La pescadilla que se muerde la cola

domingo, 13 de marzo de 2011

El mundo parece no cambiar ni, mucho menos, aprender de sus errores. Hace unos días se publicaba en un medio de comunicación una portada de los años 70 en la cual la noticia de portada no era otra que la condena internacional del régimen de Gadafi (Gadaffi o Khadafi, que todas son aceptadas).

Esta tarde leo que la activista Erin Brockovich, que inspiró la película homónima y le dio el Oscar a Julia Roberts, ha vuelto a Hinkley (California) donde en los años 90 consiguió la mayor indemnización por daños jamás conseguida en EE.UU. por la contaminación que la empresa Pacific Gas & Electric provocó en las aguas de la mencionada localidad.

¿Por qué vuelve? Porque ha recibido denuncias de que la empresa está recurriendo a las mismas estrategias que utilizó en el pasado (compra de terrenos y reparto de agua entre los vecinos), además de comprobar que la toxicidad del agua duplica los datos estimados de Pacific Gas & Electric.

No sé si es un bulo o es que esa empresa es manejada por idiotas. ¿Repetir el mismo patrón que los llevó a pagar millones? En fin, que vivimos en una continua sensación de vuelta atrás, de revivir el pasado, de no avanzar ni aprender de las experiencias. A veces dudo de la teoría de la espiral continua y creo que estamos sumidos en la de "la pescadilla que se muerde la cola".

1 comentario:

  1. Anónimo21:56

    Dicen que el hombre es el ´´unico animal que tropieza con la misma piedra y ahora le agregamos que es la ´´unica pescadilla que se muerde la cola una y otra vez. A lo mejor sacaron la cuenta que todo lo que pagaron es mucho menos que lo que ganan contaminando.

    mam´´a

    ResponderEliminar