8/10

lunes, 23 de febrero de 2009

Pues ya está la lista de ganadores de la 81ª entrega de los Oscar. Y en mis apuestas, he acertado 8 de 10. No está nada mal.

La gran ganadora fue Slumdog Millionaire, para redención de la Academia, dejando en ridículo a Benjamin Button. Lamento las manos vacías de Frost/Nixon y Doubt, pero es lo que tienen los premios.

Sorpresa con el Oscar a Sean Penn como mejor actor, pasando por encima de Mickey Rourke -el gran favorito- y, probablemente, su única oportunidad en este apartado. Y, aunque los últimos días me estaba temiendo que sería difícil el premio de mejor película extranjera a la israelí Waltz with Bashir por todo lo que ha ocurrido este año, nunca pensé que se lo llevaría Japón. Lo bueno es que aún son capaces de dejarnos atónitos.

En las categorías actorales, bien por Kate Winslet, Heath Ledger y Penélope Cruz. Si es que estaban cantados hace tiempo. Luego Wall.E como mejor película animada no dejó espacio para ninguna más, así como Danny Boyle en el apartado de director. Y en los premios a los guiones, que también tenían nombre casi desde la presentación de las candidaturas, Slumdog Millionaire y Milk, para dejar en 8 mis aciertos.

Me quedo bastante satisfecho con los resultados. Aún me queda ver a Mickey Rourke y ver si realmente merecía el premio o le bastaba con su nominación. Siempre me quedaré con ganas de ver a Marisa Tomei con otro Oscar para acallar las voces de quienes dicen que el suyo se lo ganó por una equivocación de Jack Palance.

Cerrada esta etapa de los premios de la Academia, volveré al ritmo normal de cine y comentarios, a la espera del próximo evento.

Mis apuestas para el Oscar

domingo, 22 de febrero de 2009

Esta noche se entregan los premios Oscar. Hace muchos años que tengo la costumbre de lanzar mis pronósticos, unas horas antes de la ceremonia, simplemente como forma de diversión. Éstos se basan en lo que he visto, en los premios entregados con anterioridad, en algunas ideas -seguro que prejuiciosas- sobre los gustos de la Academia y en la mera intuición. No hay nada técnico ni estadístico.

A continuación, entonces, van las apuestas. Hago una aclaración: en muchos casos quien creo que se llevará el premio no necesariamente es quien me gustaría que se lo llevase.

Actor Principal

* Richard Jenkins in "The Visitor"
* Frank Langella in "Frost/Nixon"
* Sean Penn in "Milk"
* Brad Pitt in "The Curious Case of Benjamin Button"
* Mickey Rourke in "The Wrestler"

Actor Secundario

* Josh Brolin in "Milk"
* Robert Downey Jr. in "Tropic Thunder"
* Philip Seymour Hoffman in "Doubt"
* Heath Ledger in "The Dark Knight"
* Michael Shannon in "Revolutionary Road"

Actriz Principal

* Anne Hathaway in "Rachel Getting Married"
* Angelina Jolie in "Changeling"
* Melissa Leo in "Frozen River"
* Meryl Streep in "Doubt"
* Kate Winslet in "The Reader"

Actriz Secundaria

* Amy Adams in "Doubt"
* Penélope Cruz in "Vicky Cristina Barcelona"
* Viola Davis in "Doubt"
* Taraji P. Henson in "The Curious Case of Benjamin Button"
* Marisa Tomei in "The Wrestler"

Mejor película animada

* "Bolt" Chris Williams and Byron Howard
* "Kung Fu Panda" John Stevenson and Mark Osborne
* "WALL-E" Andrew Stanton

Mejor Director

* "The Curious Case of Benjamin Button" David Fincher
* "Frost/Nixon" Ron Howard
* "Milk" Gus Van Sant
* "The Reader" Stephen Daldry
* "Slumdog Millionaire" Danny Boyle

Mejor Película Extranjera

* "The Baader Meinhof Complex" - Germany
* "The Class" - France
* "Departures" - Japan
* "Revanche" - Austria
* "Waltz with Bashir" - Israel

Mejor Película

* "The Curious Case of Benjamin Button"
* "Frost/Nixon"
* "Milk"
* "The Reader"
* "Slumdog Millionaire"

Mejor Guión Adaptado

* "The Curious Case of Benjamin Button" Screenplay by Eric Roth. Screen story by Eric Roth and Robin Swicord
* "Doubt" Written by John Patrick Shanley
* "Frost/Nixon" Screenplay by Peter Morgan
* "The Reader" Screenplay by David Hare
* "Slumdog Millionaire" Screenplay by Simon Beaufoy

Mejor Guión Original

* "Frozen River" Written by Courtney Hunt
* "Happy-Go-Lucky" Written by Mike Leigh
* "In Bruges" Written by Martin McDonagh
* "Milk" Written by Dustin Lance Black
* "WALL-E" Screenplay by Andrew Stanton, Jim Reardon. Original story by Andrew Stanton, Pete Docter

"Slumdog Millionaire" (2008)

viernes, 20 de febrero de 2009

Aplausos espontáneos. Eso generó el pase de "Slumdog Millionaire" en el cine. Últimamente prefiero no ser tan tajante con los comentarios, pero creo que me merezco el beneficio de ser el dueño del blog: me ha parecido magnífica y espero para ella mucho más de lo que se le está dando.

La última cinta de Danny Boyle, el mismo de la genial "Shallow Grave" y "Trainspotting", es un ejercicio de cine como no he visto en ninguna de las otras candidatas. Va mucho más allá de la cursilería de "El curioso caso de Benjamin Button", del drama de "The reader", del folleto de "Milk" y del duelo histórico de "Frost/Nixon". Y no se queda corta: drama, romance, tensión, acción, denuncia, religión, historia, mucha imaginación y un guión que funciona como un perfecto engranaje.

De más está decir que el montaje y la estructura de la película, me han parecido un excelente trabajo cinematográfico, siendo capaz de pasar del videoclip a la contemplación en cuestión de segundos. La imaginería y el olor a Bollywood de muchas escenas, le otorgan un colorido capaz de contrastar de forma acertada con la oscuridad de las mafias, la pobreza extrema, el dolor y la traición. Se nota que Boyle ha conseguido un gran nivel como director y que sabe como llevar adelante -y de buena forma- un guión muy logrado.

Con un reparto que ha sabido ocupar su lugar de buena forma, sin destacar excesivamente en interpretaciones, pero acertados en general, la historia nos lleva a la versión india de "¿Quién quiere ser millonario?", donde conocemos a Jamal, un "perro de chabola" -a lo que alude
slumdog en el título y que ha sido criticado por algunos sectores- que participa por el premio mayor de 20 millones de rupias. Desde el mismo plató televisivo, nos arrastran a la historia del protagonista y a un largo camino de felicidad, dolor, desamor y supervivencia.

No quiero desgranar más la trama y dejar muchas cosas para la sorpresa, tal como me encontraba yo hace unas pocas horas. Es una película para disfrutar con vista y oído, para emocionarse, para lograr unas sonrisas, rozar la ternura y entender el dolor ajeno. De momento, uno de los mejores estrenos del último año y, espero que sea la gran ganadora de la noche de los Oscar, dejando en el mayor ridículo a la gran favorita.

"Frost/Nixon" (2008)

El que sea una película de Ron Howard, siempre despierta suspicacias entre mucha gente, por su tendencia al melodráma épico o al exceso de almíbar en sus realizaciones. No obstante, "Frost/Nixon" se convierte en un ejercicio bipolar, en un campo de batalla reducido a una pantalla de televisión, pero engrandecido en su paso a la gran pantalla.

La historia nos traslada a la década de los 70 del siglo pasado, cuando el entonces Presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, se ve obligado a renunciar a su cargo tras el escándalo Watergate, que ya hemos visto representado en varias y distintas películas. Ésta, en particular, aborda lo que vino a continuación de la crisis política: un Nixon encerrado en sí mismo, confiado en su poder y con sed de más; pero, al mismo tiempo, a un hombre debilitado, inseguro y temeroso del futuro.

Frente a Nixon, encontramos a una estrella, a un rostro televisivo que también busca fama, fortuna y poder. No se le considera un gran cerebro ni menos un profesional, pero arremete con una propuesta a la que es imposible negarse: una larga y profunda entrevista con el ex mandatario, repartidas en cuatro sesiones. David Frost no era, ni mucho menos, el rival más débil, aunque su apariencia así lo demostrase.

Así comienza un duelo de caballeros en apariencia, pero de bestias en el fondo. Cada uno quiere lograr su objetivo a cualquier precio: el uno, redimirse; y el otro, subir en su profesión. Ambos, a la vez, quieren recuperar la estrella que los ha abandonado en Estados Unidos. Si bien la inexperiencia de Frost -que pondrá nerviosos a los periodistas y entrevistadores- le permiten a Nixon dominar gran parte de la grabación de las sesiones de preguntas, será el espíritu de supervivencia el que le permitirá asestar un golpe maestro a Nixon y debilitar a una figura engrandecida.

El reparto, liderado por un Frank Langella magnífico en su papel de Nixon, y por Michael Sheen (el Tony Blair de "The Queen"), está acompañado por unos secundarios muy interesantes: Rebeca Hall ("Vicky Cristina Barcelona"), Tobey Jones ("Infamous", donde hizo de Truman Capote), Sam Rockwell ("Confesiones de una mente peligrosa"), Oliver Platt y Kevin Bacon.

La moraleja de esta película es que jamás se debe infravalorar al enemigo y creerse la propia superioridad. Es la historia de David y Goliat llevada a la televisión y con la política de fondo. Un ejercicio de cine muy correcto, preciso y contado de una forma dinámica que no da pie a largos planos ni a forzadas revisitaciones de una entrevista que pasó a la historia.

"El curioso caso de Benjamin Button" (2008)

martes, 17 de febrero de 2009

Ocurre que en numerosas ocasiones hay cosas que no me puedo explicar. Una de ellas es esta película y las 13 nominaciones al Oscar que la reconocen como una de las mejores, si tomamos a las doradas estatuillas como medida de algo más que las estrategias de publicidad y la presión de los grandes estudios.

No hace mucho, mantuve una suerte de intercambio de ideas con dos personas bastante más ligadas que yo al mundo del cine sobre la labor de David Fincher como director, antes de ver este film. La verdad, es que me siento traicionado. Parece que no he ido a ver una cinta dirigida por la misma persona de "Seven" o "El club de la lucha". ¿La razón? Pues porque carece de gancho, de atractivo y, en muchas escenas, de talento (aunque en otras, contadas con una mano, hay un trabajo de fotografía magnífico).

Tampoco entiendo el supuestamente magnífico trabajo de Brad Pitt como actor, ya que con maquillaje o sin él, no hay un ápice de diferencia en lo que está debajo de la labor de los especialistas de todo tipo. Pero ya sé que -y lo dije en una crítica anterior- a la Academia le encantan los actores que se disfrazan y se afean.

Aún menos, me explico qué pasa con Cate Blanchett, que aparece en la película aunque en muchas escenas parece no estar, no entregarse ni al personaje ni a la historia. Pese a ello, siempre es un lujo verla en pantalla, más aún cuando está acompañada por la volátil Julia Ormond, que a ver si de una vez elige bien los papeles y se deja de pasear su brillo por malas producciones.

Y, por sobre todas las cosas, jamás me explicaré el extenso metraje y el agotador "medio tiempo", en el que se dan demasiadas vueltas para rellenar la historia del hombre que va al revés de los demás en lo que al tiempo se refiere. Hasta puedo postular que como cortometraje hubiese sido magnífico, pero como largo... se queda corto.

Podría llegar a comprender la nominación de Taraji P. Henson, la madre adoptiva de Benjamin Button, pero tampoco es que me haya llenado por completo. Creo que con igual o con menos tiempo en pantalla, sus colegas de "Doubt", tienen mucho más que decir. Y no voy a mencionar a Penélope en este apartado, porque las comparaciones son odiosas.

No podría decir si ha sido un melodrama romántico, un romance con aventuras, un drama directamente o un ensayo excesivamente largo sobre una historia breve. Creo que, en ese sentido, es indescifrable y un gran misterio, además que dependerá de cada persona lo que pueda rescatar de esta película. Sólo puedo decir que ha sido una gran decepción, una fuerte caída de Fincher como director y más de un par de horas de aburrimiento.

"Doubt" (2008)

domingo, 15 de febrero de 2009


Enfrentarse a una película como "Doubt" (La Duda) no es tarea fácil, porque su temática despierta de forma inmediata una incomodidad que prácticamente a nadie le gusta: la puesta en tela de juicio a la labor de un sacerdote y la suposición del abuso a menores de edad. Por ambos lados, ya resulta provocativa. Pero no se queda ahí, porque agrega a una madre que hace todo por proteger a su hijo, a una religiosa con poderosos principios y a un niño bastante especial.

Su origen es un texto teatral que se estrenó con importante éxito en el off-Broadway y eso se nota claramente en la cinta. La falta de lenguaje cinematográfico, salvo en contadas escenas, es una de las debilidades más poderosas del film, que no sabe aprovechar la magia del cine para llevar la historia a un lugar superior y sacar mayor partido de los elementos con los que cuenta, que no son pocos. Ejemplo de ello, son las interpretaciones de Meryl Streep, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams y Viola Davis, que la salvan de un desastre mayor y le permiten calar mucho más hondo de lo esperado.

Escrita por John Patrick Shanley, y llevada por el mismo a la gran pantalla, "Doubt" pierde fuerza en su paso al cine, probablemente por la inexperiencia del director en estas lides (en su historial sólo encontramos "Joe contra el volcán"). Tal como mencionaba, el ejercicio de convertir en material de celuloide el texto, ha pasado a un segundo plano, seguramente con la finalidad de mantener los intensos diálogos y el enfrentamiento entre esas dos fuerzas de la naturaleza que son Streep y Seymour Hoffman. Precisamente es en esos momentos cuando podemos olvidar los deslices y errores del realizador, pero no tenemos tan mala memoria como para dejarlos de lado.

En cuanto a la trama, se pueden hacer muchas lecturas o interpretaciones, avalado por el juego de la duda al que alude el título. Es más, nunca podemos estar seguros de si la verdad la tiene uno u otro, porque una de las maravillas del guión original es dejar abiertas todas las posibilidades, con un final aplastante y muy humano: tras la victoria y la disminución de la adrenalina del éxito, se abre el abismo del cansancio y la propia debilidad. La trama, entonces, se puede entender como un choque de principios, una confrontación abierta del bien y el mal (sin saber quién juega en cada lado) o una lucha de poderes en un territorio determinado.

Sea como sea, la cinta no desluce como un todo. ¿Podría haber sido mejor? Seguro que sí, pero no podemos perder de vista que asistimos a un duelo interpretativo tan poderoso como las motivaciones de los personajes y que descubrimos como gran público a una Viola Davis -vista en "Lejos del cielo" y en varias series de televisión- en estado de gracia que, con apenas unos 5 minutos en pantalla, ha sido capaz de acaparar el aplauso de la crítica y demostrarnos que una madre es capaz de cualquier cosa cuando se trata de sus hijos.

"The reader" (2008)

sábado, 14 de febrero de 2009

La última película de Stephen Daldry es un ejercicio incompleto. Es imposible negar su talento, que ya vimos con mayor intensidad en "Billy Elliot" o "Las horas", pero que en "The reader" se queda corto. Falta emoción natural y no forzada, sobra música, falla el maquillaje y al metraje le sobran unas cuantas escenas.

La historia nos lleva a la Alemania de la postguerra, en plena reconstrucción de Berlín, donde el quinceañero Michael Berg conoce y se enamora de una revisora de tickets en el tranvía (Kate Winslet). Comienza su romance -que ya provoca por el hecho de que él es menor de edad y ella prácticamente tiene el doble- y su relación se asienta en los misterios del sexo y en largas sesiones de lectura, en las que el joven pone su voz a innumerables novelas. Al poco tiempo, el romance se rompe no volverán a encontrarse cara a cara por largo tiempo, pese a que el destino reunió sus caminos al poco tiempo.

De esta forma, la trama se adentra en un proceso interno, no sólo de los personajes, sino de un país, permitiéndole jugar con la necesidad de alcanzar la verdad, con la información, la moral, el castigo y la libertad de elegir el propio destino. Pero aquí comienza una fuerza entrópica que hace que el film pierda fuerza: planos excesivamente largos y muchas veces inútiles, con excesos en la música -aunque no de forma tan particular como se había comentado en otros sitios- y un Ralph Fiennes que ha tenido mejores momentos.

Con tintes de dramón monumental -que lo es-, pero sin llegar a lograr la emoción que busca forzosamente, el desempeño de Daldry no ha estado a la altura de sus trabajos anteriores, pese a tener entre manos una joya literaria y un reparto que no está nada mal, pero al cual apenas saca partido. Imperdonables son los pocos momentos del intenso Bruno Ganz y la transformación de Lena Olin en un doble papel en los que no pude reconocerla.

Sin duda, lo mejor de la película es Kate Winslet. Eso sí, dudo de que en esta cinta esté mejor que en "Revolutionary Road". Ya sé que a la Academia le gusta premiar al maquillaje y a la deformación de sus propias estrellas, pero si nos fijamos en la esencia interpretativa, creo que Hanna Schmitz tiene menos intensidad que April Wheeler. Impresionante eso sí es que en el film de Sam Mendes, Winslet actúa con las manos; y en la de Daldry, lo hace con la enorme belleza de sus ojos.

No obstante, no puedo ser tajante con ella. Quizás me dejo llevar por mi debilidad hacia Kate Winslet y por la fe que, pese a "The Reader" le tengo a Daldry. Sin ser una gran película, tampoco es de las que te arrepientas de ver. Para eso hay muchos más bodrios en el circuito. Ahora, dejarse tentar por las voces que hablan de "una gran película", creo que es excesivo.

Sueño...

He llegado del cine hace un momento -he visto "The reader"-, pero estoy tan cansado que no puedo escribir ahora. Mañana será otro día, además que quiero retomar el ritmo de actualización.
El domingo toca otra sesión de cine + una sesión especial de taller, así que habrá más cosas para publicar en el blog.
Pero ahora dormir quiero.

Fotos de ayer

jueves, 12 de febrero de 2009










Conchi, Sonia y yo......................................................y la tertulia.

Comidas y tertulias

miércoles, 11 de febrero de 2009

Hoy miércoles fue un día redondo. Quedé a comer con Sonia y Conchi en "El Recuerdo", donde comimos de lujo y por muy pocos euros (la relación calidad/precio/servicio es impresionante). Nos pasamos unas 3 horas de animada charla, fotos y risas. Todo esto preparando lo que venía a continuación: la quinta tertulia, dedicada a Manuel Vicent y su "León de ojos verdes", una reunión de cuentos que evocan el pasado del autor, pero que nos transportan a todos a las habitaciones, salones y a la terraza del hotel Voramar y sus alrededores, en la zona del Levante.

Además, cosa rara, pudimos ponernos de acuerdo para el siguiente libro: será Kadaré y "El palacio de los sueños". Ninguno de nosotros lo conocía, así que descubrimos que será una gran opción. Esperamos contar con todos los tertulianos la próxima sesión, que ya tiene fecha fijada para el 11 de marzo.

Y ya preparamos un nuevo encuentro con Sonia y Conchi para las próximas semanas. Nunca faltarán razones para celebrar.

"Sola en casa" - 16ª sesión del taller

jueves, 5 de febrero de 2009

El móvil no dejaba de sonar insistentemente. Comenzaba a ponerme de los nervios, pese a mis intentos por concentrarme. Tenía los ojos cerrados, respiraba profundamente, sentía que mi cuerpo comenzaba a relajarse. Otra vez. ¿En qué estaría pensando cuando puse esa horterada de politono? Finalmente tuve que ceder. Me levanté, abrí el bolso y miré la pantalla del teléfono: 5 llamadas perdidas y 4 mensajes nuevos. Miré la esterilla tendida a lo largo de la ventana que da hacia la calle y pensé que no sería capaz de concentrarme hasta que no me pusiese al día. Además, aún me quedaban unas cuantas horas de tranquilidad en casa. No sería para tanto.

Primer mensaje, recibido a las 9 horas 12 minutos: “Hola Marta, soy tu mamá –como si no lo supiese, pensé-. Recuerda que hemos quedado esta tarde para comprar el regalo de tu padre. Te veo a las 17:30 en el Corte Inglés de Goya, como siempre. Después te invito a un café”. Ya sabía yo que ese café, más que un premio por acompañarla, era el interrogatorio obligado de cada semana. “Besos y no te retrases, ya sabes que odio esperar en la calle”. Suspiré.

Segundo mensaje, recibido a las 9 horas, 16 minutos: “Marta, hija, se me olvidó comentarte que la vecina del cuarto me preguntó por ti. No sabía qué decirle. ¿Qué le dices a la gente cuando tu hija es como tú? Bueno, no importa. Ya lo hablamos esta tarde. –Debo reconocer que el mensaje me puso de mala leche, pero bueno, tengo que concederle el tiempo de adaptación, ya que no se lo tomó tan mal cuando se lo dije-. Por cierto, me pasaré por tu casa esta mañana a dejarte una tartera que tu abuela me trajo ayer para ti. Así tienes algo que comer, mientras yo preparo el resto de las cosas para mañana”.

Tercer mensaje, recibido a las 9 horas, 23 minutos: “Buenos días guapísima, ¿qué tal? Ayer por la noche estuvo genial. Te aseguro que es algo difícil de superar. Fue como si pudiese volar, sentí cosas que nunca había sentido. Ni mi pareja hubiese sido capaz de superar lo de anoche. Espero que lo repitamos la próxima semana. Sé que tú te lo has pasado bien también. Seguro que aún duermes del cansancio. Hablamos mañana. Besos”. ¡Qué pasada lo de ayer! ¿Quién lo hubiese dicho de mí hace un par de años?

Cuarto mensaje, recibido a las 9 horas, 29 minutos. “Hol… rta. Voy conduc… por la… 30 y me acordé de ti al pasar por el… ¿Has pensado bien lo que pasa entre n…tros? Llevo… manas esperando tu llama… fgfgfhhhkkkk. No hay más mensajes”. ¡Qué plasta de tío! Si te dije claramente que no me gustabas, que no eras mi tipo, que quería probar cosas nuevas, que había cambiado.

Por fin lo puse en silencio. Volví a sentarme en la esterilla, miré por la ventana y cerré los ojos. Mi cuerpo comenzaba a relajarse. Notaba cada centímetro de mi anatomía dejándose llevar. BRRRRRRR BRRRRRR. Me cago en la meditación y en el móvil. Se me olvidó quitarle el vibrador. Me levanté de golpe, cogí el móvil, abrí la ventana y lo lancé con todas mis fuerzas. Sentí un golpe fuerte, un frenazo y otro ruido aún mayor. Me asomé al balcón y vi a 3 coches que habían chocado en cadena. Cogí el jersey que tenía a mano, bajé las escaleras corriendo y salí a la calle.

Me acerqué tímidamente al primer coche. ¡Dios! ¡EL PLASTA! ¿Pero qué haces aquí?, le pregunté. No supo que decirme y sólo atinó a explicar que sintió que algo golpeaba la luna del coche, antes de que estallase en mil cristales pequeños. Ella, muda, se mostró asombrada. ¿Pero qué crees que era? Ni idea, dijo él. Sólo sé que me dio algo y mi primera reacción fue frenar.

- ¡Marta, por Dios! ¿Qué haces?
- ¿MAMÁ?, exclamé.

Ella iba en el tercer coche. Maldita suerte. ¡¿Carlos, querido, qué tal?! ¿No me digas que has sido tú el que ha montado este desastre? -Lo que me faltaba: mi ex y mi madre, mascullé entre dientes, mientras ambos se explicaban los detalles de cómo y porqué estaban ahí. Y, como si yo no existiese, comenzaron a hablar de mí, de lo mal que estaba, de las decisiones equivocadas que estaba tomando. ¡BASTA!, grité. ¿Estáis los dos bien? Según veo sí. Pues tú, dame la tartera esa y tú, por favor no vengas más a casa.

Di media vuelta y subí. Cerré la puerta. Miré la esterilla. Ahí se quedaría hasta mañana. Fui a coger el móvil, pero claro, no estaba. Había salido volando por la ventana. Me odié a mí misma. Estaba sola, incomunicada y ellos intentaban recomponer mi vida. ¡NO LO SOPORTO MÁS!

Llené la bañera, me metí dentro y cerré los ojos, mientras me hundía suavemente en el agua tibia.