"El curioso caso de Benjamin Button" (2008)

martes, 17 de febrero de 2009

Ocurre que en numerosas ocasiones hay cosas que no me puedo explicar. Una de ellas es esta película y las 13 nominaciones al Oscar que la reconocen como una de las mejores, si tomamos a las doradas estatuillas como medida de algo más que las estrategias de publicidad y la presión de los grandes estudios.

No hace mucho, mantuve una suerte de intercambio de ideas con dos personas bastante más ligadas que yo al mundo del cine sobre la labor de David Fincher como director, antes de ver este film. La verdad, es que me siento traicionado. Parece que no he ido a ver una cinta dirigida por la misma persona de "Seven" o "El club de la lucha". ¿La razón? Pues porque carece de gancho, de atractivo y, en muchas escenas, de talento (aunque en otras, contadas con una mano, hay un trabajo de fotografía magnífico).

Tampoco entiendo el supuestamente magnífico trabajo de Brad Pitt como actor, ya que con maquillaje o sin él, no hay un ápice de diferencia en lo que está debajo de la labor de los especialistas de todo tipo. Pero ya sé que -y lo dije en una crítica anterior- a la Academia le encantan los actores que se disfrazan y se afean.

Aún menos, me explico qué pasa con Cate Blanchett, que aparece en la película aunque en muchas escenas parece no estar, no entregarse ni al personaje ni a la historia. Pese a ello, siempre es un lujo verla en pantalla, más aún cuando está acompañada por la volátil Julia Ormond, que a ver si de una vez elige bien los papeles y se deja de pasear su brillo por malas producciones.

Y, por sobre todas las cosas, jamás me explicaré el extenso metraje y el agotador "medio tiempo", en el que se dan demasiadas vueltas para rellenar la historia del hombre que va al revés de los demás en lo que al tiempo se refiere. Hasta puedo postular que como cortometraje hubiese sido magnífico, pero como largo... se queda corto.

Podría llegar a comprender la nominación de Taraji P. Henson, la madre adoptiva de Benjamin Button, pero tampoco es que me haya llenado por completo. Creo que con igual o con menos tiempo en pantalla, sus colegas de "Doubt", tienen mucho más que decir. Y no voy a mencionar a Penélope en este apartado, porque las comparaciones son odiosas.

No podría decir si ha sido un melodrama romántico, un romance con aventuras, un drama directamente o un ensayo excesivamente largo sobre una historia breve. Creo que, en ese sentido, es indescifrable y un gran misterio, además que dependerá de cada persona lo que pueda rescatar de esta película. Sólo puedo decir que ha sido una gran decepción, una fuerte caída de Fincher como director y más de un par de horas de aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario