Redacción para medios on-line o edición SEO (I)

lunes, 16 de mayo de 2011

Mucho se especula sobre lo que es la edición de textos para una web o, siguiendo los cánones de moda, para la edición SEO.

Redactar o editar un texto para una página web o para un blog no es simplemente acortar texto, pegar hiperenlaces (links), resaltar o introducir palabras clave ni saltarse las normas de redacción de un medio en papel.

El trabajo de un editor o redactor web es producir un texto rico en contenido, parco en palabras, interesante para el lector y teniendo en cuenta la estrategia que rige la línea editorial de la web o del blog en el que escribimos.

1. Rico en contenido: para escribir textos web, el contenido es esencial. Toda la literatura, las florituras y los recovecos lingüísticos deben quedar fuera. Cada palabra debe decir algo, aportar al todo. Todas aquellas frases, expresiones, oraciones o párrafos que no sumen al resultado final, deben eliminarse sin ningún miramiento. La razón es clara: la lectura en pantalla es incómoda y cansa al lector. Nuestro lema debe ser siempre “menos es más”.

2. Parco en palabras: la precisión y la concisión, dos elementos clave en la producción de textos periodísticos informativos, son esenciales también en todas las manifestaciones de la redacción para un medio on-line. Escribir lo justo para transmitir una idea. Relacionado con lo anterior, todo espíritu de ostentación lingüístico-semántica debe quedarse en el papel. Pero cuidado, que no escribimos telegramas. Es imperdonable el uso de abreviaturas, símbolos o “redacción SMS”. Cada palabra debe usarse en su justa medida y según la necesidad. Evitando un artículo o una preposición no haremos más viable un texto, sino que le quitaremos riqueza semántica y sintáctica. Es una línea que jamás se debe cruzar.

3. Interesante para el lector: debemos discriminar la información relevante de la innecesaria o menos importante. Es un trabajo complejo pero muy agradecido. Así evitamos rellenar con material poco atractivo y llegar naturalmente a un texto breve, preciso y útil. El tiempo es dinero, la pantalla –como decíamos– es incómoda y no queremos espantar al lector. Mucho menos, aburrirle.

4. Línea editorial: es cierto que las reglas pueden ser más laxas o más severas dependiendo de la línea que el medio trace para la elaboración de sus contenidos. La recomendación es apuntar a los tres consejos desarrollados, y sumar la identificación de palabras clave y la utilización de los hiperenlaces para obtener las normas redaccionales que identificarán la producción de textos. Todo lo demás, para una etapa inicial, sobra.

La edición SEO debe tener en cuenta la estrategia SEO que se sigue en la estructuración del continente (web, blog, etc.): URL’s, palabras clave, secciones, arquitectura, etc. Es importante que los redactores conozcan las nociones básicas de estos conceptos para que sepan hacia dónde es necesario apuntar el contenido. No es escribir por escribir, sino producir un texto, convertirlo en una herramienta productiva: que llame la atención del lector, que sea fácilmente rastreable por los buscadores, que lleve implícito el objetivo (vender, informar, seducir, crear una necesidad, etc.). Es un punto de confluencia entre labor periodística, conceptos de marketing y conocimientos básicos de estrategia SEO.

(continuará...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario