Abandonado

martes, 11 de noviembre de 2008

Esto es lo último que escribí para el taller.


No hay infierno en las profundidades,
Ni diablos ni eternas hogueras,
Sólo hay un corazón que espera,
A que recojas sus cien mitades.

Maldigo a quienes continuamente advertían,
Que tras la muerte iríamos allí,
Sin ser capaces nunca de decir,
Que no hacía falta morir para sentir lo que sentía.

El infierno no sólo está cerca, está aquí conmigo.
No es negro, aún cuando me pierdo en su oscuridad.
No tiene cavernas, pero sí una ciudad,
Que no es la misma sin ti, no tiene sentido.

No necesito almas en pena o gritos de dolor,
Me hace falta nada más que el día a día,
En que si no estás aquí, vida mía,
No sé como sobrevivir al desamor.

Una y otra vez, veo tu espalda que se aleja,
Arrasando todo lo bueno que habíamos vivido,
Y el corazón entre mis manos se desmadeja,
Dejándome, nada más, que todo el cuerpo herido.

Ríos de sangre que arrastran mis pasiones,
Torrentes de agua que mojan mi regazo,
Tornados que se escurren en mis pulmones,
Suaves suspiros que guardo para más rato.

Y si tengo que vivir en este infierno toda la vida,
No cambiaría lo que tengo ni por un segundo siquiera,
Por más que el cuerpo lo pida o yo lo quisiera,
Volvería a amarte con el alma enloquecida.
Con mis vísceras y mi ternura a flor de piel,
Sólo por sentir tu cuerpo a mi lado,
Me dejaría tentar por tus ojos de miel,
Me abandonaría en ti, abandonado.

2 comentarios:

  1. Querido Tomás: te digo lo que ya te dije el jueves. Me emocioné con tu texto, porque me reconocí absolutamente en esas líneas; porque yo, como tú, tengo esa filosofía de "prefiero morir con las botas puestas"; porque yo también volvería a repetir los pasos que di aunque me costasen las mismas lágrimas... Claro que sí... Vuelvo a elegir esa última estrofa...

    ¡¡¡Qué lindo escribe usté, amigo!!!
    ¡¡¡Qué lindo es usté!!!

    Un beso grande y ¡hasta el jueves!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15:32

    me gusto tu poesia pero todavia no logro separar al escritor de mi hijo y sufro contigo esas penas y me cuesta pensar que no son las tuyas
    acuerdate que yo tb. escribis poesias pero de mis vivencias imaginarias o no
    besos
    mama

    ResponderEliminar