Los 4 Fantásticos (sobrinos)

viernes, 21 de diciembre de 2007


Estos son mis 4 sobrinos "conocidos": Carlitos, María Ignacia, Gabrielito y Martín. Acaba de nacer mi pequeña sobri Javiera, que tendrá que esperar a otro viaje para que su tío babee con ella. Y estoy a la espera de que los padres de la criatura me manden las fotos correspondientes.

Una buena parte de la familia... aunque faltaron!

¡Qué gran noche!

sábado, 15 de diciembre de 2007

En estricto orden (atrás, de izquierda a derecha): Manuel, Tomás, Mariana;
(fila delantera, también de izquierda a derecha):Verito, Pacita y Alecita.

Año nuevo... y trabajo nuevo

viernes, 30 de noviembre de 2007

Otro diciembre... un año después de dejar Qualytel y apostar por un nuevo operador de telefonía móvil; 365 días (casi) desde que dejé la coordinación de agentes para pasar al campo de la formación, la vida laboral me presenta un nuevo reto: cambio de empresa, de sector, pero no de función, aunque éstas se amplían y multiplican.
Pasaré a ser Tutor de Formación Online en una empresa dedicada a este rubro y con muchos proyectos e ideas debajo del brazo. Hasta ahora han sido muy amables conmigo y, la verdad, a pesar de la pena que implica dejar a los compañeros de mi actual trabajo, tengo ganas de conocer al nuevo equipo en pleno y ponerme a trabajar en algo lejos del mundo del telemarketing, que falta me está haciendo.
Todo esto, ocurrirá entre el 10 y el 12 de diciembre (entre que dejo uno y entro al otro). Ya os contaré como resulta esta nueva aventura. Por lo pronto, promete... y mucho.

Tomás "Gafotas"

domingo, 25 de noviembre de 2007

Este es el look que tengo al sentarme en el PC (y sólo en el PC)

No quedó más opción que empezar a usar lentes para sentarme en el PC a trabajar (o cualquier otra cosa), porque se me estaba cansando la vista y me daba dolor de cabeza.

Ahora tengo que acostumbrarme a ellos, porque todavía me siento extraño al tener que ver la vida a través de unos cristales. Y no sé si será normal, pero me pica el "puente" de la nariz.

Volver

Ya estoy otra vez en Madrid... y las vacaciones en Chile se pasaron volando nuevamente!!!

Gracias a todos los que estuvieron conmigo: mis papás, mis hermanos y
cuñad@s, mis hermosos sobrinos, mis tí@s y prim@s... también a mis amig@s, que siempre están ahí...

Mil perdones a los que no pude ver y a los que quedaron pendientes de llamadas o visitas... el tiempo es escaso, pero quiero que sepan que los llevo igualmente conmigo!!!

Fueron unos días intensos y agotadores, pero al menos pude disfrutar a la familia y a algunos amigos... ya habrá más oportunidades para volver a encontrarnos.

Ya vuelvo a la realidad habitual: trabajo y tareas diarias.

Nos vemos!

Ya estoy aquí

viernes, 9 de noviembre de 2007

Buenos días a todos.Ya llevo casi una semana en Chile de vacaciones.
La verdad es que casi no he tenido mucho tiempo para nada, visitando a la familia y a los sobrinos, que crecen a la velocidad de la luz. Me quedan dos semanas aún por estos lados y ya estoy viendo que el tiempo se me hace agua. Pero intentaré ajustar la agenda para ver a todo el mundo (o, al menos, intentarlo).
Ahora mismo no tengo fotos, pero como todos han sacado, tendré que ponerme a recopilarlas para poder formar mi álbum de viaje.
Este fin de semana será de desconexión en medio de un lago y el lunes vuelvo al mundanal ruido. Nos vemos.

Se vienen las vacaciones

domingo, 28 de octubre de 2007

Dentro de pocos días saldré de vacaciones. ¡Por fin! Tendré tres semanas para disfrutar y descansar, para conocer y reencontrar. Sé que se pasarán volando, pero lo bailado no me lo quitará nadie. ¡Ya queda poco!

Katia Guerreiro - Gaivota

viernes, 19 de octubre de 2007

Katia Guerreiro cantando "Gaivota". Dejen pasar unos segundos, cierren los ojos y déjense conquistar por su voz.

http://www.youtube.com/watch?v=b6akh8DbxG8

Reserva telefónica

Este video no tiene desperdicio... es el infierno de las contestadoras automatizadas!



Por lo menos, de algo servirán los teleoperadores.

Mi último placer culpable

domingo, 7 de octubre de 2007

Me acuso de un nuevo "placer culpable"... la nueva canción de Myriam Hernández: "No pensé enamorarme otra vez", del disco "Enamorándome".


NO PENSÉ ENAMORARME OTRA VEZ

Pensé que estaba curada de amor,
que estaba recuperada.
Que había logrado, cerrar con candados,
las puertas de mi alma después de un fracaso.

Pero parece que el corazón,
se me quedó un poco abierto,
que al gusto de un beso,
nació un sentimiento que ya conocía y daba por muerto.

No pensé enamorarme otra vez,
no pensé estar amándote así,
me doy cuenta que empiezo a ceder
y me asusta saber que camino por donde pasé.

No pensé enamorarme otra vez,
porque cuando lo hice sufrí,
pero es fácil llegarte a querer
y a pesar de tratar no consigo dejarte de amar.

Me juré no entregarme al amor (yo me juré no entregarme)
como lo hice algún día (como lo hice)
juré que sería, conmigo egoísta,
pero me cambió con tus besos la vida.

No pensé enamorarme otra vez,
porque cuando lo hice sufrí,
pero es fácil llegarte a querer
y a pesar de tratar no consigo dejarte...

De amar y desearte como a nadie igual,
sin miedo de expresar mis sentimientos,
quiero tener conmigo siempre al despertar,
el cielo en cada beso y en ti todos mis sueños.

No pensé enamorarme otra vez,
no pensé estar amándote así
me doy cuenta que empiezo a ceder
y me asusta saber que camino por donde pasé.

No pensé enamorarme otra vez,
porque cuando lo hice sufrí,
pero es fácil llegarte a querer
y a pesar de tratar, no consigo dejarte de amar.

Y a pesar de tratar, no consigo dejarte de amar.

El apagón informático

jueves, 4 de octubre de 2007

¡Vaya! ¡Qué dependiente de la tecnología me he puesto! Y es que después de casi dos semanas sin Internet ni teléfono en casa (culpa de Telefónica y su incompetencia), estaba al borde del colapso. Me sentía como náufrago. Parece triste, pero con lo útil y entretenido que resulta el PC con Internet, ya no podía con esta máquina de escribir con pantalla.
Ahora me pondré al día en todas las cosas que tengo pendiente de buscar en la web. Por ahora ya les dejé una foto mía en Toulouse mientras me animo a escribir la crónica de viaje.

En Toulouse (con cara de vacaciones)


Tomás en Navigli

jueves, 6 de septiembre de 2007


Este es uno de los barrios que más me gustó de Milán. Sin duda. Ya con ese puente y las 3 librerías que estaban al otro lado, no quería más. Además, cerca está una de las heladerías más antiguas de todo Milano. ¿Se puede pedir más?

QUIERO VIVIR EN MILAN

domingo, 2 de septiembre de 2007

Sé que me ocurre cada vez que vuelvo de un sitio, cada vez que conozco una nueva ciudad en mi recorrido. Pero debo ser sincero conmigo mismo y decir que, como Milán, no he visto ninguna: no tiene el romántico entorno de París (ni el Sena ni la Torre ni esos barrios como Montmartre) ni tiene la diversidad de Londres (ni el Big Ben ni la Reina ni el Támesis ni los puentes) ni el encanto de Barcelona (ni las Ramblas ni el mar ni Gaudí); incluso, no tiene la magnitud de Madrid (ni sus barrios ni sus parques ni sus muchas otras cosas). Pero cambiaría todo aquello por Milano y sus calles y sus parques y su Duomo y las trattorias y toda esa magia que tiene.

El viaje comenzó de buena forma: el vuelo, fue más corto de lo previsto y llegar a la Stazione Centrale no costó nada. De ahí al hotel, unas 3 paradas de metro (que funciona bien, aunque me pareció feo y oscuro) y 2 minutos caminando. Todo iba de maravillas. Dejamos las cosas y a cenar a una trattoria cerca de casa, que ya era tarde y el cansancio (día de trabajo encima) empezaba a pasar factura.

En plena plaza de Moscova, el "Rossopommodoro" nos recibió con la mesa casi puesta: una bruschetta de tomate y albahaca, unos ñoquis con tomate y una tarta de cioccolato. La comida no estaba mal, pero la atención se lució por lo mala. De ahí, a la cama y a preparar el itinerario para el día siguiente. Mientras, comenzó la anunciada tormenta que nos estaría esperando, pero que tuvo la decencia de dejarnos llegar sin problemas.

En fin, a la mañana siguiente, comenzó la historia: salimos pronto a la calle y caía una lluvia suave, pero de esas "cala bobos", es decir, que parece que no moja, pero que te empapa hasta los huesos. Mal inicio. Nos mojamos enteros y sólo podía pensar: vaya mierda de ciudad. Lo poco que recuerdo de esas primeras horas es el frío que estaba pasando y el arrepentimiento de no haber llevado un paraguas.

Así, llegamos hasta la zona de Piazza San Babila, cruzando i Giardini Pubblici y callejeando por una calles que, vistas a la distancia y sin lluvia, eran para dejar con la boca abierta. Claro que, por culpa del mal cuerpo y del agua, no quedaron registradas en fotos. Tendrán que esperar al próximo viaje. Aquí ya dejó de llover y, por fin, pude empezar a disfrutar.


Recorrimos parte del Quadrilatero d'oro, donde están todas las tiendas más caras de Milano: Armani, Prada, Versace y todas las demás. Imposible casi comprar la etiqueta de las cosas. Nada bajaba de los 500 euros. Pero mirar es gratis. De ahí, callejeando poco a poco, llegamos a la Galería Vittorio Emanuele, que es impresionante de principio a fin. Lo primero, entrar a una librería donde comencé mis compras: libros de gramática y diccionarios de italiano, además de uno de estilo; y unas novelas cortas, porque comenzaré a reencontrarme con el idioma. Y no descansaré hasta lograrlo.

Destacable, la tienda BERNASCONI que estaba en la galería. Un homenaje a toda la familia fue sacarme la foto en uno de sus escaparates, con el letrero en grande y muy claro. A punto estuve de entrar a reclamar la parte que me correspondía, pero me pareció un poco agresivo. Es mejor ir conociendo a los de la misma sangre, poco a poco.

De ahí a la Scala y al Duomo, era cuestión de algunos pasos. La plaza del Duomo, llena de turistas, era un poco caótica, más aún con los típicos africanos que tratan de timarte con las pulseras (ya nos había pasado en París y no volvería a ocurrir), los pesados que tratan de sacarte fotos con las mil palomas que se te tiran encima (VIVA LA GRIPE AVIAR) y todas esas cosas. Pero me saqué la foto delante del Duomo, como cualquier japonés que se precie.

La entrada al Duomo estaba a tope. Cientos de personas en la puerta y dije que no tenía ganas de estar ahí apretujándome con la multitud. Seguimos caminando por una de las calles laterales, la opuesta a la salida de la galería Vittorio Emanuele. Y dimos con un ascensor que subía al techo del Duomo por 6 euros. Y subimos. Qué maravilla de vista: parecía sacada de un escenario élfico o de algún lugar perdido en la imaginación. Un buen paseo por las terrazas del Duomo y luego, al bajar, estábamos en una de las entradas donde NO HABÍA NADIE. Y entramos. Lo que hay dentro, además de impresionante, es abrumador. No hay nada feo, aunque se agradecería un poco más de luz.

Después del Duomo, un breve paseo por las calles cercanas y a hacer un pequeño descanso, que había que coger fuerzas para lo que venía en la tarde. Dejamos las compras en el hotel, un poco de relax y a la calle otra vez, que ya eran las 3 de la tarde. Maldita hora: todas las trattorias y pizzerias estaban cerrando. Es verdad que el resto de Europa come a horas normales, no como en España. Y así, terminamos en un café de la calle Solferino, que se llamaba "Callegaro", donde comimos unos trozos de pizza y focaccia que estaban de muerte. Luego, un café con i dolci y a continuar el paseo.

Vimos el Castello Sforzesco, que está genial, y todo el entorno del Parco Sempione, que es un pulmón de tranquilidad y aire puro en medio de la ciudad. Quizás habría que darle más recorrido a todo el barrio, ya que de lo poco que vimos, había una parte de "Barrio Chino", otra de locales y bares muy "cool", otra muy elegantosa y luego callecitas normales. Seguramente tiene mucho más de lo que parece. Habrá que darle segunda oportunidad.


Luego, una estancia en la terraza del Bar Gold (Corso Garibaldi, cerca de la Via Palermo), a la hora del Happy Hour, pero sin enterarnos mucho de como funcionaba el sistema. En fin, que no sacamos partido de la situación por ignorancia. El madrugón comenzó a notarse y temprano nos fuimos a dormir. Es lo que tiene la edad. Las fuerzas no son las mismas que a los 20.

El sábado, comenzó bastante bien. El clima ya era más veraniego y el sol aparecía en el horizonte. Nos preparamos para ir a la zona del Navigli, un barrio más popular y alternativo que todo el centro clásico de Milano. Y me encantó. Un pequeño canal, que recuerda la época en que Milán era como Venecia, y todo un mundo por descubrir: librerías llenas de cosas nuevas y antiguas; tiendas de barrio con muchas cosas, mercados, vendedores ambulantes y muchas cosas más.

Paseamos por la puerta Ticinese, por la Porta Genova, pasamos por Sant'Eustorgio (que estaba cerrado) y muchas cosas más. Es un barrio por descubrir también. Creo que tiene mucho potencial y no me importaría nada vivir ahí mientras escribo una de mis futuras novelas.

Compramos quesos: Parmiggiano, Grana Padano, y otros de Pimienta Negra y Peperoncino. Así que nos fuimos al hotel a dejar las compras y a comer por ahí: más pizzas y focaccias compradas al peso, una de las mejores formas de alimentarse por poco dinero.

Por la tarde, el paseo nos llevó a la Piazza della Repubblica y la zona de la Stazione Centrale, por el barrio de Porta Nuova. Más frío que otros barrios, pero no menos encantador. Ahí pudimos ver con luz de día lo bonito de la estación y una exposición de figuras de colores que había frente a la entrada principal.

Más tarde, a la hora de la cena, nos dimos el gusto de comer en otra trattoria. Esta vez, más elegante, pero nada fuera de todo presupuesto. La comida estuvo gloriosa: bruschetta de tomate, luego, (pasta obviamente) unos fusilli con ricotta y pommodorino (tomate cherry), vitello tonnato y una panna cotta. El tiramisú también estaba magnífico. Todo esto en una terraza al principio de la Via Corso Garibaldi, en la Piazza 25 de Aprile. De ahí, otro paseo por el barrio y a dormir.

El domingo, último día, luego del desayuno en el hotel y un paseo por el barrio más próximo, emprendimos camino a la Stazione Centrale para coger el autobús y llegar a Malpensa. Y el resto, ya es lo normal: avión, metro y volver a la realidad.

Lo único que me queda del viaje, además de lo bien que lo pasé, lo mucho que disfruté y las ganas de retomar el italiano como segunda lengua, es que me MUERO DE GANAS DE VOLVER A MILANO... y ya estoy planeando viaje para el próximo año. ¿Alguien se viene?

Non, Je ne regrette rien (y foto de París)

domingo, 12 de agosto de 2007

Non! Rien de rien
Non! Je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait
Ni le mal tout ça m'est bien égal!


Non! Rien de rien
Non! Je ne regrette rien
C'est payé, balayé, oublié
Je me fous du passé!


Avec mes souvenirs
J'ai allumé le feu
Mes chagrins, mes plaisirs
Je n'ai plus besoin d'eux!


Balayées les amours
Et tous leurs trémolos
Balayés pour toujours
Je repars à zéro


Non! Rien de rien
Non! Je ne regrette rien
Ni le bien, qu'on m'a fait
Ni le mal, tout ça m'est bien égal!


