Lo que depara 2011

viernes, 31 de diciembre de 2010

Asomándome al nuevo calendario y si nada cambia mucho los planes, la agenda de 2011 podría marcar a lo largo de sus 12 meses lo siguiente:

1. Un proyecto del que no puedo hablar todavía, pero que está ligado al mundo del cine y del audiovisual. Ya iré contando más cosas cuando se pueda...

2. Me apuntaré al Máster Community Manager y Social Media Marketing, para encaminar mis esfuerzos hacia el mundo de las comunidades on-line, los blogs y las redes sociales. Fundamental complemento para mi tarea periodística en la red.

3. Si todo sale bien, ampliaré mi presencia como colaborador en distintas publicaciones. Se podrían concretar algunos contactos ya hechos y crear algunos nuevos. La búsqueda debe ser permanente y persistente.

4. Saldrá al mercado un interesante proyecto e-learning en el que estamos trabajando en un eje Londres-Madrid. Las ideas para su difusión son amplias. Esperamos que sea bien recibido en los distintos mercados y en las distintas plataformas.

5. ¿Será el año definitivo para mi libro de cocina? No lo quiero asegurar, pero creo que podría ser muy positivo darle el último empujón y sacarlo a la calle. La idea es que no sólo se quede en formato papel... Ya tengo interesantes planes para él.

¿Qué ocurrirá al final? Lo sabremos dentro de un año...

Hitos del blog en 2010

Curiosamente, hay dos días que destacan en cuanto a número de visitas en "Tomás en Europa" durante 2010: el 4 de marzo (la versión VI del terremoto en Chile) y el 3 de noviembre (cuando publiqué la foto de mi bigote). Y destacan porque casi duplicaron o triplicaron las visitas habituales de este blog.

Más curioso aún es que ninguna de esas dos entradas es la que lidera el ranking de las más visitadas en los más de 5 años de vigencia. El post que se lleva el puesto más alto del podio es: Revista Elle se transforma en la Guía "Michelin", que poco a poco fue captando lectores para alcanzar el número 1.

Viendo estos resultados por encima -no podría entrar en cavilaciones más profundas- lo único que saco por conclusión es que no tiene ninguna lógica. El blog, así como se llena de contenidos de forma intuitiva, responde de la misma manera. Y creo que así es más entretenido, al menos para mí. Nunca sé sobre qué voy a escribir mañana (o dentro de un rato) y no hay nada planeado, más allá de "rumiar" durante un día o dos un tema, o durante algunas horas, o simplemente volcando lo que hay en mi cabeza sobre el teclado.

Calculo que seguirá siendo así en el futuro. Un conjunto de ideas sin organización ni sentido, pero que tienen algo claro: son totalmente honestas.

Kindle sorpresa

Este será uno de mis regalos para el 2011. Un Kindle (de Amazon), para llevarme muchos libros en el más mínimo espacio. Después de mucho dar vueltas, de comparar, de pensar, de contrastar y de mil cosas más, lo que me faltaba era tenerlo en mis manos. Lo probé hace un par de días, comenté con su dueño las ventajas del producto y me decidí: ¡lo quiero! Y ya no hay vuelta atrás.

Esto no quiere decir que deje de lado la literatura en papel. ¡Jamás! Necesito pasar las hojas, notar el tacto del papel, el olor a imprenta. Pero, muchas veces, la comodidad viene acompañada de pequeños cambios y el libro electrónico será uno de esos. Un invento genial para los tiempos que corren, pero que jamás (lo doy firmado) podrá ocupar el lugar que una buena biblioteca tiene para un fanático lector. Un capricho tecnológico más para el año que sale y para el que entra.

Echar la vista atrás y agradecer


Al final de cada año siempre tendemos a echar la vista atrás y evaluar ciertas cosas de nuestra vida, de nuestro entorno, de la sociedad en general. Se da por hecho que el cambio en el calendario representa un renacer, una modificación más profunda en nuestro devenir. Quienes siguen el blog y quienes me conocen en persona, saben para mí el año nuevo no es más que otro día y no tiene ninguna cateogría especial. Para una persona, cualquier día puede ser un nuevo año.

Pero bueno, no es el punto de este post discutir la relevancia que tiene para cada uno esta festividad (lo que no quita que cualquiera pueda expresarse al respecto en los comentarios y a su total antojo). Quería simplemente comenzar a cerrar 2010 con un agradecimiento general a todos quienes se han pasado por aquí alguna vez, a quienes asiduamente siguen las páginas de este blog y a todos los que están por venir.

Me pongo a mirar estadísticas y me abruman, porque nunca pensé en ellas cuando inicié este proyecto. Por eso quiero dar las gracias a todos quienes me acompañan en este viaje, gente desde muchos rincones del mundo, que jamás imaginé que podrían formar parte de este camino. Su apoyo me inspira a seguir escribiendo y a abrir cada vez más los contenidos de este blog, a mejorar.

De todo corazón, mi más profundo agradecimiento y el deseo de que esta noche o cualquier día, se convierta en un verdadero periodo de renacimiento, de reconstrucción, de optimismo y felicidad. Que nadie nos imponga el momento del cambio, pero que cuando ocurra, sea real y nos mueva profundamente.

Machismo Leninismo

jueves, 30 de diciembre de 2010

Este concepto, que nació hace algunos años de la mente de un humorista para referirse a la tendencia más extrema de esta lacra social, encierra muchas ideas:

1. La profundidad que alcanza, bien entrado el siglo XXI, la existencia del machismo en la educación dentro de las familias. En el ámbito público se hacen continuamente campañas para combatirlo; pero, si el asunto no se ataca en el propio hogar, los esfuerzos son inútiles. Se deben inculcar los conceptos de igualdad y respeto desde pequeños.

2. Se ha casi ideologizado la superioridad del hombre o su preponderancia en ciertos asuntos, relegando a la mujer a un lugar secundario. Desde los niños que son "atendidos" por sus hermanas, a las madres que se sacrifican para que sus "hombres" no hagan ninguna de las labores de casa, o los padres que consideran una "mariconada" que sus hijos cocinen, hagan camas o limpien... todos ellos no hacen más que consolidar este grave error. Las mujeres no son de usar y tirar.

3. Es completamente erróneo el sentido de pertenencia que ciertos hombres sienten sobre las mujeres de su entorno, sobre todo en cuanto a sus parejas. Producto de esta desviación conceptual, en España han muerto alrededor de 85 mujeres por violencia de género en lo que va de 2010, casi todas en manos de actuales o ex novios. Una cifra espantosa.

Pero este post tan preocupante, lo voy a acabar con la anécdota que hoy me contaron y que se convirtió en el origen de esta entrada: una mujer que se encuentra mal y con fiebre, le comenta a su marido que no se siente bien. Él, después de mostrar su preocupación y empatía, le dice que una vez que haga la cena, puede acostarse. Y lo hace de todo corazón, sin ánimo de aprovecharse o de hacerla sufrir. Simplemente demuestra la relación desigual entre ambos y la inutilidad de la figura masculina dentro del funcionamiento del hogar: no sabía cómo preparar la cena y para evitar "problemas", presenta la "fantástica" solución.

Lo primero es pensar ¡pobre mujer! Pero lo siguiente, y quizás más duro, es pensar ¡pobre hombre! Si alguien es capaz de perder toda su hombría, su fortaleza, su superioridad, su alta inteligencia o su arrojo en algo tan cotidiano como llevar una casa, es que hay algo en esa hombría que está fallando de manera grave. Es sabido que muchos hombres no hacen más que llenarse la boca hablando sobre su masculinidad o buscando la forma de mostrarla al mundo (fumar puros, irse de putas, hablar mal de sus mujeres, gritar, etc.), pero situaciones como esta no hacen más que ponerla en total y absoluta duda.

Grafittis del mundo (2009-2010)


Arte callejero en Lisboa, Paris y Nueva York.

La ley Sinde y la Santa Inquisición

miércoles, 29 de diciembre de 2010

En los últimos años hemos sido testigos de los intentos por controlar y limitar Internet a través de distintas fórmulas. Se acusa a la red de ser la causa de la profunda crisis que viven las discográficas y las compañías productoras de cine (creo que tiene más que ver con la mierda que ofrecen últimamente: discos de escaso recorrido y nula proyección, artistas de medio y escaso pelo -salvo contadas excepciones-, películas muy olvidables y problemas claros en la distribución, por mencionar algunos), entre otros muchos males.

La última intentona del gobierno de Zapatero y de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha sido la creación de un grupúsculo de expertos que evaluaría (en principio, propiciaría) el cierre de páginas web que "vulnerasen los derechos de propiedad intelectual", idea que fue rechazada por el Congreso. En suma, se establecería un organismo como la Santa Inquisición que tomaría decisiones respecto a ciertos contenidos de la red. El principio, si bien es cierto, es loable dentro de su intención de proteger a los autores, seguro que acabaría derivando en una mala praxis, degenerando como ocurre con todo en el ámbito político (de la aristocracia a la oligarquía, de la monarquía a la tiranía, de la democracia a la anarquía).

Pero lo que me molesta es que, detrás de toda esta intencionalidad, existen intereses económicos y grupos de presión que están intentando consolidar unos derechos adquiridos que, insisto, no les corresponden (Ver post del domingo 26). Además, porque se atenta contra la esencia básica de Internet: la libertad.

¿Por qué ocurre esto? Simplemente por miedo, por desconocimiento. Como todavía ni siquiera nos asomamos a las posibilidades de una red mundial ilimitada, rápida y sin censuras (pese a lo que tenemos, todavía existe mucho control y poca igualdad en las opciones de acceso a la información), aunque casos como el de Wikileaks nos ha dado una idea bastante cercana, los gobiernos y los grupos de interés quieren proteger sus feudos, evitar que muchas cosas se sepan y seguir haciendo lo que hasta ahora: controlar la información de forma directa o indirecta.

Los internautas no podemos ceder ante este tipo de iniciativas. Tendremos que manifestarnos las veces que haga falta y no callarnos la puta boca por más que nos lo manden. Los blogs, las webs, los foros y todas las instancias que tenemos en nuestras manos son las herramientas que tenemos para presionar en oposición a medidas como las que han intentado aprobar. Volverán a la carga, sin duda. Lo hará el PSOE antes de salir de la Moncloa o el PP cuando llegue, pero alguien lo intentará. Lo que hemos visto no es más que una maniobra populista y política. Pero alguno, de una forma u otra, tratará de recortar nuestros derechos de libre información.

¿Por qué tendría que venir alguien de fuera a "decidir" si mi página tiene o no contenido que "vulnere" algo? ¿Qué tienes que decir? ¿Te parece bien que existan estas iniciativas de control? Deja tu opinión en los comentarios.

Las fotos de 2010 (¡las mías!)

Algunos buenos momentos del año. Un pequeño resumen de viajes, encuentros y testimonios. Todos son, de alguna forma, compañeros en este largo viaje.

Las fotos de 2010 (que no son mías)


La idea no es mía y, mucho menos, lo son los derechos de autor. Todas ellas tienen dueño, todas ellas muestran su arte, su buen ojo y un talento para reflejar aquello que podemos ver, pero quizás nunca podremos representar.

No pretendo hacerme con nada que no me corresponda. Simplemente, rindo un homenaje a los fotógrafos que nos trajeron las imágenes más interesantes del año que termina. En El Mercurio (www.emol.com) hay 100 de ellas. Yo seleccioné 15 y las cuelgo en mi blog. Completamente recomendable es tomarse el tiempo para verlas y repasar en fotografías los últimos 365 días.

Las hay curiosas, las hay muy duras. Pero es que la vida es así, un poco de todo...

Los viajes de 2010

martes, 28 de diciembre de 2010

Algunos kilómetros me hice este último año. La mayoría, cruzando océanos y continentes para llegar a Chile a finales de julio. No contento con eso, nada más volver de allende los mares, cogí bártulos y emprendimos rumbo a Cáceres para llegar a Lisboa, el siguiente destino de vacaciones. De invierno a verano en menos de 24 horas. Y vuelta de Lisboa para ir a Trujillo.

A la semana siguiente, Ezcaray en La Rioja. Dos semanas después, a Paris los pasajes para disfrutar de 4 días en la capital francesa, que nos recibió con un inmejorable clima.

Pero en julio habíamos estado por Zaragoza, Albarracín (en la foto) y Cuenca; en marzo, en Cáceres para el Festival de Cine. Y, el último viaje del año, a Daimiel y al Parque Nacional de las Tablas.

Para 2011 ya hay dos preparados al 100%: Roma y Budapest, para el primer trimestre. Se asoman posibilidades de Londres o Ámsterdam o Dublín con el equipo de siempre. Y yo tengo ganas de disfrutar de la Provenza. También me apetece subir a Barcelona otra vez, o conocer Bilbao o San Sebastián. Valencia debería ser un destino casi seguro, que se nos acumulan las razones para ir. ¡Ya iré reportando!

Las tertulias literarias

Este año hemos estado más flojos. Nos hemos aplicado menos. Pero el espíritu de los que participamos, se mantiene intacto. Leemos, comentamos, disfrutamos de la buena compañía, ponemos verdes a unos cuantos autores, nos recomendamos lecturas y votamos para elegir el siguiente libro.

A pesar de la flojera, debo decir que es un grato momento compartir mesa con tan buenos amigos y compañeros. Más aún cuando nos repasamos a:

Paul Auster - "Invisible"
Haruki Murakami - "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas"
Enrique Vila-Matas - "Dublinesca"
Wells Tower - "Todo arrasado, todo quemado"
Kazuo Ishiguro - "Nocturnos"
Shalom Auslander - "Lamentaciones de un prepucio" (pendiente y en zona de peligro)

Los (pocos) conciertos de 2010


1. The Swell Season por dos: en febrero y en octubre.
2. Kevin Johansen en la Casa de América, en abril, y en el Teatro Municipal de Talca, en agosto.
3. Rosana en el Teatro Monumental, hace poco, en noviembre.
4. Carmina Burana en El Escorial.

Muy pocos, la verdad. Este año no estuvo muy nutrido. Tampoco es que sea un asiduo espectador de conciertos, pero había mejorado bastante mis números. Nada, este año se fueron a pique otra vez.

¿Mejorarán en 2011?

Mis hitos de este año (Tecnología / Internet)

1. ¡Quiero un IPad! No sé cómo decirlo más alto y más claro. No será la panacea, pero quiero uno... Si disfruto tanto con mi IPod Touch, ¿por qué no lo haría con un IPad?

2. Spotify. Aunque las discográficas quieran cerrarlo, es de lo mejor que hay en Internet. Su catálogo es enorme, pero tiene grandes carencias en música local latinoamericana y africana, por mencionar dos ejemplos, y en grabaciones previas a los 60's. Me hice socio premium y ha sido una de las mejores inversiones del año.

3. Twitter. Este fue el año que entré definitivamente en la red social del pajarillo. Si bien me había dado de alta hace un tiempo, fue sólo hace unos meses cuando descubrí su potencial y su utilidad.

4. Wii. Me gusta la experiencia Wii y aunque no le dedico todo el tiempo que me gustaría (por lo que mencionaba en el post anterior), cuando puedo me pongo con ella a hacer ejercicios y a jugar.

5. Mi Web. Es precaria y pobre aún. Pero vendrán tiempos mejores para ella. Pero 2010 será recordada como el año en que nació mi propia página en la red. Bueno, no será un acontecimiento social, pero para mí sí que es importante.

6. Blog. 2010 también ha sido el año del blog. Lo he incorporado a mi rutina diaria y cada vez me gusta más escribir. La meta para 2011 es, al menos, un post al día (salvo viajes, pero ya compensaré con los post al regreso).

Y más cosas que puedo ir agregando cuando se me ocurran...

En la cama... pero leyendo y leyendo

Necesitaba un día en la cama y, la verdad, es que necesitaría unos cuantos más. No solamente para quitarme de encima esta gripe (que no avanza ni retrocede), sino para dedicarme a la lectura.

Ayer terminé, por fin, las "Lamentaciones de un prepucio". Buen libro, gracioso, irónico, pero perturbador en muchos casos. ¿Cuál es el límite de la espiritualidad y el comienzo de la tortura psicológica? Pero también me ventilé las 321 páginas del libro "Las confidentes", de Elizabeth Subercaseaux, regalo de mi hermana en la última "cajita feliz" que llegó desde Chile. Y también avancé unas 40 páginas en el libro "La barrera del pudor" de Pablo Simonetti, otro escritor chileno.

Pese a la sensación febril y a que dormí casi toda la mañana, siento que fue un día productivo, necesario y merecido. Hace tanto tiempo que no era capaz de quedarme leyendo en la cama sin la sensación de estar ocupando minutos valiosos, de perder horas en "ocio" en vez de estar trabajando para otros.

En la larga conversación con mi hermano del día 25 me dijo una cosa que me quedó dando vueltas: mejor trabaja para ti, no para los demás. Bueno, no fue exactamente así, pero eso era lo que quería decir. Que me dedicara a aquellas cosas que, de una forma u otra, me beneficiaban o me convenían y, todo lo demás, que lo fuese dejando de lado en la medida de lo posible. Muy relacionado con lo anterior, tengo que sopesar las cosas en las que estoy ocupando mi tiempo, ver cuáles de ellas son rentables, monetaria y personalmente, y tomar decisiones constructivas para mi futuro.

Ojo que esto no lo hago por ser año nuevo ni fechas de renovaciones. No necesito que un puto calendario me diga cuándo ni cómo tengo que hacer las cosas. Simplemente es una coincidencia necesaria que se plantea ahora. El 2011 estaré igual que en 2010, sea año impar, par, del conejo, del loro o de la rata. Me importa un carajo. Sólo sé que tengo que encaminar mis pasos hacia la consecución de mis objetivos y no de los objetivos de los demás. Que así sea.

(Acompaña mi post otra "Dosis" de Alberto Montt)

En la cama

lunes, 27 de diciembre de 2010

Tenía que llegar en algún momento. Y llegó. Desde ayer en la tarde que estoy en cama con una naciente gripe. Después de las semanas de frío y algunos días de calor, además de las largas horas en la cocina que me pasé los últimos días, finalmente mi cuerpo dijo "no más".

Acabo el 2010 tal cual como lo recibí: en posición horizontal y pañuelo en mano. Espero que en 2011 no se repita el ciclo.

Reflexión para la gente de la SGAE

domingo, 26 de diciembre de 2010

Para la Sociedad General de Autores y Editores: la música y la literatura no son artes superiores a la pintura, la escultura, la arquitectura y otras expresiones creativas. De igual forma, la labor autoral o el trabajo creativo o el proceso de alquimia en que un elemento de cualquier naturaleza se transforma en arte, tiene el mismo valor en todas sus expresiones...

Entonces, ¿por qué no se le paga a los herederos de Picasso cada vez que alguien mira uno de sus cuadros? ¿Por qué no le damos a Norman Foster un euro por cada persona que visita alguno de sus edificios? ¿Por qué razón Calatrava no cobra un dineral por derechos de autor? ¿Por qué yo, periodista, que también paso por un proceso creativo casi a diario, no tengo posibilidad de cobrar derechos por cada persona que lea, comente o reproduzca mis textos, o por la cantidad de copias que se impriman?

¿Por qué la música, el cine y la literatura sí tienen esa posibilidad? ¿Por qué algunos cantautores siguen cobrando derechos por creaciones de hace varias décadas? ¿Por qué lo harían sus herederos? Aquí hay algo que huele mal, que no es justo y que atenta contra la libre creación, la libre distribución y, además, favorece a un pequeño puñado de personas. Todo un interés económico disfrazado de defensa de derechos. Mal, muy mal.

Algo de lo que pasó en 2010

Y se viene la época de recuerdos. Entramos en la última semana del año y, como siempre, es útil volver la vista atrás y recuperar algunos hitos. Creo que este año no me centraré en ninguno en particular -salvo que durante la semana me invada la musa de los ranking- y haré una vista general de lo que ha sido este 2010.

Chile estuvo en el centro de las miradas internacionales desde el segundo mes del año: gran terremoto, el quinto de la historia, en la zona centro-sur del país. Se llegó a hablar de más de 1.500 muertos, pero la cifra oficial pronto rebajó las peores estadísticas. No fue un nuevo Haití en cuanto a magnitud social, pero en cuanto a magnitud telúrica, fue lo más de 2010. Cambio de mando presidencial, a los pocos días, con ceremonia movida y caras de susto. Más tarde, los mineros. 70 días bajo tierra que terminaron casi en una especie de reality show al momento del rescate con una audiencia, dicen, de más de 1.300 millones de espectadores en todo el mundo, es decir, 1 de cada 4 habitantes del globo, lo vio en directo. Yo fui uno de los otros tres...

Ha sido un año de crisis económica, de precariedad laboral. La política se revuelve y se entrecruza: la derecha adquiere una marcada conciencia social, mientras la izquierda socialista se vuelve privatizadora y económicamente más liberal. Los multimillonarios prometen ceder buena parte de sus fortunas a iniciativas filantrópicas, mientras la clase media es castigada duramente por la recesión, el paro y la sensación de inseguridad que invade el mercado. Aún así, el consumo no muestra una marcada tendencia a la baja, los restaurantes están llenos y las navidades coparon las tiendas. ¿Quién dijo crisis? En parte, lo decimos todos, pero pocos la practican...

La televisión, salvo contadas series y algunos pocos programas, sigue siendo una porquería. Lo mismo parece ocurrir con el cine: 2010 ha sido un año de contadísimos buenos estrenos. Hace poco tuve que elaborar una lista con las 10 mejores películas y me costó una barbaridad. Más de alguna dejé pasar con una criba más laxa, porque apenas llegaba a las 6. Y en TV, lo mismo: si hacemos recuento de fracasos televisivos, las manos y los pies no nos alcanzan para contarlos. Año desastroso y complicado en este ámbito.

No obstante, me permito una frivolidad. Para mí 2010 ha sido un año muy especial y eso no me lo puede quitar nadie: ni la crisis ni los terremotos ni las inundaciones ni Belén Esteban... ¡Nadie! Pasa a mi historia personal por ser un año de revelaciones importantes, de amor incondicional y de mucho, muchísimo cariño y apoyo. Y por eso celebraré este final de diciembre con un gran GRACIAS y tal como Rita Barberá nos enseñó a hacerlo (en la foto).

La comida como referente cultural

sábado, 25 de diciembre de 2010

Uno de los libros que me regalaron en estas navidades, es "Por qué a los italianos les gusta hablar de comida" de Elena Kostioukovitch. Desde que vi la portada, no pude sentirme más identificado. Por un lado, la familia italiana que me precede. Por otro, porque siempre acabo hablando de comida y lo hago con pasión. Más que comida, de cocina. O de ambas.

Tal como prologa Umberto Eco y comenta la autora en la introducción, es llamativa esa necesidad de hablar acerca de alimentos y las mil formas de prepararlos, pero reconocen la base cultural, social, política y antropológica que hay en esta práctica tan habitual en el país de la bota (y en muchos otros sitios, aunque quizás sin tanta pasión). Curioso me resultó saber que en la cultura inglesa es mal mirado hablar de comida en las reuniones sociales, porque rebaja el nivel intelectual. ¡No saben lo que se pierden! Quizás por eso su cocina no es muy reconocida en el mundo gastronómico (o, simplemente, en el mundo).

Me gusta hablar de comida, leer sobre ella y, más que nada, prepararla, disfrutarla y compartirla. Muchos dicen que no merece la pena cocinar para uno. Para mí tiene el mismo efecto relajante y placentero, pero sí comprendo que falta ese momento de comunión con una o más personas en la que los sabores, los olores y las texturas se funden con los recuerdos y las percepciones particulares.

También me gustó el párrafo que dedica Kostioukovitch respecto a esas referencias culinarias a las que hacemos alusión en muchos momentos, citando a Andrea Tagliapietra, un filósofo dedicado a entender al pueblo italiano a través del imaginario colectivo desde la perspectiva de la cocina:

"Tenemos apetito de conocimiento, sed de saber y hambre de información, devoramos un libro, nos empachamos de datos... nunca nos hartamos de cuentos, nos comemos las palabras, rumiamos algún proyecto, digerimos a duras penas algunos conceptos mientras que asimilamos mejor unas ideas que otras. Nos bebemos las palabras de alguien que nos narra una historia sobre todo si emplea dulces palabras y evita hacer amargas consideraciones, comentarios ácidos o repulsivos o, peor aún, insípidos o desabridos. Por algo los cuentos más apetitosos son aquellos salpimentados de anécdotas graciosas, descripciones picantes y metáforas sabrosas".

Gran ejemplo, pero se refiere también un poco antes en el texto a expresiones tales como "hacer buenas migas", "bueno como el pan" o "no ser ni carne ni pescado". Visto lo visto, poco se puede separar la aventura culinaria de la vida cotidiana. Estoy condenado a seguir haciéndolo, sobre todo porque me gusta y porque es una conversación que poco conoce de diferencias: las sensaciones, los manjares y la imaginación eliminan muchas barreras. Y comulgo completamente con la idea que plantea Eco de conocer gran parte de la cultura de un lugar a través de sus platos: dice mucho no sólo del entorno, inmediato o ampliado, sino también de quien los sirve y quien los comparte con nosotros en la mesa.

Navidad / Natale / Christmas

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!


El pavo está marinando en zumo de naranja natural, vino blanco, salsa de soja, miel, pimienta, aceite de oliva y salsa worcestershire. Esta tarde agrego romero y laurel. Relleno y conservo en frío. Mañana, al horno muy temprano para que estén listas a la hora de almuerzo.

Una nueva hornada de galletas ya se enfría a la espera de sus decoraciones y el resto de los preparativos están todos calculados fríamente para no perder detalle.

Mientras tanto, les mando un saludo de Navidad a todos quienes me acompañan asidua o esporádicamente en este blog. ¡Felices fiestas y gracias por venir en 2010!

¡Nos vemos también en 2011 en cualquier rincón del mundo!

¡Tengo pechugas!

jueves, 23 de diciembre de 2010

Ya las tengo: tres pechugas de pavo listas para rellenar. Listas también las manzanas, las espinacas, los piñones, las ciruelas, almendras y pistachos. Y casi, casi, todo preparado para la comida navideña. Buena forma de celebrar las fiestas, compartiendo y disfrutando.

Después de unas compras matutinas, hoy me dediqué a dejar todo preparado para el fin de semana, además de otras cosas para ir guardando: caldo para un risotto a la milanesa (o para dos), carne para un vitello tonnato, masa para más galletas y los ingredientes para ampliar el stock de "cola de mono". Más tarde, entrevista de más de dos horas con Sara para una investigación sobre jóvenes innovadores y emprendedores, tanto en Madrid como en el D.F. Luego, merienda-cena con los cacereños y a la cama, que hay que descansar. ¡Hasta mañana!

No necesito nada más

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Gran comida la de hoy con los amigos y mejor tarde de conversaciones y risas. Estos eventos, junto con otras cosas, son de lo mejor que ocurre en las fiestas, sobre todo cuando la familia y los amigos de siempre están lejos. Tengo la suerte, al menos, de estar bien acompañado y bien arropado por buenas y grandes personas en estas tierras, que siempre hacen más llevaderas estas fechas.

Es verdad que cada vez me gusta menos el circo que se monta, especialmente en Año Nuevo, y las fiestas pierden mucho sentido para mí, siempre queda ese olor a nostalgia, a recordar cuando las pasábamos en casa con mi familia, en verano, con mucho calor... son cosas que nunca se pueden olvidar por miles de motivos. Así y todo, las disfruto aquí y el hecho de ser distintas en algunas cosas (el frío, la nieve que ha tocado otros años...) le dan otro matiz.

Siempre me encuentro, al igual que con los cumpleaños, con la paradójica sensación de querer celebrarlo en grande o de meterme en la cama y no saber del mundo hasta que haya pasado todo. Al final, siempre me quedo a medio camino: una celebración sobria y sencilla. No necesito nada más.

Días de vacaciones para algunos, de trabajo para otros. De momento, tengo que hacer algunas cosas laborales, pero también tengo unos cuantos encuentros interesantes estos días. Así que a disfrutar.

Fiestas y "cola de mono"

martes, 21 de diciembre de 2010


Cambio la cabecera, una vez más, por un ambiente más festivo. Se vienen encima todas las celebraciones (esta semana, además de las "establecidas" tengo dos y habrá más antes de Nochevieja) con amigos, compañeros y colegas.

Además, tengo que prepararme física y sicológicamente, además de aperarme con todo lo necesario para preparar la comida navideña del sábado. A pesar de todas las cosas malas, la crisis y lo que nos rodea, siempre hay que encontrar el espacio y los motivos para celebrar, para compartir, para disfrutar.

Por cierto, para la familia y los amigos chilenos, preparé el domingo mi primer "cola de mono" (mira lo que dice Wikipedia sobre su origen). Para los que no saben, es un licor navideño a base de café, aguardiente, especias y leche condensada, entre otras cosas. Debo decir que me quedó rico... Ahora está en proceso de asentarse y enfriarse para las fiestas.

Por lo demás, ahora me quedan un par de días de trabajo intenso para luego tomarme un brevísimo receso. Pero nos seguiremos viendo por aquí.

Lo siento, Yam Clock

lunes, 20 de diciembre de 2010

Una de las cosas que siempre me ha provocado mucha risa y, a la vez, mucha rabia es la creatividad de algunos padres para ponerle nombre a sus hijos. De verdad que me parece lamentable en muchas ocasiones e, incluso, en algunos casos debería tener hasta un castigo. Hay casos y casos, y cada uno es libre de decidirlo, pero hay que pensar en el bien común y en el futuro de los demás al momento de marcarlos con un nombre que los acompañará, en principio, por el resto de su vida.

1. Por: seguido de la explicación, como "Por" Newman, "Por" McCartney... ¡¡ !!
2. Usnavy: gracias a los barcos americanos que llevan en sus costados U.S. Navy.
3. La cantidad de Topacios, Cristales, Esmeraldas y otros nombres de origen culebrónico.
4. La ¿leyenda urbana? de Kevin Costner de Jesús...
5. El de la foto (y prueba fehaciente), Yam Clock Alejandro Pizarro Rojas. De verdad, querido amigo, no haría este post si no tuviese la intención de defender a las generaciones futuras de este tipo de desaciertos. Entiendo que tu nombre era un homenaje a Jean-Claude Van Damme.

Lo que me intriga es si tus padres se equivocaron en la inscripción o el oficial de Registro Civil no era muy hábil. Sea como sea, alguien debería recibir una patada "voladora" como las del homenajeado en toda la boca.

De verdad que lo siento, no quería hacerlo, pero me sentí en la obligación de publicar este post. Todo sea por el bienestar de las generaciones venideras y por evitarle a alguien una tortura permanente. Esto también debería considerarse un crimen de lesa humanidad.

Terrorismo informativo (2010)

Como ya se acerca el final de año y tengo la agenda bastante cargada estos días, voy a comenzar con los post recopilatorios referentes a 2010.

Uno de los tópicos que se me viene a la cabeza nada más echar la vista atrás, es el de terrorismo informativo. Los medios de comunicación, como nunca, nos han acosado con las más escandalosas y preocupantes noticias. Pero no sólo se quedan en remarcar lo que "vende", sino que en aterrorizar a la población con muchas calamidades y catástrofes.

Miremos hacia Haití y Chile, por recordar los terremotos más sonados del año. Nos llenaron la pantalla de televisión con las imágenes más desgarradoras y con las informaciones más atroces que habíamos visto en mucho tiempo. Pero, no contentos con eso, los medios (y la misma población), al menos en Chile, se encargaron de anunciar nuevos y destructivos sismos durante largos meses.

Lo mismo con la Gripe A, la famosa pandemia que nunca llegó y que, nuevamente, tiene un intento por asomarse en las portadas informativas para justificar las medidas preventivas que se tomaron en su momento. O la crisis económica que, cada semana, tiene una nueva víctima. Los intentos por debilitar el euro frente al dólar, han hecho mella en los hogares y en la sociedad en general.

Y la lista es larga: inundaciones, incendios, riadas, huracanes, accidentes, debacles, crispación social, enriquecimiento de uranio, grupúsculos disidentes, presidentes bananeros, corrupción política, abusos, caos aéreo, etc. Todo es carne de oferta periodística, de divulgación masiva, de estrujar hasta la saciedad las miserias de la sociedad moderna y las diferencias sociales para conseguir mayores ventas o audiencias.

No obstante, no debemos olvidar que el Periodismo -sí, ese con mayúsculas- jamás debe ceder ante la amenaza terrorista. Jamás debe fomentar y divulgar este tipo de contenidos sin un filtro, un contexto, una perspectiva que le permita separar la verdadera información de los intereses particulares que las motivan. ¿Qué ha pasado entonces? ¿Han olvidado una de las bases de la ética profesional de quienes trabajamos en comunicación?

La respuesta, creo, es simple. Los intereses, sobre todo los económicos, pero también los ideológicos y políticos, han hecho mella en nuestra profesión. El miedo como ejercicio opresivo se está ejecutando a niveles insospechados, porque no hay nada más fácil de manipular que una sociedad mansa, asustada y dispersa. El miedo genera inseguridad y desconfianza. El miedo es un arma peligrosa para la llamada democracia en la que vivimos.

El mundo no se va a acabar mañana ni pasado y, mucho menos, está todo perdido. Todo camino equivocado es enmendable. Pero sembrar el terror no es la mejor solución. Se trata de generar confianza, de abrir instancias de diálogo transversales, de incluir y no de excluir. Ese es el paso necesario para salir de la crisis, para evitar el conflicto. Las diferencias se tornan irreconciliables si se extreman las posturas, si se radicalizan las tendencias. Por el contrario, si se establece el diálogo constructivo, si los distintos poderes del Estado (en el que incluyo a los medios de comunicación siguiendo la teoría del "cuarto poder") tomaran la responsabilidad que les corresponde debido al rol que desempeñan, probablemente, la sociedad estaría en otra etapa de desarrollo.

Para cerrar, me enferma cada día más la manipulación mediática, la sarta de mentiras a la que se nos somete a diario. Las portadas de los diarios han alcanzado un tinte de poética politizada que no se veía desde los folletines clandestinos y, peor aún, el vulgo se deja manipular de manera conciente y borreguil. Estimado señor, estimada señora, SU periódico o SU telediario no dice la verdad, sino que la interpreta. No cierren los ojos ante la posibilidad de cuestionar, de discutir, de debatir, de indagar, de averiguar. Lean, piensen, mediten y después, por favor sólo después, hablen y hagan valer su derecho a la libertad de expresión y de voto.

Mis primeras galletas

Nunca las había hecho solo. Mi única (o únicas) experiencias era ver como mi hermana las hacía. Pero este año quise hacer unas galletas de Navidad por mi cuenta y seguir venciendo mis traumas con la repostería. Las hice de canela, jengibre y nuez moscada, y no quedaron nada mal para ser la primera vez. Eso sí, la parte decorativa no es lo mío...

Día de perros

viernes, 17 de diciembre de 2010

Hoy empezó bien, aunque más temprano de lo necesario. Anoche me desperté dos veces con pesadillas. Llevo todo el día (o casi todo) trabajando. Después recibí una noticia que, incluso siendo esperada, me pilló por sorpresa. Y aquí sigo trabajando y trabajando en algo que no me apetece hacer.

Sí, hoy tengo un día de perros. Al menos, mi humor no ha llegado a esos niveles. Pero nunca se sabe...

A Dios pongo por testigo...

jueves, 16 de diciembre de 2010


"A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar. ¡A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!"

(Vivien Leigh como Scarlett O'Hara)

Gran frase de la literatura y del cine. Hace años que disfruté del libro (más intenso y polémico que la versión fílmica) y tengo ganas de ver la película, otra vez. Quizás la décima o algo así, claro que nunca la he visto en idioma original, porque en televisión siempre la doblaban.

Hoy como no tengo fuerzas para más, la comparto.

Prefiero quedarme donde estoy

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Muchas veces hemos oído la frase: "Cualquier tiempo pasado fue mejor". Pero, ¿fue mejor realmente? Tendemos a idealizar el pasado, a recordar prioritariamente las cosas buenas que nos ocurrieron, mientras nuestro cerebro oculta, tiñe o difumina ciertos episodios "traumáticos" o malos en nuestra vida. Y es lógico que así sea. Si bien aprendemos de lo positivo y lo negativo que nos ocurre, y eso nos convierte en las personas que somos actualmente, no podemos evitar la tendencia a darle más importancia a los buenos momentos.

Me pregunto esto por una pregunta que se planteó durante el almuerzo, recordando algo que se había comentado en los días previos. Sin recordar con exactitud la fuente, la idea era que se proponía que en la Edad Media se vivía mejor que ahora. Por supuesto que la primera reacción es a negarlo con una sonora carcajada. Pero pensándolo bien...

Si lo miramos desde el punto de vista sanitario, sin duda que estamos mejor ahora. En cuanto a derechos, también hemos avanzado. No obstante, si apuntamos hacia el pasado desde el punto de vista de la brecha social postcapitalista, del terrorismo y de la magnitud de los conflictos, probablemente no podamos aseverar con total seguridad nuestra respuesta.

La separación entre ricos y pobres se ha hecho abismal. Siempre han existido ambos extremos, pero ellos se han ido alejando en las últimas décadas. En cuanto al terrorismo y los conflictos, pasamos de situaciones locales o muy delimitadas, a una amenaza global.

Como en todo, creo que no existe una respuesta prudente ni suficientemente documentada. Las cosas cambian, evolucionan, mejoran o empeoran, pero es muy complicado comparar dos etapas distintas en el desarrollo social, económico, político y humano. Resultaría hasta peligroso hacerlo, porque podríamos caer en una falacia histórica que repercuta en un retroceso de ciertos privilegios o avances que jamás deberían volver atrás.

Me quedo con el ejercicio nostálgico: recordar personas, momentos, canciones, películas, series e hitos de mi niñez y adolescencia. Recuerdos buenos y malos, imborrables. Pero siempre llego a la misma conclusión: no volvería atrás por nada del mundo. Prefiero quedarme donde estoy y esperar tranquilamente un futuro lleno de intenciones, voluntades y deseos.

Temporada de premios

martes, 14 de diciembre de 2010

Anunciadas las candidaturas a los Globos de Oro y con algunas referencias de los premios de la crítica en los últimos días, se abren las apuestas para la temporada de premios del cine y también de la televisión.

Por ahora me voy a detener en las categorías de TV, porque para las del cine ya habrá rato. En los galardones que entregará la crítica extranjera el 16 de enero de 2011, la favorita es "Glee" con 5 nominaciones (Mejor Serie y las 4 categorías actorales en el ámbito de comedia). Le siguen con 3: Modern Family, Boardwalk Empire, 30 Rock, Dexter, The Good Wife, Mad Men, Los Pilares de la Tierra y Temple Grandin.

Se quedan con dos posibilidades: The Big Bang Theory, The Big C (uno de los mejores estrenos), Nurse Jackie, Carlos, You don't know Jack y The Special Relationship. Las últimas tres todavía no se han estrenado en España.

Y entre las que recibieron sólo una nominación están The Closer (para Kyra Sedgwick), House (para Hugh Laurie) y United States of Tara (para Toni Collette), entre otras.

Por cadenas, HBO lidera como casi siempre las opciones con 12, seguidas de 8 para Showtime, 6 para CBS y FOX, 5 para AMC, 4 para NBC y 3 para ABC, manteniendo la tendencia de los últimos años.

La lista completa se puede consultar en la página de los Globos de Oro (en inglés). Yo ya tengo mis votos, aunque como siempre no necesariamente coinciden con mis preferencias (¿se entiende?):

Mejor Drama: creo que se lo darán a Boardwalk Empire por ser la revelación del año o caerá en manos de los Mad Men, otra vez.

Mejor Actriz de serie dramática: Julianna Margulies o Kyra Sedgwick tendrán que luchar por el premio.

Mejor Actor de serie dramática: Debería ser para Bryan Cranston, que no hace más que acaparar buenas críticas y premios. A Michael C. Hall no creo que se lo den de nuevo y el Jon Hamm de Mad Men ha tenido ya lo suyo.

Mejor Comedia o Musical: Aquí lo tengo difícil, porque me gustan casi todas. La segunda temporada de Nurse Jackie ha sido floja, así que no creo que le toque. Las demás tienen todas las papeletas. Cualquiera de ellas tiene mi voto.

Mejor Actriz de comedia: Laura Linney, sin duda.

Mejor Actor de comedia: Alec Baldwin o Jim Parsons, aunque voto más por el segundo.

Mejor Actriz secundaria en comedia: Jane Lynch o Sofía Vergara. Me gustaría más la colombiana.

Mejor Actor secundario en comedia: Eric Stonestreet por Modern Family.

Desahogo tecnológico

Tengo mono de Internet. La conexión está un poco "saltarina" esta mañana y debo reconocer que me pone bastante nervioso. Ahora mismo, tengo ganas de coger el router y lanzarlo por la ventana para que se haga mil pedazos.

Odio sentir esta dependencia, pero también la asumo. Ya lo he dicho hace poco en pasados posts, pero tengo una necesidad electrónica que supera con creces la normalidad. Estoy interconectado y me gusta estarlo. Ahora bien, cuando quiero desconectar -que también tengo esos días- me gusta ser yo quien lo decida y no un ente ajeno el que impida mi comunicación con el mundo.

En eso estamos vendidos y dependemos de las empresas. ¿Cómo es posible que haya continuamente problemas de conexión a Internet? Señores empresarios, nosotros los usuarios pagamos por un servicio que, de cuando en cuando, no se presta. ¿Alguien nos devuelve ese dinero o nos compensa de alguna forma? No, todo son problemas y cargos en la cuenta.

Da la casualidad que dependo de internet para trabajar y, si no puedo conectarme, es tiempo valioso que pierdo. ¿Quién me paga por el tiempo perdido? Nadie. Solamente me queda sentarme y esperar a que se dignen a cumplir con su parte del contrato. El punto es que, por ejemplo, si los autobuses o el metro dejan de funcionar o lo hacen de forma irregular, se abren expedientes, investigaciones o se ponen servicios alternativos. Al menos tienen la decencia de prevenir.

Sin embargo, el caso de las compañías telefónicas o de cualquier proveedor de Internet, nunca lo hacen y, mucho menos, se excusan. Simplemente si llamas, te sale una grabación que dice "Hemos detectado una avería en su zona, estamos trabajando para solucionarlo" (o algo así). Mira que no hay que ser muy inteligente para darse cuenta de eso, por algo llamo al servicio técnico. Y creen que con esa estúpida grabación, pondré una sonrisa de alivio, respiraré tranquilo y esperaré a que se restablezca el servicio. ¡Menuda gilipollez!

Bueno, que ya me he desahogado un poquito. Sigo peleando con la conexión...

Como magdalenas...

lunes, 13 de diciembre de 2010

Como no puedo tomar una decisión sobre la foto que quiero poner, pongo ambas: dos hornadas de magdalenas caseras. Ahora sí que resultaron y debo decir en mi defensa que el error no estaba en el cocinero, sino en la receta. ¡Alivio!

Receta:

125 gramos de mantequilla sin sal reblandecida
150 gramos de azúcar blanca
2 huevos grandes
75 ml de leche
60 gramos de coco rallado
2 cucharaditas de ralladura de limón
185 gramos de harina con polvos de hornear (con levadura o self-raising)

Precalentar el horno a 180ºC. Preparar los moldes de magdalenas con la base de papel.

Batir con batidora eléctrica la mantequilla con el azúcar hasta que esté suave. Agregar los huevos de uno en uno y mezclar bien. Agregar la leche, el coco y la ralladura de limón. Seguir mezclando y, a la vez, agregar la harina poco a poco.

Con una espátula o una cuchara de madera terminar de mezclar bien los ingredientes. Poner la mezcla en cada uno de los moldes, hasta 2/3 (para que suba). Hornear entre 20 y 25 minutos en medio del horno. No abrir la puerta hasta que pase el tiempo. Dejar enfriar y guardar en un recipiente con tapa.

Es fácil excederse en la mesa

El sábado estuve viendo "Como agua para chocolate" en parte por placer, en parte por trabajo. Tenía que escribir sobre el hambre como tema central de la revista Versión Original para febrero de 2011 y, tal como mencioné en el artículo, mi primera reacción ante la sensación de hambre es la comida.

Disfruté nuevamente de la opulencia de los platos, de la cercanía entre cocina y erotismo, de magia y satisfacción. Laura Esquivel, la autora del libro, relató con gracia y éxito la mezcla de esos ingredientes.

Y es que la cocina es placer en estado puro. No sólo comerla, sino también prepararla. Cada paso, desde la compra de los ingredientes hasta su disfrute en el plato es un proceso, por qué no decirlo, casi mágico. Me gusta cocinar y me gusta comer. ¿Es eso pecado? No creo. El exceso, se dice, siempre es malo. Pero es tan fácil excederse en la mesa para luego llenarse de culpabilidad...

Como los días pasados tuve algunas malas experiencias culinarias (repostería que no resultó, platos que no salieron como quería), me veo obligado a resarcirme. Y no fueron malas por no disfrutar del proceso, sino porque todos tenemos malos días. Tenemos derecho a ellos.

No obatante, hay pocas cosas que me provoquen más frustación que el fracaso en la cocina. Por eso, como decía, tendré que probar nuevamente. No suelo darme por vencido, mucho menos, en mi faceta de cocinero. Así que a probar, a crear y a disfrutar del proceso de alquimia de los ingredientes que, por el momento, es mi única distracción en unos días de intenso trabajo frente al PC, casi sin salir de casa.

Nota: Agrego una viñeta de "Dosis diarias" muy relacionada con el tema de cocina, placer y culpa.

Escribir es como hacer el amor

domingo, 12 de diciembre de 2010


"Escribir es como hacer el amor. No te preocupes por el orgasmo, preocúpate del proceso".

(Isabel Allende)

Tomás en la cocina: Pan de calabaza

sábado, 11 de diciembre de 2010


Este fue uno de mis experimentos de ayer. El otro, las magdalenas o "muffins" españoles, fueron un desastre. No asumiré toda la responsabilidad porque creo que la receta que usé no estaba del todo correcta. Ya tengo dos nuevas que pintan mucho mejor. Si el resultado es negativo, una vez más, asumiré lo que me dijo mi hermana ayer: la respostería no es mi fuerte. En todo caso, no dejaré de intentarlo.

Más triste que una realidad plana

Y llega otro sábado más. Sábado de ver películas para escribir un artículo, de quedarme en casa a estar conmigo un rato (aprovechando que afuera el día está medio gris, medio soleado) y de hacer algo en plan tranquilo. Ni mi espalda ni yo estamos para nada muy agitado.

Sin tener nada en la cabeza que funcione como eje de este post, recuerdo algo que me dijeron hace algún tiempo y que hace pocas semanas recordé sin razón alguna: "Eres más civilizado de lo que pensaba". Todavía estoy tratando de descifrar lo que significa. No sé si es un comentario con tinte xenófobo (como vienes de las Américas pensé que eras más indígena...) o es que aparento ser más cavernícola, anarquista, inadaptado o zarrapastroso de lo que pienso. Tampoco es que me importe mucho, pero esto me lleva a la perversa manía que tenemos de etiquetar a la gente desde el juicio o el prejuicio, tratando de simplificar o individualizar algo que es fundamentalmente complejo.

Me repito al decir que soy y somos un manojo de contradicciones, de incoherencias, de sentimientos, motivaciones, pulsiones y voluntades. Etiquetarlos todos sería una tarea sin fin e inútil, porque tendrían que cambiar cada cierto tiempo de manera inevitable. Etiquetar uno o dos, sería reducir la humanidad y la diversidad a una uniforme expresión de tags genéricos e imprecisos.

Pero solemos hacerlo. De forma continua calificamos todo lo que nos rodea: gran sonrisa, magnífica velada, excelentes amigos, buena comida, soberbia música, cálido abrazo, tierno beso, pésimo sabor, mala contestación, tensa reunión, cara larga... No sé si la necesidad de hacerlo es para dar mayor intensidad o despertar más interés en una vida plana y vacía, pero sí me parece sospechoso que, dependiendo de la persona, todo sea "estupendo" o todo "espantoso". La vida, así como las personas, son variadas y variopintas. No siempre es magnífica y, mucho menos, nefasta. Tenemos días arriba, días abajo y muchos que son absolutamente planos.

Dejemos de autoconvencernos y de intentar convencer a los demás de nuestras grandilocuencias, más aún cuando basta con rascar un poquito para encontrar que la intensidad fingida es más triste que una realidad plana.

Terror gramatical III (y final, por ahora)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Una de las cosas que más tenía que escuchar en mis tiempos de docente universitario en una Escuela de Periodismo era: "pero si lo dicen en televisión". O la versión papel: "Así lo escriben en el periódico". Y mi respuesta era siempre la misma: "Claro, porque ellos no han sido alumnos míos". Con esto no estoy haciendo una apología de mi desempeño como profesor, sino que estoy poniendo sobre la mesa un problema gravísimo: los medios de comunicación, que deberían ser fiel ejemplo de la variante lingüística formal, se han convertido en una verdadera jaula de barbaridades.

Lo primero, señores periodistas y comunicadores venidos a más: cuando una persona dice, expresa, comenta, argumenta, relata, narra, explica, expone, agrega, especifica, plantea, etc., no señala ni indica. Por más que lo digamos, no es un uso correcto ni todavía (espero que nunca) está reconocido por la RAE.

En segundo lugar, no hay que confundir las variantes de la lengua. En la labor periodística, la que utilizamos es la formal. No por eso engorrosa, turbia o literaria. Las palabras deben ser sencillas, precisas y claras, así como la construcción del mensaje. No podemos rebajar nuestra herramienta de trabajo a lo más callejero y ordinario. No es lo mismo utilizar un lenguaje cercano que una jerga poligonera.

Y lo mismo pasa en los correos electrónicos, las cartas, los mensajes, los comentarios, las entradas en los blogs y en muchas instancias, orales o escritas. Por muy gracioso que parezca, y lo es, no debería ser motivo de chiste inocente, sino de una ironía que utilizamos para alarmar sobre una situación que se torna insostenible.

Por más que lo digan en televisión, tenemos que poner ojo a nuestros referentes. Belén Esteban, animal catódico donde los haya, no es el mejor ejemplo para la corrección. Si es capaz de soltar frases como "A mí el Pepe Navarro ese me toca el pepe", ya sabemos lo que hay. Lo mismo ocurre con los culebrones y, en general, la publicidad que tiene más repercusión: tienden a ser germen de muchos errores lingüísticos y gramaticales futuros.

Miremos, entonces, con ojo crítico y no perdamos de vista la importancia de la corrección en la expresión oral y, sobre todo, en la escrita.

(Dos ejemplos recogidos en 20minutos.es)

Terror gramatical II

Los comentarios de los periódicos on-line son otra fuente de angustias para los que sufrimos con la mala escritura. El capítulo de los SMS enviados a programas de televisión lo pasaré por alto, ya que lo considero apocalíptico.

Esto es lo que me encontré hoy en la prensa:

1. Ha la horca con ellos! (Y tú a la guillotina ¡inepto! Seguro que si le digo que es sin hache, los manda donde la ballena...)
2. q investiguen la hormona de crecimiento de messi q ace q crezcan mas sus musculos (Deberían anular tu ADN de forma urgente)
3. ademas el extrenador es un hujo puta (Y un cubrón también. ¿Lo dirá porque el entrenador es extranjero?)
4. estamos en la ambuguedad (¿Dónde está eso?)

Pero tengo una foto guardada que todavía no sé si es un ejemplo magnífico de oferta ante cualquier posible demanda (en Mercadona puedes encontrar de TODO), una broma de mal gusto o un simple error:

Como sea, yo no los compraré.

Best diet ever: Dust!







¡A mí los calvos no me gustan!

jueves, 9 de diciembre de 2010

Ya saben que no son mías las viñetas, pero me doy el lujo de compartirlas y difundirlas. Más en el blog "Dosis diarias". Un poco de humor y sonrisas hacia el final de un jueves.

14 actitudes, 14 actores


Me gusta el ejercicio que hace "The New York Times" con 14 actores en The Hollywood Issue. Les pide que representen las emociones y actitudes más comunes en el mundo del cine. Y lo hacen: Javier Bardem, James Franco, Natalie Portman, Noomi Rapace, Chloë Moretz, Matt Damon, Michael Douglas, Tilda Swinton y Robert Duvall, entre otros.

Excelente producción, buen trabajo y grandes profesionales. Así lo presentan en el periódico:

"In the past, we have invited the year’s great performers to be themselves for the camera and, on video, to talk about what they do. This year, we asked them to do it: to show us — in a few gestures and with a few props but without dialogue or story — what acting is. And here they are, striking some of the classic attitudes of cinema, turning their bodies and faces into instruments of pure, deep and enigmatic emotion".

Terror gramatical

miércoles, 8 de diciembre de 2010

¿De verdad se puede escribir tan mal? ¿Nadie enseña ya ortografía? Veo una página de grupos de Facebook y me horroriza ver lo que hay. Vale que en las nuevas tecnologías (SMS, chat, e-mail, etc.) mucha gente se ha relajado con la escritura, pero esto ya bordea lo perturbador:
  1. yo también me enamorado de una persona :) (¿Me E NAMORADO como forma de ahorro textual?)
  2. el nuevO perfil es un azcOo (N) prefierO el OtrO xD (AZCO me da como escribes, inútil)
  3. me caga cuando vaz aminando y los albañiles te chiflan fiu fiu y tu de si pendejo (Me quedo sin palabras tratando de averiguar lo que quiso decir...)
  4. Tengo 1 amiga ke de regalo a pedido: SER COMO YO!, pero yo lo ke yo he pedido es: 1 PERSONALIDAD PARA ELLA!! (No pierdas la hache ni seas tan egocéntrica, tú la que tú)
  5. X las alegicas al Camaron (¿¿Alérgicas al Camarón?? Esto debe ser algún tipo de jerga carcelaria)
  6. Si THe PrEgUnThO Ke Si Me AmAs No Es Ke DuDe Si No Ke KiErO rEfOrSaR nUeStRa ReLaCiON ♥ (Spanglish, gritos, susurros y un refuerzo poco firme, todo en uno)
  7. este 2o1o conoci peersonitaa especialess beetty zsaara zonny yosse lass amo zepzi's (Y esto seguro que está en dialecto...)
Además de las faltas de ortografía dolorosas para el ojo humano (recalco lo de humano con total intención), no puedo con la escasa claridad, la inexistente concisión y la agresiva falta de vocabulario. Y hay cosas peores que ahora no recuerdo. Incluso en el ámbito laboral resulta alucinante ver que, mucha gente, no es capaz de poner en orden una idea y, menos todavía, de escribirla correctamente.

Luego es algo de lo que muchos nos damos cuenta, pero no hacemos nada. Bueno, en la medida de nuestras posibilidades, hacemos algo. Pero el gran cambio está lejos de ocurrir y, cada vez más, las nuevas generaciones escriben peor. ¿Quién tiene la culpa? ¿El sistema educativo, los profesores, los padres, la falta de lectura, la televisión, la tecnología? No lo sé. Quizás ninguno de ellos o todos en parte. Pero algo hay que hacer, de forma urgente.

No estoy muerto por dentro

Durante mucho tiempo me pregunté si era capaz de amar. No de cualquier amor. Creía imposible poder sentir todo lo que se dice sobre él. Si lo pensaba fríamente, me daba la sensación de que no tenía lo necesario para esa entrega, dedicación o concesión. Cuestioné mi humanidad en cuanto a habilidad del hombre para amar, sintiéndome como una especie de máquina o robot con grandes carencias. Pensé que estaba completamente vacío y que todos mis afectos eran convenciones superficiales.

Desde la distancia puedo decir que fueron momentos oscuros y complicados. Cuestionarse la propia humanidad o la capacidad de sentir es algo muy duro. No lo elegí, pero llegué a ese punto. Y con la perspectiva que da el paso del tiempo y la experiencia, creo que fue un excelente aprendizaje.

Con el tiempo reaccioné y comprendí que no solamente podía amar, sino que podía hacerlo con mucha intensidad y entrega. Que cuando amamos realmente a alguien lo hacemos con todo el cuerpo, sin ser capaces de separar sentimientos de sensatez, sensibilidad de sentido. Me reencontré con mi humanidad y conmigo. Me había abandonado a una suerte que no me correspondía o que, al menos, no era nada justa.

Hoy puedo decir que he amado, que amo y que amaré. Puedo sentirme aliviado, humano y tener la certeza de que no estoy muerto por dentro. Con eso me vale para seguir adelante.

No me has llamado... :(

martes, 7 de diciembre de 2010

Estaba yo pensando hace un rato en la cantidad de gente a la que no veo hace tiempo y con la que, salvo vía Facebook, no nos hemos comunicado. Esto es raro en la sociedad de la información y de la comunicación. Hace solamente 20 años (incluso 15) vivíamos sin móviles, (casi) sin internet ni Facebook. Sí, es verdad, apenas existían y no todo el mundo tenía acceso a ellos. Entonces, ¿por qué nos hemos vuelto animales de la desinformación y de la incomunicación?

Pues porque todo es tan fácil, que ya no resulta sorpresivo encontrar a alguien al otro lado del mundo; o a un excompañero de colegio o instituto, a familiares desperdigados, antiguos vecinos, etc. Así, imaginar por un momento lo poco "interesante" que es llamar a quien tenemos "cerca", en la misma ciudad o región. Lo dejamos pasar y los días se van sumando hasta que, de pronto, pasan meses y hasta años entre un encuentro y otro.

Pero bueno, no era precisamente de eso de lo que quería hablar. Mi post de hoy va dedicado al tipo de frases como la del título: "no me has llamado", "me tienes abandonado/a" o mensajes virtuales del tipo "a ver si quedamos", "hablamos un día de estos". ¿Qué cojones es eso? Lo primero, no te he abandonado y ¡ESTAMOS A LA MISMA DISTANCIA! Si tanto extrañas mi voz o quieres encontrarte conmigo, tomar algo, conversar, verme la cara, reírte de mi calva o lo que sea, ¡LLAMA! Vas a tardar menos en marcar que en quejarte.

¿Un día de estos? ¿Cuándo, el día del juicio final? ¿El de la constitución bangladeshí? ¿El de lo santos de los últimos días? No. Llama y punto. Hoy, mañana o pasado son buenos días para hacerlo. ¡A ver si quedamos! ¡NO! ¡Quedamos y no se hable más! O no quedamos, pero entonces no nos convirtamos en víctimas sociales de los demás. Las cosas se solucionan con acción: hablamos, nos organizamos, nos vemos y todos felices. Todos estamos ocupados, todos tenemos vidas y no puede ser tan complicado compaginarlas.

Las relaciones de amistad, y las de todo tipo, se retroalimentan por necesidad. Sin ese feedback, la cosa no funciona. Cuando nos acostumbramos a que sea uno el que tire de los demás, el que busque, el que organice, hay algo que no está rodando bien y hay que arreglarlo. Menos letanías y más acción, como en todos los aspectos de la vida. No te quejes de tu soledad si no haces nada por sentirte acompañado y por hacer que la gente quiera quedarse contigo. Y menos te preguntes, en el futuro, por qué no te habrán llamado más. Quizás los otros se aburrieron de tu pasividad y parsimonia. Quizás yo también lo he hecho. Y eso se soluciona, simplemente, con una señal concreta y no con lamentos ni victimismos.

Mientras llovía...

lunes, 6 de diciembre de 2010


Mientras en gran parte de España llovía, tuvimos hoy un oásis de sol y agradable temperatura en Daimiel, provincia de Ciudad Real en Castilla-La Mancha. Una vuelta por la ciudad, una terracita en la Plaza de España, una comida agradable y después un paseo para conocer las Tablas de Daimiel un poco antes del atardecer. Vuelta a Madrid y a ver las series del domingo. ¡Agradable festivo y muy buena compañía!

Teletón 2010 - Misión cumplida

domingo, 5 de diciembre de 2010

Y como no todas las noticias son malas, me voy hasta Chile para celebrar los más de 17 mil millones de pesos recaudados por la Teletón, maratón televisiva para juntar dinero y otorgar cuidados, atención médica y ayuda a muchos discapacitados y a sus familias. Superó así la meta propuesta y volvió a levantar a todo un país que , de manera habitual, demuestra su solidaridad.

Un VIVA por la Teletón de mi país y por todos quienes aportaron su granito de arena para que, una vez más, se consiguiera el objetivo.

Esta imagen es de la lectura del cómputo final, como siempre, liderado por Don Francisco y acompañado de los rostros de los distintos canales de televisión que se unen en la cruzada solidaria.


¿La quiebra de AENA?


Si ayer hablaba de la importancia de todos y cada uno de los trabajos existentes de la sociedad, a lo que agrego la imperiosa necesidad de crear nuevos puestos para intentar superar la situación de crisis generalizada a la que nos enfrentamos, hoy hablaré de un correo que acabo de recibir.

No soy muy dado a difundirlos, hacer "forward", porque creo que los cauces para acusaciones como ésta deberían ser otros. Puede ser la más absoluta de las verdades todo lo que contiene, pero el camino utilizado para su propagación me hace notarle un tufillo a mentira, a manipulación. Habla de intereses por sobre las acciones, pero así como las que denuncia, la forma de comunicar también tiene profundos intereses particulares.

Sólo voy a reproducir algunos extractos, sin ánimo de ampliar la manipulación, sino de no aburrir a nadie.

¿SABÍAS QUE AENA TIENE UN "AGUJERO NEGRO" POR INVERSIONES EN INFRAESTRUCTURAS DE 12.000 MILLONES DE EUROS?
[...]

¿Sabías que, antes de la llegada de este gobierno al poder, no sólo no había tenido nunca déficit alguno, sino que siempre había generado grandes beneficios? [...] ¿Sabías que las inversiones en infraestructuras de este gobierno han correspondido a obras adjudicadas siempre a las mismas tres empresas afines al PSOE, una de ellas del ministro Blanco ("Grupo San José")?
[...]

¿SABÍAS QUE, A CONSECUENCIA DEL ABULTADO DÉFICIT, Y POR PRIMERA VEZ EN SU HISTORIA, ESTE AÑO -2010- AENA NO TIENE DINERO PARA PAGAR A SUS ACREEDORES EXTRANJEROS, Y QUE LA BANCA EXTRANJERA PUEDE EJERCER SU DERECHO DE EMBARGO SOBRE NUESTRA RED DE AEROPUERTOS NACIONALES?

[...]

Aquí vienen una serie de consideraciones, conclusiones y sentencias bancarias, económicas, capitalistas que no voy a detallar, pero que son imaginables...

¿Sabías que el sueldo de los controladores tampoco le ha costado un céntimo al contribuyente porque se paga en su totalidad también con esas ganancias?
¿Sabías que los propios controladores habían ofrecido a la comisión "negociadora" de Aena, en abril de 2009, reducir sus retribuciones un 25% (y así consta en acta) y Aena lo rechazó "por no considerarlo interesante" (y nueve meses después, el Sr. Blanco se pavonea diciendo que va a bajarles el sueldo un 25%, como si fuese idea suya)?
[...]

¿Sabías que el gobierno tiene "intimidado" al Partido Popular en todo este asunto porque la política de fuertes inversiones en infraestructuras comenzó cuando Álvarez Cascos era ministro? ¿Sabías que, en realidad, dicho argumento no tiene ningún peso porque, cuando el PP perdió las elecciones, dejó en Aena las cuentas claras y había superávit contable en Caja? ¿Sabías que el gobierno tiene de su lado a los nacionalistas catalanes en todo este proceso porque les tiene prometida una jugosa parte en el reparto de la "tarta" de El Prat? (Comentario mío: ¿Pero no que el Gobierno perdería todo tipo de poder sobre los aeropuertos, más todavía cuando su deuda es apremiante y no tiene nada que hacer al respecto? Aquí me huele a tinte político exacerbadamente claro)

Acaba de esta forma:

PARA NUESTRA PRINCIPAL INDUSTRIA NACIONAL, EL TURISMO, LA RED DE AEROPUERTOS ES UN SECTOR ESTRATÉGICO DE INTERÉS NACIONAL:
EN NINGÚN CASO DEBERÁ PERMITIRSE QUE LA CONTROLEN INTERESES PRIVADOS. ¡MENOS AÚN, INTERESES EXTRANJEROS! Si el turismo es cosa de todos los españoles, nuestros aeropuertos también.

Y lo firma:

---

USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos)
Delegación Torre de Control Palma de Mallorca
José Teófilo Guerrero Pozo

-----------------------------------------------------

Curiosamente, este texto ya aparece en los comentarios de un blog fechado el 30 de septiembre de 2010, más de dos meses antes de este tinglado (http://elproyectomatriz.wordpress.com/2010/09/16/reforma-laboral-y-huelga-general/), pero también el 6 de agosto (http://www.20minutos.es/noticia/784464/2/hoteleros/huelga/controladores/), y, por último, en la página de USCA (https://www.usca.es/) no se hace mención al respecto, y eso que publican muchas notas de prensa bastante claras y directas.

Mi veredicto es que no me lo creo por varias razones:
  • por su claro sesgo político,
  • por su poca fiabilidad temporal, espacial y personal;
  • y, porque sin leer mucho entre líneas, se huelen sus intereses.
No digo que, quizás, detrás de todo esto haya algo que huela a podrido, pero las maneras de denunciarlo no están siendo las adecuadas, lo que deriva en que está generando más distorsión y confusión, desviando la atención de, puede ser, algo todavía más gordo.

¿Qué opinas?