Se me consumió entre las manos

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Y ya terminé con "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina"... librazo!!!

Muy entretenido, buen manejo del suspenso, la tensión y los personajes. Es una obra que va creciendo página a página, sin perder el rumbo. No es un clásico (no lo elevo a esa categoría), pero me parece que ha logrado plenamente su objetivo.

Ahora sí que tengo tiempo para las demás lecturas pendientes, entre ellas "El contador de historias", que me regalaron mis compañeros de WKE cuando me fui. ¡Necesito más horas del día para leer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario