Gracias por no desaparecer...

martes, 30 de agosto de 2011

"Pero ¿cómo encontrar a un amigo entre miles de personas que se abrazan, cantan, beben y bailan por las calles? Entonces dijiste que el mundo era grande; y la amistad, inmensa. [...] si tuviéramos que esperar otros diez años para volver a vernos, seguiría pensando en ti todos los días". (Las cosas que no nos dijimos, Marc Levy).

Me gusta, cada cierto tiempo, encontrarme con una lectura ligera, ágil y entretenida. Es lo que me está pasando con este libro: no es un clásico ni remece mis creencias, pero me entretiene, me emociona y me hace viajar. De eso se trata un poco la vida: de tener la capacidad de volar todas las veces que podamos a través de historias, de canciones, de gestos, de personas...

Y hablo de las personas a las que alude la cita de Levy: aquellas en las que piensas, aquellos que encuentras entre la multitud y parece que todo se detiene alrededor. Aquellos que cantan, beben y bailan por las calles conmigo; aquellos que no desaparecen.

Cada cierto tiempo me gusta homenajear a mis amigos, a los que realmente lo son, y no a los que se han colgado el título por sí mismos. Gracias por tantos años, por tantas cosas, por tantos días, por tantas horas. Gracias por no desaparecer...

Sábado de relax

sábado, 27 de agosto de 2011

Después de dos días de piscina, hoy tocaba relax. Anoche dormí como un tronco, cosa que no hacía hace tiempo y recuperé energías. Y esta noche, un pequeño festín con película incluida: salmorejo y lasaña. Todo en buena compañía.

Hoy hablé con mi gente y nos pusimos al día de noticias y viajes. Preparando las que serán mis grandes vacaciones de 2011-2012 por tierras sureñas y las celebraciones familiares importantes que se vienen. ¡Qué ganas de que lleguen!

Por lo demás, casi comienza septiembre y hay que retomar todas las actividades que están pendientes, entre ellas mis prácticas y mis clases de armónica, que las he tenido abandonadas buena parte del verano. A ver si consigo tiempo para mí en los próximos 4 meses...

Madrid de noche



¡Me duele todo!

jueves, 25 de agosto de 2011

Me duele todo... Hoy volví a la piscina después de unos cuantos años y aunque fue una grata experiencia el reencuentro con el agua y la natación, el dolor de hombros que tengo ahora me recuerda que el tiempo pasa inevitablemente y que tengo que aprender a hacerme ciertas concesiones, a dedicarme tiempo y a cuidarme.

Ya con todo el equipo preparado de forma adecuada, estoy listo para continuar mañana con mi nueva rutina. Ahora me voy a descansar que merecido lo tengo...

La (no tan) tímida tormenta

lunes, 22 de agosto de 2011


¡Por fin! Lo conseguí. Después de unos cuantos intentos y frustraciones, pude sacar algunas fotos del tormentón que tuvimos ayer por la tarde.

Un buen rato de amenazas, goterones y algo de viento, al final se decidió y cayó: lluvia, truenos, rayos y relámpagos. Nos aguó la terraza y el picoteo/cena, pero ya en casa aproveché para sacarle todavía más el jugo a mi cámara. (Sí, lo sé, estoy un poco monotemático estos días). Creo que el esfuerzo y la espera valieron la pena.


La tímida tormenta

domingo, 21 de agosto de 2011

Ayer estuve tratando de "cazar" la tormenta con mi cámara de fotos... ¡No hubo manera! Los rayos eran un poco tímidos, y solo aparecieron por mi ventana cuando no estaba apuntando con el objetivo. Además, al menos por aquí, apenas se vieron y solo pude adivinar unos cuantos resplandores.

Tengo ganas de una tormenta en condiciones, pero las últimas han ocurrido de madrugada mientras dormía: me pasó en Madrid hace unas tres semanas y en Pelegrina esta semana: justo cayó la tormenta cuando yo estaba con Morfeo a saber dónde. Lo peor es que después estuve despierto dos horas y no hubo ni siquiera un miserable relámpago.

En fin. Yo lo sigo intentando. Y se me ocurren muchas cosas que hacer con mi cámara, pero me faltan algunos recursos que, ahora mismo, tendrán que esperar. Pero quiero un teleobjetivo y un gran angular, además de un trípode en condiciones para un par de ideas que tengo en mente. Como dijo mi mamá en un comentario anterior, la cosa de la fotografía viene en la sangre.

Todas las flores...

jueves, 18 de agosto de 2011



"Y todas las flores,
que salen a embrujar los amores,
y despiertan mis ilusiones,
dicen que vendrás.
Y voy a esperarte
con el alma llena de empeños
y el sabor que tienen los sueños
que no puede alcanzar.
Si este es el camino que crucé contigo
no mires atrás,
que hay que continuar..."

(Todas las flores, Presuntos Implicados)

Las fotos las saqué en distintos momentos de los dos últimos días, mientras hacíamos una excursión por la ruta románica de la provincia de Guadalajara. Mañana más información...

Atardecer en Madrid

martes, 16 de agosto de 2011

(Vicálvaro, 15 de agosto...)

Preparando mis 35...

Nunca he sido dado a la aventura, más bien, quitando algunas travesuras, era más bien precavido y responsable. Nunca iba más allá de trepar muros o árboles, de volar en bici por las calles y aceras, de algún juego o pirueta en la piscina... No me gustaba la idea de ir de acampada, no me atrae el senderismo ni nada con la montaña, la velocidad, el riesgo.

Mis aventuras son más bien los viajes. Y, aunque empecé tarde -ya pasados los 27-, llevo unos cuántos kilómetros en el cuerpo. Solo este año ya he estado en Roma y Budapest, y me esperan dos viajes más. Uno a Chile, programado con tiempo y mesura, y una locura que cometí esta mañana: Bologna. ¡Tengo que dejar de recibir ofertas por e-mail!

Decidí regalarme otro viaje a Italia por mi cumpleaños número 35: un fin de semana de relax en el corazón de la Emilia-Romagna. Creo que no hay mejor manera de celebrarlo.

Nuevo juguetito

domingo, 14 de agosto de 2011

La semana pasada me compré, por fin, mi primera cámara réflex digital (Canon EOS 1100d). Entre todas las cosas que quiero hacer en este año escolar 2011-2012 (vacaciones incluidas) está la de recuperar los pocos conocimientos que tengo de fotografía y disfrutar haciendo fotos allí donde vaya, pero jugando más libremente con la composición y las funcionalidades que las cámaras compactas (casi) no permiten.

No es la mejor cámara del mercado y probablemente haya mejores opciones, pero para un principiante como yo, es el producto que reúne todas las condiciones acordes con la relación precio-calidad.

Ahora toca aprender, sacarle partido y, sobre todo, disfrutar como un niño con juguete nuevo.

Al lado de mi cama...

sábado, 13 de agosto de 2011

En la mesa que tengo al lado de mi cama, como en mi cabeza, se juntan la tecnología con el papel, la tinta con la electrónica, lo manual y lo digital.

Tengo libros para no aburrirme (y para aburrir), manuales, catálogos, novelas, ensayos y tratados de cocina. Tengo cables y una lámpara en eterna lucha con lo que la rodea para no perder su capacidad lumínica ante los muros de papel.

Lo único que no tengo es sitio para poder guardar más cosas...



Educación ¿gratis?

jueves, 11 de agosto de 2011

Leo las "Bases para un acuerdo social por la educación" en relación con lo que está ocurriendo en Chile. El documento, que no firma nadie -ni como colectivo ni como persona individual-, contiene una serie de principios interesantes, modernos, populistas y, por qué no decirlo, bastante difíciles de alcanzar sin un compromiso generalizado de toda la población.

Copio un trozo que me sirve especialmente para la reflexión que quiero hacer:

"La educación pública debe ser gratuita, entendiendo que el Estado debe proveer de los recursos necesarios para garantizar de manera plena el derecho sin ningún tipo de restricción socioeconómica.

En definitiva, necesitamos un Estado garante del derecho a la educación para que nuestra sociedad cuente con una masa de ciudadanos conscientes, críticos y comprometidos en el trabajo intelectual, técnico y profesional para el desarrollo democrático y justo de la cultura, la política y la economía de la sociedad. Esto implica entender la educación como una inversión social y no meramente individual, necesaria para la batalla contra la desigualdad y el alcance de la libertad y la justicia social.

Para poder hacer viables dichas garantías por parte del Estado, se hace urgente plantear una discusión amplia acerca de las nuevas formas de financiamiento que contemplen desde una reforma tributaria hasta la recuperación de los recursos naturales de nuestro país".

Estos principios que se comentan son maravillosos y nadie en su sano juicio podría decir que van en contra de la lógica. Pero esto no es gratis. Lo primero que se debe tener en cuenta es que el Estado somos todos, por lo tanto, sus recursos son los nuestros. La gratuidad de la educación debe estar avalada, tal como explica el documento, por "nuevas formas de financiamiento". Pero esas no son nuevas: se llaman impuestos.

Los estados del bienestar en Europa tienen una fuerte carga impositiva no solo en cuanto a los ingresos, sino también en otros aspectos de la vida cotidiana. Así, a ojo, creo que en España se paga algo así como el 30% y me parece que en otros países el porcentaje es mayor. Y han funcionado de forma adecuada por muchos años, hasta ahora que la misma situación financiera está llevando a los gobiernos (principalmente a los de derecha) a recortar el financiamiento de la educación pública y fomentar el crecimiento de la privada (con lo cual evitarían ceder una parte importante del dinero que reciben).

Pero la educación no es una ONG (o no debería serlo). Cuando hablamos de gratuidad, se pierde el concepto: la educación no es gratuita, la pagamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos. ¡TODOS! Siempre de forma proporcional en cuanto a los ingresos, si la carga impositiva se aumenta de acuerdo a la renta, y de forma equitativa para aquellos impuestos que sean iguales para todos, como el caso del IVA.

El Estado no tiene dinero (o no debería tenerlo) por sí solo, sino que redistribuir los recursos cedidos (vale, de forma obligatoria) por los ciudadanos, de forma equitativa, para tener no solo una educación pública de calidad, intercultural, democrática, autónoma, pluralista y moderna, sino también un sistema sanitario público que dé cobertura a toda la población de forma eficiente. Pero para eso, señoras y señores, hay que pagar impuestos ¡y muchos!

La reforma educativa, por lo tanto, requiere de muchos otros cambios más profundos que no se pueden exigir libremente al gobierno de turno -menos todavía en el corto plazo- cuando el problema viene desde mucho más atrás: 17 años de dictadura y 20 años de democracia.

No hay que perder la perspectiva: el problema de la educación en Chile no surgió después del terremoto, sino que ha sido uno de los temas más complicados de las últimas décadas. Quizás sea por eso que las reformas o modificaciones que se han hecho en este ámbito han sido cortoplacistas y no han repercutido en otra cosa que en la nefasta calidad que actualmente tiene.

Entiendo que el cambio es deseable y necesario. Pero el camino no es la violencia, el vandalismo ni lo que hemos visto en las noticias los días pasados. En ese sentido, es mejor seguir el ejemplo pacífico de la mayoría de manifestaciones del movimiento 15-M en España que, salvo en un par de ocasiones y por entes ajenos a él, no se ha visto ensombrecido por enfrentamientos con las fuerzas de orden público. El diálogo y la actitud cívica responsable son la respuesta, porque el trabajo debe aspirar a ser constructivo y no a destruir no solo la estabilidad de un país, sino de todo el sistema.

