La hormona bailarina

miércoles, 30 de junio de 2010

Yo sigo con el tema de la música. Y la pregunta de la semana es:

¿Cuál es la canción que te despierta la hormona bailarina?

Puedes dejarla en los comentarios.

¡Gracias!

"Quinto aniversario"

martes, 29 de junio de 2010

Una vez más, el Teatro Fierabrás me ha impactado con una de sus producciones. "Quinto aniversario" es un juego de espejos entre la realidad y la ficción, entre las personas y los personajes, entre nosotros mismos y los demás. Tal como comentó el director, César Augusto Cair, se recurre al texto teatral para expresar los propios sentimientos, disfrazando al individuo y mostrando al ser imaginario.

El texto me pareció impecable, poderoso y con la tensión precisa para sostener sus 75 minutos de duración. Cinco personajes -que esta vez no buscan autor- retratando distintos estadios del ser humano: la inocencia torpe y feliz; la cara lúdica, festiva y erotizada; el desamor y el desengaño; el sufrimiento, la incomprensión y la desazón; la crueldad, el egoísmo y la vanidad. El juego que se da tras bambalinas puede llegar a ser mucho más interesante y llamativo que la propia obra.

Con un reparto consistente y un, como ya decía, buen guión, "Quinto aniversario" es una de esas experiencias teatrales que dejan con buen sabor y con ganas de más. Este martes 29 hay otra función en la sala DT y el próximo 6 de julio, en la Sala Tarambana. Más información en: http://teatrofierabras.blogspot.com/.

Una tormenta no hace verano...

jueves, 24 de junio de 2010

Para que luego no digan que la naturaleza no está dando señales. Estamos siendo atacados -no se me ocurre mejor forma de describirlo- por una tormenta veraniega: rayos, truenos y relámpagos, que trajeron como compañía una intensa lluvia que, en pocos minutos y gracias a un par de ventanas abiertas, transformó algunas zonas de la casa en mini-piscinas que tuve que secar con toallas.
Ahora mismo, el agua golpetea en la ventana, mientras el cielo retumba y brilla. El vídeo lo logré sacar antes de darme cuenta de que tenía la mitad de la camisa mojada y parte de los pies encharcados.

video

20 años

Hace ya 20 años. Yo apenas tenía 13 años. Celebrábamos el mundial de Italia 90. ¿Te acuerdas cuánto te gustaba esa canción?. Y en el día de San Juan, te fuiste sin aviso previo ni grandes aspavientos, tal como siempre hacías todo: con discreción y elegancia.

Fue un domingo de invierno pero había algo de sol, aunque realmente eso no importaba mucho. Nos levantó de la cama la llamada de mi hermano y luego de dos días de casi no saber dónde estábamos ni qué pasaba, las palabras en italiano del padre (no me acuerdo de su nombre, pero era un viejito canoso) me golpearon más que cualquier otra cosa y me di cuenta de que ya no estabas más, al menos no como hasta ese momento estábamos acostumbrados.

20 años después todavía tengo la necesidad de pensar en ti, de pensar en lo feliz que estarías de que te contase sobre mis viajes a Italia, de pensar en las ganas que tengo de sentarme a oír como tocas el piano. Me consuela pensar en todos los recuerdos que tengo de ti y los veranos que pasé casi enteros en casa de la Nonna. Me consuela saber que siempre estás conmigo. Y cada vez que suena esta canción, tengo mil imágenes para elegir.


La vuelta al cine...

miércoles, 23 de junio de 2010

Fui al cine hace un par de semanas a ver "Vincere", película italiana que cuenta la historia de una de las amantes de Mussolini, Ida Dalser, interpretada por Giovanna Mezzogiorno. La película es consistente e intensa, pero me quedo corto en palabras para describir el trabajo de la actriz italiana: sobreactúa en el momento preciso y aligera la carga emotiva con exactitud y un mohín desinteresado. Además, su belleza parece no tener límites de tiempo o registros: los domina todos.

Nunca había visto nada de Marco Bellocchio, el director de la cinta, pero me ha dejado con buen sabor de boca y un interés por conocer algo más de lo que ha hecho. Reconozco entre sus títulos, "Buenos días, noche", que me suena bastante de hace algunos años.

No me voy a extender aquí sobre la película, porque para eso tengo otro blog que reclama ser retomado. Pero no quería dejar de mencionar que, después de un par de meses intensos y ausente del cine, he vuelto.

Gracias por los aportes musicales

Quiero agradecer a todos los que dedicaron algunos minutos de su tiempo a compartir sus listas musicales. Ahora pueblan mi Ipod muchas cosas nuevas que, de momento, estoy descubriendo y disfrutando.

¿Podré hacer algún día una lista con música de todos los países?

Miedo a la "anormalidad"

Llevo más de 24 horas sin voz y pese a que mi día ha transcurrido sin problemas, me doy cuenta de que no estoy en mi zona de confort. El simple hecho de no poder articular palabras como de costumbre, me provoca una serie de reacciones de autocensura: no entrar a una tienda, no subirme a un taxi, etc., cuestión más que absurda teniendo la posibilidad de escribir o de señalar lo que quiero. Pero es así, nos sacan de nuestra acomodada cotidianeidad y no somos los mismos.

Ya me ha pasado en algunos viajes a lugares donde no controlo el idioma. Recuerdo una discusión con el chico de la caja en una tienda en Blackpool cuando no podíamos entendernos respecto al hecho de pagar con Visa y enseñarle mi tarjeta de identidad. Él buscaba algo que explicase la tarjeta con mi foto que yo le mostraba (cliente frecuente, descuento perpetuo...) y yo, desafiante, me ponía casi a gritarle en inglés que si tenía algún problema con la identificación. Si eso me pasa en algún lugar donde el idioma o la cultura me resulten más cercanos, seguro que se soluciona en dos segundos.

El hecho de perder el control es algo que me pone en alerta. No digo el tener que controlar todo, sino que el ceder cierta cuota a la aventura, al riesgo. La verdad es que es difícil de explicar, porque luego hay ciertas aventuras a las que no les tengo miedo.

Pero no quería ir por ahí, sino comentar las dificultades a las que están sometidos en el mundo "normal" (concepto que cada día odio más) quien no son considerados "normales". Hace un par de meses, estuve preparando una serie de reportajes con una amiga sobre temas de discapacidad y estuvimos buceando en una serie de experiencias, historias, dudas y comentarios al respecto, que nos dieron una idea general de lo que era ser distinto a los demás en cuanto a ciertas habilidades físicas o sentidos. Pendiente, eso sí, quedó vivir una de esas experiencias en carne propia y desde un ángulo distinto.

En fin, que voy soltando cosas porque extraño escribir a diario en mi blog. Quiero decir tantas cosas que me voy bloqueando solo. Pero tendrán que ir saliendo y, estoy seguro de ello, que vendrán tiempos mejores para mí, que me permitan dedicarle más tiempo.

¡Ayuda! 5 canciones...

martes, 15 de junio de 2010

Estoy en la búsqueda de nueva música, de variedad, de salir un poco de lo habitual en mi lista del Ipod. Por eso, quiero pedir ayuda por todo el ciberespacio. ¿Cómo? Muy fácil: Simplemente mira tu lista de canciones en el MP3 o en el PC o donde sea y pon en los comentarios las primeras 5 o 5 de las primeras 10, 20 o 50. Sólo pido que sean cinco. Así me inspiraré y me dejaré recomendar por un amplio grupo de personas.

¡Sin miedo! Los gustos musicales son y deben ser siempre variados. Desde la Pantoja hasta Iron Maiden...

¿Me ayudas?

(si pueden multiplicar este mensaje entre sus contactos, mucho mejor... ¡más ayuda!)

Me quedo con ellas

jueves, 10 de junio de 2010

Es impresionante lo rápido que se pasa el tiempo. Pensé que hace apenas dos días que no escribía en mi blog, pero se me ha pasado una semana completa. Entre trabajo y trabajo, y algo mínimo de vida social, el tiempo se desaparece. Y sé que tengo deudas de correos, mensajes y noticias, pero ahora no tengo fuerzas para contestar a todo ni a todos.

Vendrán días mejores, pronto. Si todo sale según lo planeado, las cosas se calmarán y podré retomar mis actividades abandonadas: el libro de cocina, las largas sesiones de conversación y cine, los largos correos y otras tantas que, de tanto tiempo que ha pasado, apenas recuerdo. Este ciclo de hiperactividad está siendo largo, pero estoy sacando muchas cosas en claro: hay prioridades que, ni de cerca, tienen que ver con el exitismo ni con el dinero. Prefiero una tranquila tarde en buena compañía que una gran cuenta bancaria a fin de mes; me quedo con una buena experiencia que con el exceso de malos ratos. Prefiero sentirme feliz que comprando una felicidad efímera.

Cuesta verlo, no es nada fácil. Por mucho tiempo sentí que me motivaba el dinero, que lo que me movía era la necesidad de hacer cosas que implicasen gastar. Sí, no niego que me gusta consumir y viajar y disfrutar de la vida. Pero tampoco es lo más satisfactorio. Es algo pasajero que, al poco, se queda en nada. No obstante, estar con los amigos, compartir unas risas y largas confidencias, encontrarme con alguien de improviso por la calle o recibir un mensaje que me hace llorar de la risa en un taxi, son cosas que no tienen precio. Y me quedo con ellas.

Postres...

jueves, 3 de junio de 2010

Adios Blanche

Acabo de leer en la Web que se ha muerto Rue McClanahan, la genial Blanche Deveraux en "The Golden Girls", convirtiéndose en la tercera de las actrices que muere en años consecutivos desde 2008: primero murió Estelle Getty y Bea Arthur lo haría 2009.
Con ella se va uno de los personajes más graciosos e inolvidables de la televisión, muy adelantado para una serie familiar y, en apariencia, conservadora. Sin embargo, era más provocadora que muchas de las que no tenían problema en aparentar de transgresoras.
Aquí dejo un vídeo de casi 10 minutos con algunos de los mejores momentos de la serie en su primera temporada. Pero el usuario que los subió a YouTube tiene otros tantos en su perfil. Quien quiera ver más, sólo tiene que entrar a: http://www.youtube.com/user/TheLanai.



La entrada 500

No puedo creer como se pasa el tiempo, como se me siguen escapando los días sin poder escribir en mi blog. Pero ahora las cosas se van calmando, poco a poco. Las entregas se cumplen, los plazos se acaban y las tareas comienzan a disminuir. El trabajo continúa de forma intensa, pero las cosas que tenía extra, se reducen... al menos, de momento.
Ya he podido organizar las vacaciones y cerrar así otro tema pendiente. Como siempre ocurre, el tiempo va poniendo todo en su lugar.
Y me encuentro de golpe con la entrada 500 del blog, algo que hace tiempo había pensado preparar con cuidado, con esmero, para celebrar el acontecimiento. Pero hoy no tengo las fuerzas para hacer algo grande. Más bien, prefiero disfrutarlo con un texto simple, sin ambición ni pretenciones, siguiendo en la línea de lo que ha sido esta bitácora para mí.
Nació como una inquietud, pero se ha convertido en parte importante de mi vida. Es mi lugar de expresión libre (cada vez más, incluso). Aquí me permito ceder muchas cosas de mí, de mi mundo, de mi entorno y del de todos. Aquí juego con las palabras, con las canciones y con los mensajes. Aquí me río, me emociono, me desahogo, me enojo y exorcizo muchas cosas.
Por eso es importante para mí llegar a este número 500. Significa que en estos últimos 5 años he estado aquí, no tanto como me gustaría, pero sí consiguiendo el objetivo: escribir, escribir y pasarlo bien un rato.
¡Felices 500 entradas! Y gracias a todos y todas por acompañarme en muchas de ellas.