Laístas...

sábado, 30 de abril de 2011

Uno de los errores más comunes en Madrid, además de cambiar la última letra de su ciudad por una "zeta" (Madríz), es el laísmo. La verdad es que nunca he entendido el problema que tiene la gente con esto, no sé si porque siempre he sido un ávido lector o porque, simplemente, no está en mi estructura mental.

Ejemplos:

La pedí disculpas. ¡NO! Le pedí disculpas (a ella).

Y yo la dije que no fuera. ¡NO! Y yo le dije (a ella) que no fuera.

Lo que siempre alega la gente, mucha, cuando se equivoca o incurre en una falta -grave o menor- es la cualidad dinámica de la lengua, es decir, que cambia continuamente y evoluciona. Sí, no puedo estar más de acuerdo. Pero, pretender que la lengua hablada y/o escrita incorporen barbaridades por su uso extensivo, es más de lo que puedo soportar.

Una cosa es que haya un buen número de personas que hablen mal y otra muy distinta es que eso sea aceptado dentro de las variantes formal o supraformal de la lengua. He dicho.

Además, me he dado cuenta esta mañana de que en la revista de cine en la que colaboro, han cometido errores en mi nombre. Las nuevas reglas ortográficas de la RAE reconocen el carácter de prefijo que tiene la partícula "ex" y ahora se obliga su unión con la palabra que precede (exmarido, expresidente, exministra), excepto en caso de que la palabra prefijada sea pluriverbal (ex primera dama, ex vice primer ministro).

Es que hay que tener mucho cuidado cuando se edita un texto e intentar estar siempre a la última con los cambios. Deformación profesional que le llaman.

Más info aquí.

Especial del Periódico Escuela en su 70 cumpleaños

jueves, 28 de abril de 2011

Me ha llegado la siguiente información y la replico por si a alguien le interesa o quiere participar:

El periódico ESCUELA busca sugerencias para el especial de su 70 cumpleaños


El próximo 26 de mayo, el semanario ESCUELA, publicación profesional de referencia para el sector de la educación, celebrará siete décadas de edición ininterrumpida con un especial en el que quiere que participen los propios lectores. Para ello, ha puesto a disposición de profesores, estudiantes, periodistas o ciudadanos interesados por el mundo educativo:

El email escuela@wke.es y hashtag (etiqueta) de Twitter #escuelacumple70 para que envíen sus aportaciones:

Para ti, ¿cómo ha cambiado la educación en estas siete décadas?
¿Tenemos mejores escuelas ahora?
¿Cuál ha sido el protagonista educativo de estos 70 años?
¿Y el mejor ministro?
¿Qué te gustaría ver en portada?

El Periódico ESCUELA (antes Escuela Española) se edita sin interrupción desde el año 1941 y se ha convertido en un observador privilegiado de la educación en España.

Se caracteriza por ofrecer a sus lectores una información exhaustiva de la actualidad educativa española e incluye entre sus páginas información al día y detallada de la actualidad educativa nacional, por Comunidades Autónomas, colaboraciones y artículos de opinión de las primeras firmas de la educación; información europea; entrevistas, reportajes, legislación y disposiciones oficiales, tanto estatales como autonómicas; ocio, cultura, nuevas tecnologías, salud, ciencia, medio ambiente y coeducación. Sus páginas son concebidas con el objetivo de facilitar información práctica, útil y válida para cualquier tipo de centro y nivel educativo.

Entre sus más de 70 colaboradores y columnistas, cuenta con referentes del mundo educativo como: el filósofo José Antonio Marina, el catedrático Atonio Rodríguez de las Heras, la ensayista Rosa Sala, el profesor Daniel Cassany, el profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Emilio Tenti, la escritora Lourdes Ortiz, o el ex ministro argentino Juan Carlos Tedesco.

Tiene una tirada de 15.000 ejemplares difundidos por suscripción de los que el 63% se distribuye entre centros de Primaria, Secundaria y Formación Profesional y el 37% entre docentes de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional.

¡Tienes hasta el 19 de mayo!

Para más información puede dirigirse a:

Periódico ESCUELA

C/ Orense, 16, 28020 Madrid. Tfno. 914186296. E-mail: escuela@wke.es

Finalmente, queremos transmitirle nuestro más profundo agradecimiento por la confianza que nos ha brindado y esperamos seguir cumpliendo con sus expectativas.

La agenda que viene

miércoles, 27 de abril de 2011

Me quedan poquísimas ganas de postear en mi blog después de pasarme la tarde escribiendo para otros. Pero aquí estoy, escribiendo unas pocas líneas antes de dejar preparadas dos entradas más y meterme a la cama a descansar, que merecido lo tengo.

Ni siquiera tengo ganas de comentar las noticias y criticar algunas de las cosas que se leen ahora mismo en la prensa. Prefiero concentrar mis fuerzas en prepararme para las próximas dos semanas que se vienen cargadas: otro suplemento EducaRed, el blog, reuniones varias, e-learning, revista de cine -este mes preparamos el número sobre Aeropuertos- y correcciones del periódico.

Ayer, al menos, tuve un mínimo tiempo de descanso y me volví a encontrar con compañeros de trabajo, algunos a los que no veía hace más de 4 años. Estuvo muy bien sentarnos a hablar, pero nos faltó tiempo. Ya organizaremos alguna reunión más cerca de las vacaciones, cuando las cosas estén más relajadas por estos lados.

Ahora me voy a postear y a dormir. ¡Hasta mañana!

Soy bloguero

Si bien hace tiempo que me considero un "blogger", puedo decir que desde hoy soy un bloguero en toda regla, profesional y pagado. No sé si puedo contar mucho más por ahora, pero estoy posteando en una bitácora especializada y lo haré por unas 3 semanas. Lo que ocurra a futuro dependerá de cómo salgan las cosas... ya iré contando más cosas en la medida en que pueda hacerlo.

Basta por hoy

lunes, 25 de abril de 2011

Después de una jornada laboral que ronda las 11 horas, creo que ya es suficiente por hoy. Preparo las cosas para la reunión de mañana al mediodía, leo un par de asuntos que tengo pendientes y me pongo a pensar en la cena. Por lo demás, creo que será ver alguna serie y leer a Murakami (1Q84).

No me despido, porque nunca sé cuándo vendrá la inspiración...

Separación de poderes ¿¿??

No sé si peco de inocente o de ignorante. Pero hay algo que no entiendo y que, por una cosa o por otra, lleva tiempo en los medios y en las conversaciones de la gente. Acabo de leer en 20minutos.es que la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, le pide explicaciones al vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Mi cara de asombro es mayúscula y la pregunta es ¿por qué?

¿Por qué el PP lleva unas cuantas semanas pidiéndole al Gobierno explicaciones por las actuaciones del Poder Judicial? Según entiendo, este último funciona de manera independiente, siguiendo la línea de la separación de los poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). ¿Qué pinta el Gobierno en el caso del supuesto dopaje de Marta Domínguez? ¿Qué error ha cometido Zapatero en la liberación de los etarras hace ya unos días?

Hasta donde mi capacidad mental llega, no tiene nada que ver en ninguno de los dos casos. Pero la oposición está empeñada en acometer por ese camino. Definitivamente están desesperados por las próximas elecciones, y también de cara a las generales del próximo año, o son una panda de inútiles que ni siquiera tienen claras las bases sobre las que se construye el Estado español.

¿Alguien tiene ganas de explicármelo?

That man, Caro Emerald

Una canción para empezar la semana: That man, de Caro Emerald. Compré el disco ("Deleted Scenes From The Cutting Room Floor") la semana pasada en iTunes y, sin escucharlo en profundidad todavía, me parece interesante y también me gusta mucho "A night like this". Al menos, es una buena forma de comenzar el lunes con energía.

En algún lugar de Budapest

domingo, 24 de abril de 2011


Recomendación: en Budapest hay que callejear y callejear, porque nunca se sabe lo que se puede uno encontrar a la vuelta de una esquina...

7 actividades que deberían tener derechos de autor (y no tienen)

sábado, 23 de abril de 2011

1. Taxistas: creadores de historias donde los haya, cogen la inspiración para elegir el camino adecuado mientras entretienen al pasajero con anécdotas, resúmenes de noticias o comentarios políticos - deportivos. Una labor completa como pocas...

2. Profesores: educan a los habitantes del futuro, los próximos generadores de producción y de consumo. Gracias a ellos, la sociedad del capital seguirá creciendo y moviéndose. Cada docente debería llevarse un porcentaje de las ganancias que ellos produzcan.

3. Médicos: su labor puede ser una obra de arte o una mierda (igual que la de tantos artistas actuales). Además, tienen el plus de salvar vidas y mantenernos sanos. Sin duda que es un gremio olvidado por las entidades de gestión de derechos. Exijo la inmediata creación de la Sociedad General de Doctores y Defensores del Derecho a la Vida, uno de los principales del ser humano.

4. Periodistas: autores diarios, eficaces y prolíficos. Sus obras tienen mayor circulación que las de cualquier otro creador, incluyendo también, además de la inspiración, el intelecto que han puesto en ellas, el trabajo artístico al redactar. Son los artistas olvidados por las entidades que gestionan los derechos de autor.

5. Diseñadores: cada vez que pongamos el culo en una silla, acordémonos de dejar una moneda por la explotación de la creación artística de su autor. Lo mismo con las prendas de ropa, los electrodomésticos, el mobiliario, el coche y todo lo que a diario utilizamos. ¡Propongo la puesta en marcha del cánon Ikea!

6. Ingenieros: está todo mal. Hay empresas privadas o el propio gobierno que cobran por la utilización de caminos, carreteras o puentes. Pues no, ese dinero debería ir al bolsillo de los ingenieros que la planificaron. Sus derechos de explotación por una obra de su creación, mal entendida como pública -qué listos somos todos-, debería tener una retribución por el tiempo que permanezca en pie y por la cantidad de usuarios.

7. Presidente de una entidad de gestión de derechos de autor: no es una obra artística como tal, pero tener convencidos a un buen puñado de ineptos de que esto es legal, acertado, ético y adecuado, sin duda que es un logro que debería tener mérito. Por cada uno que esté de acuerdo con él, dinero para la saca.

Manifiesto del usuario: Internet, cultura y derechos de autor

El tema de los derechos de autor me pone enfermo. No entiendo las razones de calificar ciertas expresiones creativas como superiores a otras, cuando casi todas las labores profesionales implican una suerte de creación y de trabajo intelectual.

¿Por qué un compositor puede cobrar durante toda su vida por una canción -y 70 años después de su muerte-, independientemente de su calidad, y un profesor que elabora un material propio para el trabajo en el aula no lo hace?

¿Por qué un arquitecto cobra únicamente a la entrega de un proyecto y no recibe gratificaciones por su explotación mientras su obra sigue en pie?

¿Por qué un periodista no recibe pagos por la permanencia de sus artículos en una hemeroteca (y mucho menos por la cantidad de ejemplares vendidos que incluyen su trabajo) y el autor de la novela de turno puede cobrar por cada libro que se venda?

¿Qué convierte a ciertas manifestaciones creativas en algo especial? ¿No hay detrás de todo un negocio caduco y bastante turbio? ¿Por qué a la mayoría de la gente parece no importarle este tema? Demasiadas preguntas sin posibilidad de respuesta...

La Ley Sinde y el tema de Internet llevan consigo muchas cosas más. Pero, sin duda, los derechos de autor están detrás de los intereses legislativos de un grupo de presión más poderoso de lo que se piensa, capaz de doblegar a las autoridades en aras de las motivaciones particulares.

El problema inicial radica en que se quiere legislar sobre Internet como soporte (tal como se hizo con las fotocopiadoras o los CD), cuando su naturaleza no es la de un soporte, sino la de una red infinita, global y que, queramos o no, está por encima de las leyes estatales.

Así como el sistema económico y financiero tiene paraísos fiscales, siempre existirán "paraísos virtuales" donde se puedan alojar contenidos en la red que no estén al alcance de las leyes nacionales. Lo más preocupante es que, a partir de ese interés por preservar los derechos de autor, se pueden vulnerar derechos naturales -no adquiridos- como la libertad de información, de divulgación, de opinión, etc.

¿Por qué alguien habría de rastrear mis movimientos por la red para usarlos en mi contra? ¿Por qué esa información queda alojada en los servidores del proveedor del servicio? Nos quejamos de las cámaras en las calles, pero el seguimiento que se hace de los usuarios a través de la tecnología es todavía peor que el imaginado por Orwell en "1984".

El modelo que pretende esta cuestionada ley sobre Internet pretende mantener un modelo de negocio y una estructura legal obsoleta para la Red. Si realmente se quiere conseguir algo, lo que habría que cambiar es todo el sistema. Internet no es una tienda de discos o una emisora o un canal. Es todo eso y mucho más. Y hacer lo que se está haciendo en España -y en otros países del mundo- es desvirtuar el sentido de la Red, restarle fuerza y hacerla indigna respecto a su génesis.

Siempre digo que soy el primero que está dispuesto a pagar por lo que consume. No estoy de acuerdo en el acceso gratuito a todos los servicios. Pero como consumidor inteligente, exijo productos de calidad a precios razonables, como por ejemplo, Spotify. No estoy dispuesto a esperar años a que las cadenas de televisión se dignen a emitir una serie o un programa o un documental, siempre basándose en cuestionamientos económicos y nunca culturales.

En un mundo global, donde todo va a una velocidad abrumadora, hay que responder de la misma forma. ¿Por qué, por decir algo, tienen que emitir largas temporadas de "Aída" -producto desvirtuado donde los haya-, en vez de poner en televisión una serie como "In treatment" (En terapia)? El mal que ha hecho la medición de audiencias en cuanto a la difusión cultural es imperdonable. El modelo no está funcionando y la tecnología ofrece una gran oportunidad de alternativas interesantes. ¿Qué hacemos los usuarios? ¿Tragamos la mierda que nos dan o buscamos otras opciones? Pues la respuesta es muy clara: buscamos.

En suma, el modelo tiene que cambiar hacia una oferta mayor, rápida y razonable. No es que no quiera que hagan negocio. Que lo hagan siempre y cuando eso repercuta en un mejor servicio y mejores contenidos para mí y para todos los interesados. Pero no me ofrezcan películas dobladas como única opción (lo que está haciendo iTunes en España) o programas reciclados del archivo como alternativa. Eso no es un negocio inteligente y sostenible.

El "aquí y ahora" es un valor necesario e importante en esta sociedad de Internet. Si no lo encuentro, ya me buscaré las opciones para hacerlo. O no me quedará más remedio que comprar en el extranjero los productos que quiera ver, cosa que procuraré hacer saltándome las barreras de impuestos y aduanas para no dejarle dinero a un sistema obsoleto, abusivo, que no respeta al usuario y que solamente busca enriquecerse esgrimiendo el arte como espada, cuando no hay nada más dudoso que la calidad artística que nos intenta vender. He dicho.

"Degen la puerta como esta"

viernes, 22 de abril de 2011


Todavía intento descifrarlo... y las puertas, sin necesidad de cambiarlas respecto a "cómo estaban", abrían y cerraban. ¿Qué más les podríamos pedir?

Hace unos minutos, en plena plaza de Lavapiés había un cartel que decía:

"El baño es de uso ESCLUSIVO para nuestros clientes"... ¡y tan "esclusivo"!

Una vida ni temeraria ni temerosa

miércoles, 20 de abril de 2011

"En cierto momento, nadie sabía lo que sucedería en el futuro".
(H. Murakami, 1Q84)

Me cansan las predicciones fatalistas, las grandes conspiraciones, la sociedad del miedo. Tuve tanto miedo durante tanto tiempo que me agoté. Nadie sabe lo que ocurrirá el próximo minuto: las predicciones del tiempo, las de Nostradamus, el Y2K, las idas y las venidas... todas han fallado. Nadie supo prever el desastre del Katrina o el de Fukushima. Nadie pudo augurar el fin de la Guerra Fría o el comienzo de la revolución en Oriente. ¿Por qué insistimos en condenarnos al miedo perpetuo de que las cosas se acaban, de que vendrá un gran cambio, una nueva era? ¿Por qué parece que necesitamos temerle a alguien?

Lo que tenga que venir, vendrá. Pero desde que nací he sido testigo de muchos "finales": el botón rojo, la crisis del petróleo, la guerra de las galaxias, la tercera guerra mundial, la guerrilla terrorista, el 11-S, los 11-M's, el 17-J, la caída de las dictaduras, el regreso del comunismo, la crisis del comunismo, la segunda venida de Cristo (que siempre está a la vuelta de la esquina), los elegidos, el calentamiento global, las guerras religiosas, invasión alienígena, Saddam, Fidel Castro, el año 2000, el 2001 y ahora, el 2012 es la próxima meta, de la mano del calendario maya.

No digo que haya que vivir una vida temeraria, pero tampoco temerosa. Se trata de vivir una vida libre, basada en el respeto y en el civismo, en los derechos del ser humano, en el amor, en paz y de la mejor forma posible, con los demás y con nuestro entorno. ¿Utopía? No, más o menos lo que hacemos a diario, pero quitando todas esas cosas que nos hacen temer o que, a muchos, les motiva a seguir, como un gran juego de la oca: de fin a fin y tiro porque me toca, avanzando de una posible catástrofe o un final anunciado a otro.

Es cierto que una sociedad basada en el miedo es más fácil de controlar. Pero, ¿quién tiene interés en controlarnos y por qué? Que comiencen las teorías de conspiración... Yo, de momento, sigo leyendo a Murakami y con mi vida habitual. Total, cuando el fin -el que sea- llegue, no me quedará más remedio que apagar e irme.

Under her umbrella!

martes, 19 de abril de 2011


Una de las cosas que uno se puede encontrar en Óbuda, precisamente en una de las esquinas de la plaza del ayuntamiento (Fő tér), son estas señoras con paraguas, esculturas al aire libre de Imre Varga, un famoso escultor húngaro. Allí estuve escondiéndome un poco del sol y disfrutando de un agradable paseo por la zona más antigua de Budapest.

No quiero ese mundo

lunes, 18 de abril de 2011

Lo siento, no quiero ese mundo. No lo quiero. Ayer alucinaba con los comentarios que dejaban los lectores de 20 Minutos en la noticia que anunciaba la impresionante subida de la fuerza ultraderechista en Finlandia, hablando de indios, monos y moros, todos acompañados de apelativos bastante fuertes y denigrantes. Hoy alucino con este fotomontaje hecho por una integrante del "Tea Party" en alusión a la ascendencia de Obama. Ella se escuda en que la misma broma se hizo con Bush, pero da la enorme casualidad de que el anterior presidente de EE.UU. no era negro y la gracia no resultaba, quizás, tan ofensiva como en este caso (quizás estoy pecando de exagerado o, incluso, entrando en un terreno complicado, pero no me queda más remedio que decirlo).

Una de las principales ideas que promueve la ultraderecha, en general, es un desprecio hacia la inmigración, la multiculturalidad y el respeto. Una de las perlas que soltaban ayer en la noticia de Finlandia era esta: "Necesitamos un partido así en España. Mejor eso que desaparecer frente al Islam y los indios resentidos". ¿Es ese el mundo hacia el que vamos? ¿La integración cultural, la sociedad abierta y el respeto por las diferencias se esfumarán en aras de estas fuerzas políticas nada despreciables en representación y abominables en todo lo demás?

No lo quiero. No me gusta ese mundo que proponen y por el que luchan. Tal como decía en un post anterior, está en manos de los ciudadanos evitarlo. ¡Es necesario y urgente evitarlo!

"Es como..."

Siempre me acuerdo de esta frase. Y todo gracias a una buena profesora que tuve en el colegio que decía que si comenzabas una respuesta con "Es como...", iba todo mal y no sabías bien lo que querías decir. "Las cosas son o no son, pero no son como..." o algo así dijo alguna vez.

Y es verdad. Cuando alguien no sabe muy bien como argumentar una respuesta o la forma de estructurarla, prefiere el camino fácil: "es como...". ¿Qué es un rombo? Es como un cuadrado, pero inclinado... o algo así. Mal, todo mal.

Esto me sirve como argumento para el tema del día: somos o no somos. Si miramos con distancia y altura, veremos que en nuestra vida hay muchas cosas que "son como", pero realmente no "son". En las relaciones de pareja "somos como" románticos o "somos como" fieles o "somos como" felices. Nuestros amigos "son como" las mejores personas, pero muchas veces no lo son directamente. Y así con el trabajo, el dinero, nuestros deseos, los sueños y la vida en general. Muchas cosas se nos quedan a medio camino de lo que deberían ser.

No sé si es por puro inconformismo o por simple dejadez, pero casi siempre depende de nosotros mismos el que las cosas sean un todo. Haciendo una evaluación, me aburren los que "son como" y, peor todavía, que pretenden "ser". Aquí me repito con un post de hace algún tiempo, pero estoy cansado de los mensajes en plan: "estamos tan desconectados últimamente", "podríamos quedar", "llámame y ya veo si tomamos algo", "hace tiempo que quería hablar contigo..." o "es que estoy ocupadísimo(a)". Y claro, como el resto de los mortales nos tocamos las pelotas el día completo, siempre tenemos tiempo libre.

Si yo no llamo es por alguna razón, pero no se la restriego a la gente en la cara. No te llamo porque no quiero o no puedo y punto. No hay más. Pero no le digo a nadie "me tienes abandonado" o "te extraño". Cuando alguien me dice eso, me dan ganas de partirle la cara y decirle, ¿eres imbécil? No hay nada en el mundo que tenga una solución más fácil: me llamas y nos vemos. Que no puedo hoy, mañana o pasado, ya quedaremos el siguiente día. Pero la excusa "es que siempre estás tan ocupado" no me vale. Sí, hago muchas cosas ahora mismo, pero salvo contadísimas excepciones, nunca he dejado a nadie colgado.

Volviendo al tema de "somos o no somos", los amigos que más disfruto y extraño son aquellos que no van con recochineos ni chantajes emocionales. Podemos estar meses o años sin hablar o vernos, pero es cosa de encontrarnos y sentir que nos vimos ayer, que cambiamos, crecemos, pero seguimos siendo los mismos. Son aquellos a quienes no tengo que explicarles nada irrelevante para justificar lo cotidiano, sino que basta con mirarnos a la cara para saber cómo estamos. Esos sí que son amigos y no como...

Mi 'top ten'

Mirando las estadísticas, tan interpretables en muchos casos, me llama especialmente la atención el origen de las visitas que he recibido en mi blog este 2011. Solo este año, gente de 58 países distintos ha accedido a "Tomás en Europa" para darse una vuelta y leer un rato. Este es el 'top ten' de esos países (según Google Analytics):


País
Visitas
1. España 2.805
2. México 940
3. Chile 640
4. Argentina 550
5. Francia 349
6. Estados Unidos 273
7. Colombia 213
8. Venezuela 139
9. Perú 113
10. Ecuador 46

El futuro en manos de los ciudadanos

domingo, 17 de abril de 2011

Llevo un par de días sin escribir, pero es que tampoco he parado mucho rato por aquí. No obstante, quería comentar que me gusta mucho lo que ocurre en Islandia: un nuevo referéndum ha vuelto a confirmar que los ciudadanos no están de acuerdo con pagar las deudas de la banca. ¿Por qué el pueblo tiene que sacar dinero de su bolsillo para pagar las fechorías y estafas de unos pocos cabrones que han jugado con los recursos de todo un país? ¡NO! ¡Basta ya! Es que parece una continua y permanente tomadura de pelo...

En este país se rescata a los bancos mientras ellos siguen ganando dinero (menos, pero ganan), se reparten beneficios entre los accionistas, despiden gente por fusiones y por necesidad, y nadie hace nada. Han salido de esta situación sin ningún castigo para todos los que juegan con dinero que no existe... Pero en Islandia se les procesa y, además, la gente se niega a cubrirles las espaldas a costa de su propio bolsillo. Ya bastante nos timan con impuestos, intereses, cargos por servicios y comisiones como para, más encima, cubrir las deudas que su irresponsabilidad han provocado.

Bien por ellos. Para nosotros debería ser un llamado de atención: el futuro de un país no está en manos de los políticos; está -o debería estarlo- en manos de los ciudadanos.

Time-lapse desde un avión

viernes, 15 de abril de 2011

Este vídeo es impresionante, aurora boreal incluida.

"Like we're peruvians!"

Esta semana me he enterado de la polémica que despertó uno de los mejores momentos cómicos -según mi criterio- de la serie "Modern Family". En un capítulo que habla en general de los tópicos, los prejuicios y las generalizaciones:

1. La desaparición del perro y la acusación contra Gloria (Sofía Vergara) de haberlo matado.

2. El vecino que piensa que ellos tienen un molesto loro en casa que no es otra que la propia Gloria llamando a su marido: "Jay... Jay".

3. La pareja gay se entera de que su condición sexual les permite ganar puntos en el proceso de admisión a un colegio elitista para su hija adoptada ("Gay adoptive parents with a minority baby? Sugars, you can get into any school you want"). Pero se encuentran con una pareja de lesbianas, una de ellas en silla de ruedas, con un hijo de color y Cameron suelta otra perla: "Disabled interracial lesbians with an african kicker. Did not see that coming". Y, poco después, lo vemos diciendo que es parte de una minoría ("While my white-man name is Tucker, I am 1/16 cherokee") para ganar puntos en la entrevista con el director.

4. Y la que provocó la ira de muchos peruanos, cuando Jay le dice a Gloria que quizás en Colombia las cosas son distintas, a lo que ella responde: "Ah, here we go! Because in Colombia we trip over goats and we kill people in the street. Do you know how offensive that is? Like we're peruvians!". De esta forma, y aquí está la genialidad, responde ante un tópico con otro tópico. Eso, señoras y señores, es humor del bueno. Es saber reírse de todo, de todos y, lo mejor, de uno mismo.



Todo el capítulo se refiere a eso: tópicos. Y se aprovechan de los "vicios" que generan las buenas intenciones de la sociedad actual. Hoy vivimos un proceso de integración multicultural, pero eso también ha provocado una serie de procesos sociales que, antes, se vivían desde lejos y desde el más absoluto desconocimiento: integración de costumbres y culturas, la normalización del colectivo gay, parejas interraciales, etc.

Lamentablemente, valores como la interculturalidad y la diversidad se han convertido en moneda de cambio para muchas personas que, ajenas a la relevancia de estos conceptos en la sociedad, los utilizan de manera arbitraria para promover un ideario político, para recibir apoyos o subvenciones o, incluso, para estar "a la moda". Y, precisamente, de eso trata el comentado capítulo: de lo absurdas que resultan estas prácticas y de la necesidad urgente de una educación en valores multiculturales, donde el otro no necesariamente tiene que ser igual, sino ser considerado un igual. Es el futuro al que debemos aspirar y qué mejor forma de hacerlo que poniendo el tema sobre la mesa y permitir la discusión.

Yo también soy latinoamericano y en ningún momento sentí que se ofendiese a nadie. Hay que tomar las cosas como lo que son y no darles matices que no tienen. De momento no he sabido que el colectivo de lesbianas, de discapacitados o los representantes de la minoría Cherokee hayan manifestado su descontento...

La cocina... y mi libro

jueves, 14 de abril de 2011

En medio de todos estos intensos días de trabajos, entre correcciones y "pedeefes", no sé cómo he sacado minutos para preparar algo en la cocina. Entre las recetas de la semana:

- Moldes de pescado con mayonesa y cebollino
- Patatas chips horneadas con romero
- Guiso de carne picada con verduras (zanahoria, judías verdes, brócoli y cebolla)
- Lasaña con pisto y bechamel
- Empanada de hojaldre rellena de 4 quesos y pimientos del piquillo

Lamentablemente, no tengo fotos de ninguno de mis platos (cosa que siempre suelo hacer). Así que, por esta vez, no tengo documentación gráfica de mi tiempo en la cocina.

¿A qué viene todo esto? A la simple y pura autopromoción: todas estas recetas estarán en mi libro (si todo sale bien, me gustaría tenerlo para finales de 2011), lleno de recetas fáciles, rápidas, ricas y para personas ocupadas. Nada a lo que haya que dedicarle mucho tiempo ni gran destreza. Es puro amor a la cocina, nada más.

Uno de los mejores capítulos de Mad About You

miércoles, 13 de abril de 2011

Para quien quiera disfrutar de buena televisión...


Una de las cosas más difíciles en una sitcom es mantener el tipo. Mad About You es, para mí, una de las grandes series, pero también tuvo temporadas bajas. En este tercer capítulo de la season 6 ("The conversation") demostraron por qué se convirtieron en uno de los hitos de la historia de las comedias hechas para televisión: emisión sin publicidad, en una sola toma, durante 20 minutos y con un argumento conmovedor, muy real y con sus típicos tintes de humor. Así es como se hace una serie y no como las porquerías que se estrenan en muchos canales, que parecen productos hechos para borregos no pensantes.

Blackberry fields

Otra de Alberto Montt...

Mamá ultramarina

Desde hoy, aparece en mi lista de "Bitácoras imperdibles" el blog de una querida amiga: "Mamá de ultramar", que ella define como "Elucubraciones, alegrías y tribulaciones de una nueva mamá en Paris y otros territorios". Y yo lo confirmo: cuenta historias no para educar, sino para servir como testimonio de su propio viaje, uno muy interesante y con una mirada que me parece interesante tener en cuenta.

Ayer hicimos una pequeña puesta a punto del blog, pero en futuro le ayudaré a integrar nuevos gadgets y a mejorar lo mejorable. Para eso estamos...

Y, como toda madre, es multitarea: recomienda lecturas, listas de canciones y, seguro que lo hará en el futuro, muchas cosas más que entran en su radio de acción: arte, políticas vigentes, dibujo, cocina, literatura y mil más. Ella es así.

Querida Sil, toda la suerte del mundo y mucho ánimo para este viaje que comienza. El blog es un buen punto de partida para muchas cosas. Ya iremos viendo qué ocurre...

(¿Breve?) Guía de Budapest para despertar los sentidos

martes, 12 de abril de 2011


Budapest es tres ciudades en una. No porque se me haya ocurrido a mí como recurso de estilo, sino porque es así: Óbuda, Buda y Pest conforman la actual capital de Hungría, una ciudad con una abismante cantidad de historia guardada entre sus piedras. Actualmente las tres se han convertido en barrios que conviven en perfecta armonía, que guardan notables diferencias.

Óbuda es, por decirlo de alguna manera, la hermana fea. Se llega fácilmente en el tranvía 17 desde la Margit Hid H. Es la parte más antigua de Buda (es lo que significa su nombre) y es un barrio más simple, residencial. Allí había algunas ruinas romanas –en los alrededores de Flórian Tér-, aunque vimos muy poco y resultaron ser escasamente llamativas. Y pendientes nos quedaron las del Anfiteatro para el próximo viaje. De todas formas, se puede disfrutar de un rato de tranquilidad en la plaza frente al ayuntamiento de Óbuda y disfrutar con las mujeres debajo del paraguas, unas esculturas de Imre Varga que se encuentran en uno de los extremos.

Buda, en cambio, es la niña bonita. Tranquila, comedida, sinuosa, interesante. Todo comienza con sus colinas y sus accesos: largas escaleras, un funicular desde el Puente de las Cadenas y algunos recorridos del transporte público. Las vistas de toda la ciudad, desde las alturas de Buda, son para quedarse sin aliento: desde el monumento a la libertad en la Citadella –única estatua representante de la época soviética que queda en la ciudad- se consigue una visión general de la capital, aunque desde el castillo y desde el Bastión de los Pescadores, se consiguen panorámicas inmejorables de Pest y del Danubio.

Y ya que hablamos de Pest, podríamos decir que es la hermana popular, la sensual, la díscola. Es el centro neurálgico de todo lo que ocurre entre uno y otro barrio: el Parlamento, la calle Andrassy, parques, la Ópera, los infinitos teatros y bares, restaurantes, tiendas, librerías, cafés, plazas, mercados y mercadillos, grandes edificios... Es donde bulle todo el ritmo de la ciudad y donde todo parece ir más rápido. Buda es un remanso de tranquilidad, Óbuda tiene movimiento; pero Pest, sin duda, es la que gana en vida, en panoramas y en variedad.

Globalmente, Budapest es una ciudad para disfrutar: es caminable y tiene un buen sistema de transporte público (cuando se aprende el truco de cómo funciona); es barata, al menos para el cambio monetario al euro, sobre todo, en comidas, bares y cocktails. El resto, quizás es un poco menor en precio al resto de ciudades europeas, aunque nada para volverse loco. Pero no sólo eso: tiene panoramas de muchos tipos (culturales, de compras, de copas, de restaurantes, de paseos, de parques, de museos) y con una amplia oferta en cada uno de ellos. Si bien han llegado un poco más tarde al reparto turístico, ha sabido ganarse bien un espacio entre los destinos apetecibles.

La gente, en general, es seca. Como decíamos nosotros, “muy soviética”: pocas sonrisas, palabras justas y una escasez de emociones en la cara. No obstante, había excepciones de amabilidad muy llamativas: la camarera del bar “Castrum”, cerca de Batthyány tér, era un encanto y nos conquistó en pocos segundos. Sitio muy recomendable, porque es pequeño, tranquilo y muy agradable para descansar después de una buena caminata por Buda.

Como dato para el turista, nos pareció una ciudad segura y tranquila, quizás demasiado tranquila en estas fechas. Pero, como en todas partes, hay que andar con cuidado y saber donde uno va. Por ejemplo, al bajar del avión y entrar en el aeropuerto, lo primero que nos encontramos es una serie de carteles que sugieren la preferencia por los taxis oficiales y no por los “ilegales”, para evitar problemas. ¿Pues qué hicimos? Coger uno ilegal, nada más poner un pie en la calle. Primer error que, menos mal, no implicó nada. El hombre fue muy amable, el servicio bueno, y el precio fue similar al del servicio normal, aunque dicen que si se piden los taxis "oficiales" con antelación, se consiguen buenos descuentos.

Para el idioma, se puede vivir con un inglés medio y con imaginación. El húngaro, la verdad, es que resulta bastante complicado para el turista. Las guías de viaje dicen que ellos agradecen los esfuerzos del visitante por decir algo en su idioma pero es mentira. Creo que a ellos les da más pudor y rápidamente cambian al inglés. Las pocas veces que agradecimos en la lengua de los magiares, apenas recibimos una respuesta. De entrada dirán que no hablan inglés, pero luego de un pequeño esfuerzo, todo se consigue y terminarán por crear una rara mezcla que permitirá el entendimiento.

Debo decir que me costó menos encontrarme en el mapa que en otras ciudades. Quizás será por la referencia del río o porque tiene una estructura bastante cuadriculada de sus calles, salvo algunas diagonales excepciones. También ayuda que estábamos en una de las arterias principales, cerca del Danubio y en camino directo a uno de los grandes puentes que unen Buda y Pest. Al menos, salvo algunas contadas pérdidas callejeras, en general era bastante fácil y comprensible mirar el callejero. Pero quien espere una clara señalización de monumentos, paradas de autobús, tiendas, supermercados o lo que haga falta, sufrirá una gran decepción.

Por lo demás, hay que reconocer que la belleza de Budapest la podemos encontrar de dos maneras: de forma evidente (por la grandeza de sus edificios, la amplitud de sus calles, la delicia de sus numerosos cafés, la monumentalidad histórica y política reflejada en cada rincón, la simpleza de un pueblo que ha sufrido…); y aquello que no se ve, pero se percibe: su tranquilidad, la paz que se puede encontrar en muchos rincones, las hermosas vistas del río (a pie de calle o desde las alturas), el magnetismo de sus patios interiores, y una constante vibración de una ciudad que es local y multicultural. Sin duda, un destino para no perderse.

¡Señor Presidente, por favor!



La "cleptomanía" no tiene colores políticos ni nacionalidades. Simplemente es un deseo irrefrenable de quedarse con algo que no es propio... ¡Señor Presidente, por favor!

Dicen que era un regalo y que no se apropió de nada que no le perteneciese, pero ¿por qué tiene cara de niño travieso y todo ocurre debajo de la mesa? ¿Por qué luego cierra la caja de la pluma y la "aleja" de sus manos? No sé, da para sospechar... y para reírse un rato.

Téterosexual

lunes, 11 de abril de 2011


Otra buenísima viñeta de Alberto Montt y sus "Dosis diarias"...

Errores de supermercado

domingo, 10 de abril de 2011

¡Llegó el verano!


¡Qué gusto tener un día libre! Ayer fue un día de relax: exposición en la Fundación Caja Madrid (Heroínas) y en la azotea del Círculo de Bellas Artes ("A pie de calle", fotografías), magnífico lugar para sentarse a ver como se va la tarde. Después, unas cañas, cena en un restaurante coreano en la calle Atocha -bueno e interesante, por cierto- y un recorrido por algunos bares de la zona de Lavapiés, concierto de jazz incluido. Y todo con buena conversación y mejor compañía.

Me hacía falta desconectar y salir a la calle. Además, con estas veraniegas temperaturas en pleno abril, la verdad es que se agradece disfrutar del aire y del sol. Pero Madrid está contaminado y se está volviendo desagradable. Las inmejorables vistas desde la terraza del CBA se "ensuciaban" con la mancha gris que cae sobre el horizonte de la ciudad.

Hoy será una mezcla de trabajo (leve) y más relax. Cine y terracita a partes iguales. Algo bueno que tenga la temprana llegada del calor...

Sin salir de casa

viernes, 8 de abril de 2011

Ayer me di cuenta de un preocupante hecho: me había pasado 7 días sin salir de casa. ¿La razón? El trabajo. Es lo que tiene ser autónomo... Pero debo decir que no me di cuenta ni lo noté. Fue, simplemente, un cálculo matemático el que me hizo reparar en el detalle. Lo importante es que conseguí ponerme al día y entregar todas las cosas que tenía que hacer, y todas a tiempo. Por la tarde, eso sí, me senté en una terracita a disfrutar de estos espectaculares días de primavera.

Ahora se viene otra tanda de trabajo, aunque este fin de semana me lo tomaré con un poco más de calma, que me toca. Hoy me pegué una panzada de edición, larga, larga: 16 páginas del periódico en la mañana. Y tengo otras 5 para el fin de semana o lunes por la mañana, dependiendo de las ganas...

Además de estar feliz con esta nueva etapa laboral, lo único que me "molesta" es que no puedo actualizar el blog todo lo que me gustaría. Pero lo haré, apenas tenga un minuto. Como ahora...

Noches aquineas

miércoles, 6 de abril de 2011


Dicen que siempre se aprende algo nuevo... el gentilicio de Budapest es "Aquineo o aquinea", o "aquincense". Pues yo votaba por Budapestiño...

La revista para la mujer musulmana

Querida amiga:

¡No te lo puedes perder! Busca en tu quiosco más cercano la última edición de AlShamikha, la nueva revista para toda madre de cualquier terrorista en potencia. En ella encontrarás consejos al más puro estilo "Cosmopolitan":

- Cómo caminar siempre mirando hacia abajo para evitar las tentaciones y el pecado
- ¡No te quites el burka!, porque los rayos del sol son dañinos para tu rostro
- Cómo llorar a los mártires que provocan atentados y comprender su misión
- Y, sobre todo, encontrarás las últimas novedades de la ley musulmana (¿Sharia para todas?)

No lo dudes más. También la puedes encontrar en su versión on-line. Todo un lujo de publicación en poco más de 30 páginas. ¡No te la pierdas! Verás armas, coches de lujo, niños arrojando cosas contra tanques, menores llorando a muertos... el súmmum del buen rollo.

Y vaya qué portada la de este mes. Una pequeña foto de una ¿mujer? con burka y la silueta de un arma. ¡Qué trabajo de diseño más fashion! Por favor, ¡no te la pierdas!

OJO: los contenidos no me los he inventado. Son los que vienen en la información de "20minutos.es".

---------------------------------
Nota: si alguien se siente ofendido por este post, lo siento. Yo me siento ofendido por otras muchas cosas que ocurren en el mundo o que se publican y callado que me quedo.

Reflexiones coeducativas

martes, 5 de abril de 2011

Van saliendo adelante las tareas... el trabajo pendiente se va reduciendo y, poco a poco, recupero el ritmo postvacacional. Budapest ya parece un poco perdido en el recuerdo, aunque no ha pasado una semana desde que volví de viaje.

Por cosas laborales, estos días he estado inmerso en temas de educación y no me queda más remedio que escribir algo breve sobre uno de los temas candentes: la coeducación o las aulas mixtas, en palabras más simples.

Por un lado están los que avalan la presencia de niños y niñas en las salas de clase como reflejo del mundo plural en el que vivimos. Por otro, quienes establecen las ventajas de aulas separadas por género para aprovechar las diferencias biológicas y sacar ventaja de un entorno de confianza, respeto y que tenga en cuenta las particularidades del desarrollo de cada uno.

Sin entrar en discusiones partidistas, que están detrás de todo el asunto, mi tendencia es a pensar que en un mundo plural, lo mejor es la educación de la misma forma. Desde pequeños deberíamos aprender a respetar la diversidad, no sólo de raza, religión o edad, sino también de criterio, de intelecto, de madurez, incluso de género u opción sexual. Deberíamos conocer que, fuera de la burbuja en la que crecemos, hay un mundo diferente, variopinto y complejo. Que no todos tenemos las mismas oportunidades, procedencias, valores y creencias.

Esto no quita que cada familia inculque a sus hijos sus propios fundamentos -que para eso es el núcleo base del tejido social-, los eduque a su manera en las cuestiones que, para cada uno, sean de vital importancia. Pero, la escuela, así como el concepto inicial de universidad, debería optar por la universalidad, por la acogida -principio cristiano donde los haya-, por la aceptación de esas diferencias. Si la sociedad es plural, el entorno educativo también debería serlo, como reflejo del mundo en que vivimos. Es la única forma de conocer al otro, de aprender en conjunto y, sobre todo, de respetarlo.

Va aquí mi reflexión del día (o de la semana, dependiendo del tiempo que tenga).

Un trocito de "historia"

"All of these lines across my face
Tell you the story of who I am,
So many stories of where I’ve been
And how I got to where I am.

But these stories don’t mean anything
When you’ve got no one to tell them to
It’s true, that I was made for you"

Brandi Carlile, "The Story".

Productividad

Día de trabajo intenso y productivo: editar unas cuantas páginas del periódico, escribir un artículo y una entrevista, preparar PDF's de un curso y, entre todo eso, hacer la cena (quiche de tomate, jamón y queso con romero fresco) y la comida de mañana (pimientos rellenos con carne).

A ver si mañana me da tiempo a contestar un par de correos que recibí hoy y que dejo pendientes por ahora. La almohada me llama a gritos... ¡Buenas noches!

Cara de vacaciones...

domingo, 3 de abril de 2011

Las mejores cosas para hacer en Budapest (según yo mismo)


1. Subir a Buda (ojalá en el autobús 16 desde el Puente de las Cadenas) y disfrutar del castillo, la iglesia de San Matías y el Bastión de los Pescadores, con unas impagables vistas de Pest. Ojo con el Museo del Mazapán y el inmenso edificio del Archivo Nacional. Hacer una pausa en algún lugar como el Pierrot y, después, bajar caminando las escaleras hacia el Danubio resulta un ejercicio agradable y permite disfrutar del entorno.

2. Llegar hasta el Parque Municipal, visitar el Castillo de Vajdahunyad y la estatua del “Anónimo”, ver la Plaza de los Héroes y disfrutar de la hermosa amplitud de una ciudad que respira.

3. Recorrer la calle Andrássy de arriba abajo, disfrutando de sus grandes edificios, de sus tiendas, sus cafés, la Ópera, etc. No es sólo caminar por caminar, sino realmente pasear y mirar cada rincón, incluso algunas de las calles aledañas. Una maravilla. No por nada, es patrimonio histórico de la Humanidad.

4. Ir a la llamada “la tér”, que no es otra que la Liszt Ferenc Tér, una calle peatonal llena de magníficas terrazas, preparadas para invierno y verano, que se llena de gente a partir de las seis de la tarde. La atención es excelente, los precios son muy buenos y la calidad, varía de una a otra, dependiendo de lo que vayamos a consumir.

5. Tomar algo frente a la Ópera, en el “Callas”. Su especialidad es un café con miel y jengibre que está delicioso, entre otras muchas cosas. Para cualquier hora del día viene bien, porque las opciones son múltiples.

6. Visitar el Parlamento, por dentro y por fuera.

7. Hacer unos cuantos recorridos en tranvía: recomiendo el 19, en el lado de Buda, que bordea el río. El 2, en Pest, es menos atractivo, pero viene bien para conectar con otros transportes o para llegar directamente al Parlamento o al Gran Mercado.

8. Conocer el Gran Mercado y, desde ahí, pasear por la Váci Utca: una calle peatonal larga y llena de posibilidades para tomar algo, comprar o pasar el rato lejos del ruido de los coches. Esto es puro ejercicio de turista.

9. Nunca dejar de tener en cuenta de que estamos en una ciudad con tanta historia que, cada paso, cada piedra, cada muro tiene mucho que decirnos. Es interesante visitar alguno de los lugares históricos (Citadella, la Casa del Terror, etc.) para no perder esa perspectiva. No todo puede ser placer…

10. Caminar, caminar y caminar. No hay mejor forma de conocer una ciudad que ver sus calles, su gente y las cosas no típicas del turismo. Digamos que es mucho más interesante ver el back-stage de Budapest que las decenas de museos…

¡Vaya historia!

sábado, 2 de abril de 2011


Vaya, vaya... pedazo de canción la que interpreta Sara Ramirez (Dra. Callie Torres) en el último episodio de "Grey's Anatomy", que se apunta a la moda "Glee" y pone en pantalla un capítulo lleno de música. "The Story", originalmente de Brandi Carlile -y que estaba en la banda sonora de la serie-, gana potencia en la voz de la actriz, que ya tiene un EP disponible en iTunes para su descarga (pincha aquí si quieres verlo).

El regreso...

viernes, 1 de abril de 2011


Hace una semana estaba volando hacia mis vacaciones. Hoy, una semana después de eso, estoy a punto de salir de casa para ir a trabajar. La vida, así, tiene de todo. Por ahora y con ganas de contar el viaje, dejo una foto que mira desde Buda hacia Pest.