Un año académico perdido no es un daño menor, pero si no se tiene la perspectiva para verlo es poco lo que se puede hacer. Y la culpa no será únicamente de las autoridades de gobierno, sino de todos los que han alentado el desorden y el caos. Porque una cosa es el legítimo derecho a huelga y otra muy distinta, es el vandalismo gratuito.

En suma, que me parece bien la iniciativa de generar un cambio, pero los cauces no están siendo, de ninguna forma, los adecuados. La presión social debe ir de la mano con una actitud responsable. Sí, queremos una educación gratuita y universal, pero si seguimos así, poco quedará de la educación como para rescatarla.

La cena de hoy

miércoles, 10 de agosto de 2011


Esta noche tocaba cenar algo más casero, después de todos los eventos o desarreglos de la semana pasada y de el comienzo de esta. Por eso elegí pescado: una panga preparada en papillote con limón, aceite de oliva, vino blanco, sal y pimienta, que luego convertí en un molde de pescado frío con mayonesa y ensalada. No es que sea el más light, pero rico y fresco para una noche de verano calurosa sí que es.

Estupendas maduritas

Guerra de bellezas habrá este año en la nueva temporada de series. La exdoctora Cuddy de "House MD", se muda a los juzgados de "The good wife". Si bien su aparición está pensada para la mitad de la temporada (10-12 capítulos según se ha comentado), también se ha dejado abierta la puerta a que continúe en la ficción si es que da buenos resultados.

Aún sin saber cuál será la participación exacta de Lisa Edelstein en la serie de abogados, Julianna Margulies -actual protagonista- se deja ver muy bien en los carteles promocionales de "The good wife", que en septiembre estrenará la tercera temporada compitiendo, nada más y nada menos, que con la octava y última de "Mujeres desesperadas" (Desperate housewives). La guerra por la audiencia del domingo estará plagada de bellezas, curvas y estupendas maduritas.

Haciendo el tonto por Madrid

sábado, 6 de agosto de 2011


El jueves fue un día bastante redondo: comida con excompañeros de trabajo, que estuvo muy entretenida, y después una tarde-noche de terracismo por Madrid, con gratos reencuentros -aunque breves- y luego un paseo por los alrededores de Huertas. Y, como no, el momento de hacer el tonto para la foto de turno. Esta es solo una de las 7 que salieron...

Que no, que no, que no nos representan... (corregido)

jueves, 4 de agosto de 2011

Dejo aquí el enlace de un interesente artículo sobre la Ley Electoral Española que escribe Vicenç Navarro en Público. Permitirá explicar por qué la democracia española es una de las menos representativas. (http://blogs.publico.es/dominiopublico/3776/%C2%BFnos-representan-las-cortes/).

Ayer, en una entretenida cena, estuvimos discutiendo sobre el estado de la democracia (sí, hay que hablar de todo). Ante mi postura de que la democracia actual (o poliarquía para corrientes politológicas modernas) es un sistema cada vez menos democrático y representativo, una de las presentes comentaba que en otros países también llamados democráticos estaban mucho peor. ¿Mal de muchos, consuelo de tontos?

No es que me dé igual lo que esté ocurriendo en otras partes del mundo, pero eso no me puede satisfacer o puede apaciguar mi molestia: sí, estamos mejor que muchos otros, sin embargo eso no quita que el sistema, además de perfectible y mejorable, sea profundamente malo y esté construido para unos pocos. Esa es la lucha pendiente: ni revoluciones violentas ni manifiestos motivacionales. Lo que debemos hacer es pensar, consensuar, proponer y generar un cambio profundo del sistema.

Es inevitable que cada día haya más gente con los ojos abiertos, capaz de darse cuenta de que el tinglado en el que estamos metidos no funciona. El libremercado desregularizado es infernal (así estamos como estamos); la democracia representativa, en realidad, no lo es; los estados del bienestar no se sostienen por obra y gracia del político de turno, sino que lo hacen a través de impuestos (queridos estudiantes chilenos, es hora de hacer los deberes bien hechos... la gratuidad de la educación no se consigue chasqueando los dedos, se debe pagar y lo debemos hacer todos; repito, TODOS); los bancos no son ONG, etc.

Queda mucho camino por recorrer, pero de otra forma. Propuestas, inteligentes y sensatas. Gente para trabajar en ellas hay, solo falta que se convenzan de hacerlo. Y falta que la clase política, esos representantes de los ciudadanos, dejen de mirarse el ombligo y la cuenta bancaria para hacer lo que realmente se esperaba de ellos: representarnos y velar por el bien de todos.

¡Vaya semanita!

martes, 2 de agosto de 2011

A mi agenda habitual y a esas aspiraciones de relax, se me han sumado una serie de eventos que no tenía previstos y que me llenarán la semana de actividades: desayuno, reunión de trabajo y cena con vistas (mañana); comida con excompañeros de trabajo, y merienda o cena con amigos (jueves); cena con amigos (sábado); comida y/o merienda y/o cena con amigos (domingo). Y me han llegado más cosas para hacer durante agosto, de lo cual me alegro -porque me arregla septiembre-.

Lo mejor es que las cosas van saliendo adelante y todo sigue su curso, mientras yo disfruto de la buena compañía. Eso sí, me tendré que pasar todos los ratos muertos a base de agua...

Es lo bueno de agosto. El buen tiempo llama a las actividades sociales, la gente (todos) está (estamos) más relajados y nos permitimos ciertos lujos que, con el frío y los agobios, nunca nos damos.

Yo no vengo a vender, vengo a regalar...

lunes, 1 de agosto de 2011

Será por agosto o porque así son las conjunciones planetarias, pero vengo a regalar un libro. No, no es mío, pero indirectamente puse en contacto a la autora y a la ilustradora, que lograron sacar adelante este proyecto. Por eso, ellas me premian y, por extensión, a los seguidores de mi blog con la primera edición del libro gratis para descargar en formato PDF. (¡Gracias Pilar!).

"The doodles", una historia de Pilar Orti e ilustrada por Silvina Silva-Aras, nos llevará a conocer a Jamie y a todo un mundo de dibujos que lo acompañan. El asunto tiene dos peros: la historia viene en inglés (aunque todo el mundo debería descargarla y leerla igualmente) y solo será gratis hasta el 15 de agosto en versión PDF (que se puede descargar aquí).

¡No dejes pasar esta oportunidad! La invitación dice así: "A story for children and all those who daydream".

Cosas de agosto

Ya empezó agosto y el calor ha sido el protagonista de estos días en Madrid. Y no hubo mejor manera para cerrar julio que una comida en casa de Mar y una tardía terraza por Vallecas. Eso sí, el cambio de mes me pilló con un dormir ligero y me mantuvo despierto buena parte de la madrugada. Pero aquí estoy otra vez, entre proyecto y proyecto, escribiendo en el blog.

Mes de vacaciones para muchos, no para mí, y preparándome mentalmente para septiembre que, como viene siendo costumbre, promete ser un mes de aquellos... poco tiempo para parar, para descansar y muchísimo trabajo. Sobrevivo con la idea de que me espera un buen diciembre.

Entre las cosas que tengo planeadas para agosto están:

1. Acabar con un proyecto e-learning que comenzamos a poco estrenarse 2011 y que se ha alargado más de lo debido.

2. Continuar con los blogs, poco a poco, aprovechando el bajón estival de carga de trabajo.

3. Terminar de escribir las recetas que quiero incluir en mi libro de cocina y comenzar con los contactos para un coaching editorial, muy necesario ante la imposibilidad de hacerme una idea clara de cómo quiero plantearlo.

4. Ver unas cuantas películas atrasadas, analizar la inversión que quiero hacer en una cámara fotográfica y leer todo lo que pueda.

5. El resto del tiempo, descansar lo que haga falta. ¡Y falta que me hace! Ver gente y disfrutar de las terracitas...