Vergüenza (propia)

lunes, 21 de marzo de 2011

Dejo programada para un rato más esta entrada por una cosa práctica y para no estar despierto cuando se publique...

Esta tarde demostré, una vez más, mi inútil e ineficaz sentido de la orientación. Una mujer me preguntó como llegar a la carretera de Barcelona (la A2) desde la esquina de mi casa. Es muy fácil y es un camino que he hecho miles de veces. Pero los nervios siempre me traicionan cuando me preguntan direcciones debido a mis antecedentes de total ineptitud.

Pues confirmado, la envié a cualquier otro sitio sin querer. Le di la indicación en sentido contrario, casi dando vueltas en redondo y, en vez de "sacarla" de Madrid, la estaba enviando de vuelta a la ciudad. Según se fue, me di cuenta del error, pero ya era demasiado tarde. Me fui con cargo de conciencia y asumiendo, una vez más, que lo mío no es guiar a nadie, al menos no por los caminos del asfalto.

Estimada señora, si usted lee esto alguna vez, por favor entienda que no fue por vocación ni por maldad, sino por estupidez. Sepa que la llevo como una espina en mi lamentable historial de direcciones...

1 comentario:

  1. Anónimo14:37

    No te preocupes, es genético, los mapas y demases me superan. Ayer venía con tu papá de Maule, se metió por una carretera nueva (yo juraba era la Norte Sur) y cuando pregunté donde estábamos me dide"camino a Talca, no ves el Poniente??????????? ja ja ja, ni Talca ni el poniente.

    Mamá

    ResponderEliminar