Recuerdos...

sábado, 22 de noviembre de 2008

Buscando una foto que quería para graficar una frase que ha marcado mi vida profesional, me tropecé con una pintura de Caspar David Friedrich, un pintor romántico del que estuvimos hablando una larga clase y que me llamó la atención, sobre todo, porque sus personajes nunca "miraban al pintor", sino que siempre invitaban al espectador a mirar sobre sus hombros y descubrir aquello que tanto le llamaba la atención.

Esta es una muestra de lo que hacía, pero el que más me impresiona por representar la característica esencial del autor y todo el sentimiento romántico en un espacio tan reducido es "Monje a la orilla del mar" (Der Mönch am Meer) que está en el Palacio de Carlotenburgo en Berlin.

Si alguien quiere saber más sobre este pintor, en Internet (como no podía ser de otra forma) la Wikipedia ofrece una buena cantidad de información.

1 comentario:

  1. Anónimo15:50

    hermosa pintura, creo buscan algo mas alla de lo cotidiano, algo sobrenatural
    Definitivamente buscan a Dios
    Mama

    ResponderEliminar