Ni potingues ni potajes

martes, 16 de noviembre de 2010

Voy a poner una queja a todas y cada una de las droguerías que han tomado una moda muy mala: cada vez que compro algo, me regalan una muestra de productos anti-edad.

Lo siento por el próximo o la próxima que lo haga, pero aviso desde esta tribuna que lo o la mandaré a la mismísima mierda. ¿Voy dando yo enciclopedias a la gente que encuentro estúpida? ¿Entrego muestras de desodorante a los que no se han duchado por la mañana? No, por una cuestión de decoro. Entonces, ¿por qué insinúan mis problemas con las arrugas?

No tengo traumas por la edad y si tengo arrugas, las tengo. No me voy a preocupar por ellas. Menos a mis 34. Quizás a los 70 cuando parezca un Shar Pei, pero no ahora (aunque seguro que a esas alturas me importa un carajo).

Como dijo mi querida Norah Walker: "Every baby I have ever had, every kiss I gave, every tear, every glass of wine is right here on my face. I own it...". Toda mi historia está y estará en mi cara, y no pretendo borrarla ni maquillarla con potingues ni potajes.

2 comentarios:

  1. Anónimo19:51

    ja ja ja se enojó mi niño y eso que no has pasado por la cara de lástima cuando quieres comprarte ropa. Es una muy mala costumbre pero me gustó lo de los libros y desodorantes, ahora que estamos en verano utilizaré el último.

    Lo mejor que puedes hacer es decirles," gracias, pero sabes a ti te hace mas falta asi que te lo regalo"

    Mamá

    ResponderEliminar
  2. Has dado con un síntoma de un problema endémico - uy, me ha salido un poco pedante.

    Yo estoy tan feliz porque por fin me miro al espejo y veo una cara que se aproxima a reflejar mi edad y no la de alguien diez años menor.

    Somos quienes somos por la edad que llevamos en la tierra.

    Respecto a las muestras: a caballo regalado no le mires los empastes!!

    ResponderEliminar