¿La verdad? II Parte

viernes, 9 de enero de 2009

He estado intercambiando ideas con María (no sé quien es) que también ha escrito comentarios en el blog al que hice alusión en el post anterior. Lo reproduzco aquí para que puedan estar al tanto.

Así va la cosa:

María dijo...

Sí, Tomás en Europa, Pinochet era un golpista y Allende un presidente elegido democráticamente, esa es la verdad. El Dr. Soto, un testigo que logró sobrevivir a pesar de que querían "matarlos como a ratas" (hay grabaciones de esa verdad histórica). Muchos de sus amigos acabaron desaparecidos, aunque estoy segura de que él hubiera dado lo que fuera porque no hubieran sido torturados, asesinados ni hechos desaparecer, sino que hubieran "aparecido", como esos cuatro, que poco restan a la espeluznante cifra global. Pero la verdad es así de dura.


Sí María, Pinochet fue un golpista y Allende fue electo de forma democrática. Esos son hechos tangibles y conocidos.

Todo lo que pasó a partir de ahí, son interpretaciones de la verdad que difícilmente conoceremos.

No voy a polemizar sobre buenos y sobre malos -que eso no está en discusión ni en duda-, ni sobre quien actuó de una forma u otra -porque tampoco está en duda-, ni menos a justificar lo injustificable. Sólo quería decir que hay tantas verdades como seres humanos y dependerá de sus experiencias y de su realidad la que ellos esgriman como verdadera.

Simplemente manifiesto que así como el doctor Soto escribe su verdad, muchos otros han escrito la suya. Y te aseguro que para cada uno de ellos, es tan válida como para nosotros mismos -tu, yo, el autor de este blog y muchos otros- lo es la nuestra.

Es sólo que me cuesta aceptar las verdades únicas y unívocas. Prefiero escuchar todas las "verdades" y hacerme una idea general.


María dijo...

Tomás en Europa ¿has leído el libro?
Afortunadamente hay jueces y tribunales que se encargan de poner "ciertas verdades" a buen recaudo. También afortunadamente, los derechos humanos son una verdad única y universal, no todas las verdades valen lo mismo y no todos los valores son equivalentes. Personalmente, como mujer, me alegro de vivir en una parte del mundo en la que se ha avanzado notablemente en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y no en uno de esos países en los que la ablación del clítoris forma parte de la "verdad" de sus costumbres ( te aeguro que, ante eso, no me basta el hacerme con una "idea general"). Estoy convencida de que, cuando se jugó la vida en el palacio de la Moneda, el Dr.Soto tenía bien clara la diferencia entre "verdades reales e imaginarias". El relativismo cultural es una moda que hizo mucho daño.

Estoy de acuerdo con que cada periódico tiene su visión de las cosas, pero por eso tenemos claro que los periodistas no son historiadores.


Tomás en Europa dijo...

No María, no he leído el libro del doctor Soto, aunque justamente hoy me lo han recomendado. Pero sí he leído muchos otros documentos de la época durante mis estudios de Ciencia Política, así que cuando digo que las verdades son muchas, sé de lo que hablo.

Concuerdo plenamente en que los derechos humanos son verdades universales y, más que verdades, son un valor inherente a todos los hombres y mujeres. De la misma forma, también celebro el vivir en un lugar del mundo donde la igualdad es un presente y no una aspiración -aún cuando queda mucho camino por delante en muchas cosas, pero eso es tema de otro comentario, de otro blog, de otro momento-.

Más que moda, el relativismo me parece una postura útil, desde la cual estás abierto a cuestionar, conocer y aventurarte más que quedándote en la información unilateral. Prefiero tener ideas propias a heredar las que otros me han transmitido. El relativismo te abre mundos infinitos de posibilidades que, bien manejadas, te pueden acercar más a aquella visión global o idea general, no por eso más vacía o superficial. Las tonalidades de gris muchas veces son más sabias que el negro o el blanco.

Y en cuanto a la última frase, que me toca profundamente por mi carrera académica, debo decir que, de la misma forma en que los periodistas no somos historiadores, los historiadores, los abogados, los médicos, los psicólogos y los ingenieros no son periodistas, aunque muchos se lo tengan creído.

1 comentario:

  1. Anónimo13:43

    Tomás dile a María que sería bueno leyera algo de los del otro lado, de los que fuimos , durante el gobierno de Allende pasados a llevar, de los tupamaros que se tomaron las industrias, de las JAP que querian nuestros negocios y nuestras casa y de la real cantidad de muertos. Que nunca el Mapocho estuvo lleno de cadáveres ni de sangre y que desgraciadamente mientras la mayoría tratabamos de sacar adelante un pais en quiebra ellos se dedicaron a difundir las mentiras pr todos conocidas.
    A nadie le gusta el atropello a los derechos humanos pero que María sepa que durante el Gobierno de Allende para los del otro lado no existieron,. Mataron y quitaron industrias , dieron armas a los que no las merecian y un cordon de militantes rodeaba las ciudades.Quisiera contarle que yo estaba esperando a tu hermano Andrés, que debia hacer cola para conseguir carne, pañales, leche etc. que no habia parafina, bencina ni nada , solo para las JAP, que no tuve la oportunidad de que me hicieran una cesárea porque no habia anestesia, que tu hermano nacio con Force lo que le podria haber causado un daño irreversible, y miles de cosas mas largas de contar.Tb quisieron instalar la ENU escuela nacional unificada para enseñar a todos los niños sus doctrinas. Si eso es un buen gobierno Dios me libre de los malos.
    Ademas siempre hay que mirar para adelante y tratar de hacer las cosas de la mejor manera posible. Hay cosas buenas y malas en todos nosotros que siempre hay que vencer.
    Mama

    ResponderEliminar