La tímida tormenta

domingo, 21 de agosto de 2011

Ayer estuve tratando de "cazar" la tormenta con mi cámara de fotos... ¡No hubo manera! Los rayos eran un poco tímidos, y solo aparecieron por mi ventana cuando no estaba apuntando con el objetivo. Además, al menos por aquí, apenas se vieron y solo pude adivinar unos cuantos resplandores.

Tengo ganas de una tormenta en condiciones, pero las últimas han ocurrido de madrugada mientras dormía: me pasó en Madrid hace unas tres semanas y en Pelegrina esta semana: justo cayó la tormenta cuando yo estaba con Morfeo a saber dónde. Lo peor es que después estuve despierto dos horas y no hubo ni siquiera un miserable relámpago.

En fin. Yo lo sigo intentando. Y se me ocurren muchas cosas que hacer con mi cámara, pero me faltan algunos recursos que, ahora mismo, tendrán que esperar. Pero quiero un teleobjetivo y un gran angular, además de un trípode en condiciones para un par de ideas que tengo en mente. Como dijo mi mamá en un comentario anterior, la cosa de la fotografía viene en la sangre.

1 comentario:

  1. Anónimo15:27

    Necesito tormenta eléctrica de proporciones. Favor mandarla a Talca a horas no muy tardías para estar despierta.

    Mamá

    ResponderEliminar