La pelea del azafrán

viernes, 18 de febrero de 2011

Pensando en una de las delicatessen que trajimos de Italia, un queso con azafrán, me acordé de una anécdota de 2010. Por esas cosas del trabajo, me tocó compartir oficina con una mujer bastante desagradable que lo sabía todo y tenía que tener siempre la última palabra.

Cierto día, le comentaba a otra compañera las cualidades beneficiosas de la cúrcuma para los problemas del tracto gastrointestinal o digestivo, esta mujer que tenía por costumbre invadir los espacios personales y las conversaciones de los demás, comenzó a decir que la cúrcuma es azafrán molido, y se utilizaba para cocinar curry y paellas. No recuerdo exactamente sus palabras, pero fue algo así, asegurando e imponiendo su profunda sabiduría.

Yo que llevo ya unos años leyendo sobre especias y, aunque no me considero para nada muy conocedor del tema, sí hay cosas que he aprendido. Una de ellas es que el azafrán proviene de los estigmas secos de una flor en particular y que la cúrcuma se obtiene de la raíz de la planta. Intenté explicarle la diferencia, sobre todo teniendo en cuenta de que el azafrán es la especia más cara del mundo y no se va a utilizar para "hacer" un condimento "menor". Pero, como era de esperar, no hubo manera. Elevó la voz y siguió repitiendo la misma idea hasta que el resto nos callamos.

Menos mal que ya no tengo que verla ni compartir el mismo techo con ella, porque es muy desagradable ver como la ignorancia, la mala educación y la desfachatez se concentran en un sólo sitio y, para peor, con un puesto de trabajo intocable. ¡Así va el mundo!

1 comentario:

  1. Anónimo14:05

    No te preocupes hijo, deja que los perros ladren, cuando tenga que hacer rissoto con cúrcuma espero encuentre la diferencia , aunque a lo mejor ni lo nota.

    Y gracias por los azafranes que me tres y me tren de por esos lejanos mundos.
    mi rissoto no sería el mismo sin ese ingediente.

    Mamá

    ResponderEliminar