Prejuicios

miércoles, 15 de abril de 2009

Creo que este vídeo habla por sí mismo (http://www.youtube.com/watch?v=9lp0IWv8QZY). Un público crítico ve como una mujer "mayor", más bien "de pueblo", habla de su sueño de ser cantante y se presenta a un concurso de talentos. La recepción, como es de esperar, es con risas y caras de desprecio o incredulidad, incluso de parte del jurado que tiene que valorarla.

Lo mejor es que todo cambia al momento de comenzar a cantar una canción de "Los Miserables", gracias a la que no tarda más de 15 segundos en ganarse a los presentes y recibir una gran ovación al final. Ya sé que soy carne de televisión y de concursos de cantantes, pero lo mejor de esta secuencia es que nos enseña -sin pretenderlo- que los prejuicios no sirven para nada y que, quizás, por ellos nos podemos perder algunas buenas cosas de la vida.

Dejemos de dar cátedra de buenas costumbres, moral, sentimientos, educación, nivel social, vestimenta o estilo, y pongámonos a acoger realmente a los demás no por lo que parecen ser o por las etiquetas que les podamos colgar, sino por lo que valen y por lo que guardan en su interior que, como en el caso de Susan Boyle, puede ser algo maravilloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario