Tengo dudas...

martes, 3 de mayo de 2011

La pregunta que surge, ante la salida de la cárcel de personas procesadas por actos terroristas después de cumplir la condena máxima -entre 20 y 40 años, dependiendo de el o los delitos imputados-, es ¿qué está mal?

Para unos, el tema es claro desde el punto de vista legal: el imputado ha cumplido la condena que establece la ley vigente y puede ser dejado en libertad, sin que ningún gobierno, partido político o grupo de presión pueda hacer algo al respecto. Se convierte en un hombre libre, con todo lo que eso implica (por lo tanto, sin vigilancia ni precauciones especiales).

Desde el punto de vista moral, no obstante, el tema es más complicado. En el caso de algunos etarras liberados últimamente, por mencionar un caso cercano, la condena inicial superaba los 2.000 años. Pero, la inexistencia de la cadena perpetua les permite salir de prisión cuando cumplen el plazo establecido. El problema es que el tema es muy sensible y las heridas son recientes en la todavía joven democracia española.

¿Quién tiene la razón? ¿Los que esgrimen la ley o los que apuntan a la moral? ¿El error se solucionaría con contemplar los actos terroristas como delitos de carácter especial que sí deban cumplir la cadena perpetua? ¿Son realmente hombres libres en una sociedad que los conoce y los identifica? ¿No se debería iniciar un debate parlamentario para cambiar la ley antes de criticar al gobierno de turno?

Tengo dudas...

2 comentarios:

  1. Anónimo21:57

    No sabría decirlo, pienso que igual aunque salgan de la cárcel nunca estarán tranquilos (creo estaban mejor adentro) porque alguien enojado puede querer tomarse la justicia por su mano. Creo mirará por encima de su hombro por el rsto de sus días, o como dice tu papá dormiraá mastranquilo que la ch....y la conciencia no le molestará

    Qui lo sa??????????
    Mamá

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16:59

    Solo respuesta a ley vs. moral... ley. ¿cómo vivir en común cuando puede haber diferencias morales entre tú y yo? con la ley... por doloroso que pueda resultar para algunos.
    Leí un graffity hace algún tiempo en Madrid que criticaba "la democracia de las víctimas". Creo que tenía parte de razón.

    ResponderEliminar