"Blindness" (2008)

sábado, 21 de marzo de 2009

La última película de Fernando Meirelles ("Ciudad de Dios"), basada en el "Ensayo sobre la ceguera" de José Saramago, ha sido toda una sorpresa. Primero, porque las críticas que se habían publicado eran muy tibias o directamente nefastas; segundo, porque parecía complicado traspasar al cine lo que más bien es un tratado filosófico. Menos mal que no fue ni lo uno ni lo otro.

"
Blindness" es un ejercicio visual en primera línea. Juega con los extremos, pasando del blanco cegador al negro más profundo, dejando como protagonistas al sonido, a la empatía y a la intuición. Así, nos sumerge en un mundo asolado por un extraño virus que impide ver, despertando todos los otros sentidos e instintos a niveles insospechados. Pero, por sobre todos, el de supervivencia.

Vemos lo que ocurre en una nueva sociedad, en un micro-estado en el que no hay leyes ni límites, y donde se deben sentar las bases de una nueva convivencia. Pero no sólo nos habla de una ceguera física, sino también de una incapacidad espiritual y psicológica, cercana a la frase "
no hay peor ciego que el que no quiere ver".

Lo que me parece más plausible de la cinta es que no cae en todos los facilismos en los que podría haber caído para representar la idea de que "el hombre es un lobo para el hombre". Seres humanos llevados al límite, luchas de poder, la ley del más fuerte. Podemos ponerlo como queramos, pero Meirelles deja de lado el
gore y nos sugiere toda la brutalidad sin mostrar más allá de lo que es necesario. Además, tiene logradísimas escenas, que son pura poesía audiovisual. Sin destripar la trama, creo que la mejor es el ritual de limpieza que hacen las mujeres a una compañera de celda.

Julianne Moore demuestra, una vez más, su calidad interpretativa, llevando sobre sus hombros gran parte de la emotividad, fortaleza y debilidad de la película. Por el contrario, Gael García Bernal, se mantiene en sus limitadas posibilidades (¿es posible que siempre tenga la misma expresión facial?) Mención aparte tiene la música, muy bien utilizada y nada agotadora, como suele ocurrir en las cintas comerciales.

Poniendo los elementos en la balanza, creo que es una buena película, que no deja con mal sabor y que resulta muy interesante desde el punto de vista audiovisual. Mucho mejor que otros films que han pasado con más gloria por las taquillas y que tienen mucho menos que entregar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario