7 actividades que deberían tener derechos de autor (y no tienen)

sábado, 23 de abril de 2011

1. Taxistas: creadores de historias donde los haya, cogen la inspiración para elegir el camino adecuado mientras entretienen al pasajero con anécdotas, resúmenes de noticias o comentarios políticos - deportivos. Una labor completa como pocas...

2. Profesores: educan a los habitantes del futuro, los próximos generadores de producción y de consumo. Gracias a ellos, la sociedad del capital seguirá creciendo y moviéndose. Cada docente debería llevarse un porcentaje de las ganancias que ellos produzcan.

3. Médicos: su labor puede ser una obra de arte o una mierda (igual que la de tantos artistas actuales). Además, tienen el plus de salvar vidas y mantenernos sanos. Sin duda que es un gremio olvidado por las entidades de gestión de derechos. Exijo la inmediata creación de la Sociedad General de Doctores y Defensores del Derecho a la Vida, uno de los principales del ser humano.

4. Periodistas: autores diarios, eficaces y prolíficos. Sus obras tienen mayor circulación que las de cualquier otro creador, incluyendo también, además de la inspiración, el intelecto que han puesto en ellas, el trabajo artístico al redactar. Son los artistas olvidados por las entidades que gestionan los derechos de autor.

5. Diseñadores: cada vez que pongamos el culo en una silla, acordémonos de dejar una moneda por la explotación de la creación artística de su autor. Lo mismo con las prendas de ropa, los electrodomésticos, el mobiliario, el coche y todo lo que a diario utilizamos. ¡Propongo la puesta en marcha del cánon Ikea!

6. Ingenieros: está todo mal. Hay empresas privadas o el propio gobierno que cobran por la utilización de caminos, carreteras o puentes. Pues no, ese dinero debería ir al bolsillo de los ingenieros que la planificaron. Sus derechos de explotación por una obra de su creación, mal entendida como pública -qué listos somos todos-, debería tener una retribución por el tiempo que permanezca en pie y por la cantidad de usuarios.

7. Presidente de una entidad de gestión de derechos de autor: no es una obra artística como tal, pero tener convencidos a un buen puñado de ineptos de que esto es legal, acertado, ético y adecuado, sin duda que es un logro que debería tener mérito. Por cada uno que esté de acuerdo con él, dinero para la saca.

1 comentario:

  1. Anónimo15:01

    Es una de las pocas veces quie me abstengo de comentarte algo hijo, too much for me, . Pero si tu lo dices , ES CIERTO

    Mamá

    ResponderEliminar