¿Estamos condenados para siempre?

jueves, 28 de julio de 2011


Dos señales, recibidas en los últimos dos días, deberían bastar para ver que hay algo que no cuadra: ayer un oyente en la radio le pedía al líder del Partido Popular que presentase su programa de gobierno (el que debería poner en marcha si gana las elecciones de 2012) y que todavía no está nada claro. Lo curioso es que Mariano Rajoy lleva tiempo exigiendo a Zapatero que abandone convoque a elecciones y hacerse con el poder. ¿Cómo pretende gobernar sin programa? ¿Será más de lo mismo: soluciones cortoplacistas y palos de ciego? Que el oyente planteaba que si su programa de Gobierno era bueno, quizás mucha más gente votaría al PP. Pero ¿cómo pretende convertirse en presidente sin ninguna idea clara?

Esta mañana, un reportaje en 20 Minutos, también comentaba el mismo caso: ante una información respecto a las políticas fiscales que se tienen previstas para España, el PP ha respondido casi con un "estamos trabajando en ello" (¿os suena?), porque todavía no tienen clara su postura. Curiosamente, hace pocos días Rajoy sentenció: "El PP tiene las ideas, las medidas, los programas, la decisión, el coraje y va a tener los apoyos suficientes para darle la vuelta a esta situación". Parece que el conoce de qué va, pero el resto de los mortales no. ¡Tenemos derecho a saberlo, a estudiarlo con actitud crítica! Basta ya de arengas populistas y actitudes pueriles en el ruedo político. Les falta poco para dejar de respirar si no les dejan la Moncloa.

No obstante, lo que me molesta excesivamente es la evidente confianza que tiene Rajoy en ganar si es que no lo hacen los socialistas. Aunque Sartori hable de la tendencia hacia el bipartidismo en las democracias modernas, es alarmante que se llegue a este punto. Si no es A -que es malo-, será B -que es igualmente malo, pero con otro color-. Y se lo tienen totalmente creído. ¿Dónde quedan las terceras, cuartas y quintas opciones? ¿No hay nada más en todo el espectro político que pueda resultar tan interesante como para ser una alternativa? ¿Estamos condenados para siempre?

Luego nos preguntamos por qué los indignados quieren una reforma de la ley electoral y saltan al grito de "que no, que no, que no nos representan...". Con este panorama, pocas esperanzas nos quedan. Bueno, nos queda una, pero de ella no esperamos nada.

------------------------------------
Magnífica imagen de J.R.Mora.

1 comentario:

  1. Anónimo16:39

    A lo mejoer no quiere dar luces para que no los copien.

    O estan esperando a ver cuanta cag.... dejan para ver que sería lo mas urgente

    o no tienen mas ideas.

    pero todo es una lata Hijo, aqui lo que dice un lado es malo para el otro y viceversa. O sea me quitaste el Gobierno que les vaya de lo peor. Lo que no piensan en las personas que estamos al medio

    Pero igual me encanta la política

    Mamá

    ResponderEliminar