+ fotos en Cáceres

jueves, 21 de febrero de 2008

Lari - Soraya - Kike - Ivor - Tomás - Mariana

Juno... tan simple como efectiva.

Mucho se ha hablado en el último mes sobre la película "Juno". Unos dicen que no merece la pena tanto premio ni revuelo a su alrededor; y otros, como yo, nos decantamos por aplaudirla. Pero el análisis no es vacío ni tan superficial.

De acuerdo, no es una joya imprescindible, pero brilla por su simpleza, su serenidad y sus diálogos inteligentes en la boca de una adolescente venida a más. Efectivamente, no es una obra magistralmente filmada, pero tiene el ritmo necesario para encantar, entretener y provocar. De manera cierta, no es un conjunto magnífico y celestial, pero alcanza las estrellas por momentos y, sobre todo, en la excepcional Ellen Page.

Si uno quiere ver un film franco y directo, esta es la opción. Nació sin aspavientos ni con aspiraciones, y es allí donde radica su principal fortaleza: no pretende nada más de lo que se ve. Y eso es algo que merece reconocimiento y que debemos agradecer en un enjambre de cintas grandilocuentes, revisiones de antiguos éxitos y carencia de ideas.

Creo que por eso llama tanto la atención: es una película que se debe ver sin esperar nada de ella. Si quiero ver la multipremiada y meganominada cinta independiente del año, nos parecerá poca cosa. Pero si la veo por lo que es en su génesis, una historia universal en un entorno natural (no por la vegetación, sino porque podría ser cualquier lugar) con algo de inteligente ironía, disfrutaré, como hace tiempo no lo hacía, frente a la pantalla del cine.

Con Mariana, la paisana, en Cáceres.

Va a ser verdad que el viaje (o los viajes) no acaban

domingo, 17 de febrero de 2008

El tiempo se me pasa volando. Hace casi 3 semanas que no me sentaba a escribir en el blog y falta que me estaba haciendo. Estos días han estado llenos de sorpresas, visitas y viajes.

Primero, estuve con Teresa después de no vernos mucho tiempo. Hablamos y nos pusimos al día de los respectivos trabajos, tal como hacíamos cuando estaba en Qualytel. Después de eso, el resto ha sido trabajo+trabajo+viajes.

Estuve en Vilafranca del Penedés en una "calçotada" (del catalán "calçot", que son unas cebollas tiernas, tipo puerros o cebollinos, que se asan directamente al fuego y que se comen con salsa romescu). Buenísimos. Y ya que estábamos por esos lados, una rápida visita a Tarragona para ver a los amigos.

El tiempo nos acompañó y tuvimos hasta un poco de calor, tanto así que el domingo al mediodía aprovechamos para sentarnos en un chiringuito a orillas del mar a comer.

A los dos días, apareció por Madrid mi amiga Mariana, que no veía desde mi viaje a Chile en noviembre del año pasado. Y, entre sus idas y venidas por las ciudades cercanas a Madrid, pudimos organizar un fin de semana de lujo, que también incluyó a Loreto, su hermana: Cáceres y Sevilla. Aunque el plan original incluía Mérida, lo cambiamos por la capital de Andalucía para aprovechar de conocerlo.

Lo pasamos genial. Estuvimos en Cáceres, disfrutando del casco antiguo con guías turísticos de lujo y conociendo la ciudad. Después de un reponedor descanso y un buen desayuno, partimos a Sevilla que nos recibió bastante bien. Lo único que manchó un poco el viaje fue la lluvia de hoy domingo por la mañana, pero nada que afectara demasiado el buen resultado.

Estuvimos en la Giralda, caminando por las estrechas calles del barrio Santa Cruz, en la plaza de España y otros "monumentos" del lugar. Fue poco tiempo y un poco de locos, pero valió la pena. Muy buen fin de semana. Gracias a todos los implicados: a los compañeros de viaje, a los amigos-guías y a todos los que hicieron posible tan agradable periplo por España.