La tarde está sonriendo

martes, 2 de noviembre de 2010

Un atardecer agradable, trabajando, pero con mucho ánimo encima. Ya estamos en noviembre, en dos semanas me asomo a los 34 y me han anunciado el primero de mis regalos de cumpleaños para final de mes, así que contento estoy.

También he recibido noticias desde el exterior, he contado un sueño que tuve el fin de semana, tuve una mañana productiva y una tarde que va por el mismo camino; y, pese a todo, me dio tiempo a preparar la comida y ver las series de ayer. Bueno, casi todas.

Además, el fin de semana estuvo muy bien. Empezó con una buena cena, dos gratas comidas, una tarde de reencuentros y un lunes de relax. Debo decir que mi biorritmo está en un proceso ascendente estos días y me alegro por eso. Me gusta disfrutar de mi oscuridad, pero reconozco que me cansa más que los buenos tiempos.

Lo único malo del fin de semana es el cambio de hora, que hace los días más cortos y las noches más largas. Nos quita luz y hacemos menos fotosíntesis. Pero no se puede tener todo en la vida. Algo hay que perder para ganar otras cosas.

Sigo intentando decidir si afeitarme el bigote o no. Todavía lo mantengo y creo que lo haré por unos días más, hasta que vea si me lo dejo o me lo quito. Sé que a mucha gente no le gusta, pero hay que cambiar de vez en cuando ¿no? Si no, la vida sería muy aburrida.

4 comentarios:

  1. Anónimo19:16

    Me alegro de todas tus alegrías hijo, siento lo del cambio de hora pero a mi mefascinam los días mas cortos y las noches mas largas.
    En cuanto a tu cumpleaños se que a pesar de la distancia lo celebraremos juntos y los regalos llegarn con los de Navidad en alguna fecha de este fin de semana en adelante. Podrias haber dicho cual sería el regalo de finales de mes para tener una idea. Acepto cualquier indirecta
    Mamá

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21:06

    No puedes decir que te van a regalar algo y no decime que es...
    Yo tambien me voy a dejar bigote, vamos a cambiar!! hoy he leido que el cambio refuerza la identidad, desde luego cuando se hace porque uno desea "alterar" la rutina y no porque tenga que seguir una moda. Si como personas cambiamos y evolucionamos cada dia, somos animales pensantes, algunos mas animales que pensantes, ¿por qué limitar el cambio a lo intelectual? La Mar

    ResponderEliminar
  3. Anónimo21:29

    me han pisado el regalo! :-(

    a pensar otra vez...

    i.

    ResponderEliminar
  4. Mar, escribes tan poco, pero cuando lo haces, ¡aciertas con un pleno! Gracias por compartirlo aquí en mi blog. Los cambios se pueden dar en todos los planos y son necesarios...

    Y te dije por SMS cual era el regalo... no te llegó?

    ResponderEliminar