Aprendizaje - Taller Nº11

domingo, 21 de diciembre de 2008

No sé si es valentía o simple desparpajo, pero después de Rosalía y Lorca, ahora me toca a mí.

--------------------------------------------

No dejes que mi corazón se deshaga
En diez partes de sangre fría,
Sin el brioso oleaje del agua salada
Ni la quietud inquieta de las rías.

Déjalo latir con pasión y desmesura,
Que se olvide de su pasado martirio,
Para ser capaz de afrontar con bravura,
Los malos momentos del amor tibio.

No dejes que se llene de raíces secas
Cántale canciones de amor al oído,
Porque mi corazón no tiene macetas,
Sino una pradera húmeda de sentidos.

Que mi corazón no se llene de moho verde
Ni de negras nubes ni blancas montañas,
Que no se olvide de su pasado rebelde
Y saque fuerzas de sus propias entrañas.

Que ame siempre como la primera vez
Que se entregue a ello por completo,
Que no pierda la altiva sencillez
De saber querer sin ningún complejo.

Que renueve el agua estanca del dolor pasado
Y que sepa lamerse rasguños y heridas,
Que no olvide palpitar, cual loco desbocado,
Como si en ello se le fuera la vida.

1 comentario:

  1. Anónimo18:07

    Despues del libro de versos de Victor Barberis no me cabe la menos duda de que el tuyo será el próximo.

    mama

    ResponderEliminar