condenar con una generalización así a una porción de la sociedad -de la misma forma que se hace con otras minorías o colectivos-, no debería ser aceptado, aun menos en el ámbito político. Sin caer en excesos, el Gobierno (del color que sea), representa a TODOS los ciudadanos y ciudadanas del territorio, y no únicamente a una parecela de la sociedad (la que le eligió).

Recupero el texto que apareció en el diario El País en 2005, después de la intervención de Aquilino Polaino en el Senado español:  

Para Polaino, las causas de la homosexualidad son "un padre hostil, violento, alcohólico o distante; una madre sobreprotectora -más con los niños que con las niñas-, fría, necesitada de afecto; emocionalmente vacía para sus hijas lesbianas". El resultado son niños que "rehúsan los juegos violentos, con ausencia de identificación con sus iguales, ausencia de destrezas motoras para los deportes violentos e incapacidad de defenderse".

También tienen "fobia social" y, por "lo visto" por este terapeuta, "alrededor de un 30% ha sufrido abusos sexuales". Además, es frecuente la coexistencia con otras enfermedades, aunque ello no implique una relación de causa-efecto, como "depresión grave, trastorno obsesivo compulsivo, suicidio, crisis de ansiedad, elevado consumo de drogas, trastornos de conducta, esquizofrenia y narcisismo patológico", afirmó Polaino. Esta suma de factores tiene su efecto en sus relaciones: "Mayor promiscuidad, inestabilidad y sentimientos crónicos de no ser masculinos", afirmó.

De verdad que lo leo y no lo creo. Vaya cúmulo de prejuicios infundados y absurdos. No sé cuándo se comprenderá que la homosexualidad no es una enfermedad ni una elección, así como la heterosexualidad tampoco lo es.

6 años después de que se aprobase el matrimonio homosexual en España (y que en años sucesivos se convirtió en una tendencia en otros países o territorios), y mientras en EE.UU. Hollywood celebra una asamblea de famosos a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, el Senado de Nigeria propone 14 años de castigo para los gays que se casen. ¿Hasta cuándo estas abismales diferencias?

Aprovecho de cerrar con una campaña realizada en Australia para luchar por la igualdad de derechos.


6 comentarios:

  1. Anónimo12:20

    Intentaré no ser desagradable, pero como me conoces, puedes hacerte una idea de lo que yo le haría al Polaino este...
    Me resulta gracioso, entre toda su verborrea, que se destaque la falta de "destrezas en los deportes violentos"... Esta frase, además de hablar de lo que habla, nos cuenta cuál es para este tipo la verdadera educación del "macho" hetero: la violenta... Qué asco, qué vergüenza. Besos
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Y la incapacidad de defenderse o la ansiedad o la mayor promiscuidad... ¡Anda ya! De todas formas, en cuanto al suicidio y a la depresión, creo que las razones no son la homosexualidad en sí, sino la respuesta de una sociedad que, como este individuo, condena, castiga, critica y aparta a los homosexuales como si fueran enfermos... tal como decía alguien en un comentario de la noticia, "la homosexualidad no es una enfermedad, pero la homofobia sí".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15:11

    Que tonto, solo asi de simple
    Mamá

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21:45

    estereotipos de alguien que claramente no tiene amigos de todos los signos y colores. Vaya falta de mundo.
    Lástima que otros les crean...
    ox c

    ResponderEliminar
  5. Anónimo17:43

    y quien es este tipo?
    estudió donde?

    como diría Les Luthiers........ " pleno siglo diecinu.... veinte" (el show era del 78)

    Andrés

    ResponderEliminar
  6. Lo peor es que va (o iba) de experto por la vida, esparciendo sus ideas sin ningún tipo de vergüenza, basándose en teorías y estudios que vaya uno a saber quién los ha hecho y con qué motivación...

    ResponderEliminar