Non! Rien de rien
Non! Je ne regrette rien
Car ma vie, car mes joies
Aujourd'hui, ça commence avec toi!

La vida en rosa (o en negro absoluto)

Ayer fui por fin al cine a ver "La vida en rosa" o la versión 2007 de la vida de Edith Piaf, interpretada magistralmente por una Marion Cotillard (no me extrañaría que se le premiara en algún momento por este papel) y montada en diversos cambios temporales que, para los que conocemos la historia de la Piaf a medias, al final resulta un poco desconcertante porque se deja algunas cosas a medias tintas. No obstante, eso le da bastante agilidad a la estructura final, dando una imagen global a gran parte de la historia de la más grande cantante francesa de todos los tiempos.


Luego, tranquilamente en casa, he estado investigando la biografía y cosas de la película, lo que me ha permitido tener una idea más completa y, sobre todo, ordenada cronológicamente de los hechos y los personajes. Pese a este pequeño inconveniente, la película es recomendable por su cuidada ambientación a toda regla de París y Nueva York en la primera mitad del siglo XX. Y, como ya dije antes, por la caracterización que hace Cotillard de la Piaf: impresionante.


Si tienen la oportunidad de mirar en Youtube.com algunos vídeos de la original, podrán ver que la joven actriz que la interpreta se ha dejado la piel delante de la cámara y se ha convertido temporalmente en el pequeño gorrión de París.


Puede resultar un poco larga y excesiva a momentos, pero nada que no valga la pena. La música de la película, además de las canciones de Edith Piaf, está bastante bien. Igualmente, el entorno actoral de la protagonista brilla con Gerard Depardieu, Emmanuelle Seigner y Sylvie Testud, entre otros.


A mí me ha gustado y me ha parecido notable en su conjunto. Quizás si se le analiza de manera más crítica, se encontrarán una serie de detalles que le restarán méritos, pero creo que es mejor dejarse llevar por la historia de una vida marcada por el dolor y la tragedia, y de una mujer que, tal como dice en un momento del film, si no puede cantar, sólo le queda morir.

Cosas que aprendí en la universidad

Joven Loyola:
No olvide nunca la importancia de adecuarse al contexto, siempre recuerde la efectividad del barrido visual al dirigirse a un público (fijando siempre los puntos de atención en diversos sitios) y, por sobre todo, entienda que el diccionario de la Real Academia es un referente y NO el que rige nuestra lengua.
Tampoco puedo dejar pasar la ocasión de reforzar el uso de la palabra formica y sus variantes. Por cierto, no olvide llamarme Profesora Ferreira.
Qué sabios consejos y que miedo nos hizo pasar. Será siempre una de las inolvidables.

La secuela de "EL OCHO" para el 2008

jueves, 2 de agosto de 2007

Por fin tengo confirmación de primera fuente a los rumores: la secuela de "El Ocho" llegará a las librerías durante el otoño de 2008 (en el hemisferio norte). Me imagino que será la publicación en inglés, pero espero que la traducción al español sea en breve a su lanzamiento.
Cuando digo de primera fuente, me refiero a la mismísima Katherine Neville, con la que ya intercambié mail el año pasado, y que ha vuelto a contestar a mis preguntas. Esta vez le pregunté si era verdad el rumor este de la publicación de la secuela el próximo año y ella me ha escrito lo siguiente:
"Thanks!--it's true!
Wish me luck--it is a LOT of work... but really exciting.
Best thoughts--Katherine Neville"
Y yo, feliz, os comento la noticia. Para que nos vayamos preparando. Apenas termine con Harry 7, creo que volveré a leer por tercera vez "El ocho", para tenerlo más fresco.

Nada más que un afortunado oportunista

domingo, 29 de julio de 2007


Estoy leyendo "Harry Potter and the deathly hallows", el séptimo de la saga. Voy por la mitad y se pone cada vez más interesante. Ya le dedicaré unas palabras cuando lo termine, a ver que tal ha sido la experiencia. Pero vamos al tema que me interesa.

Esta tarde vi la película "El código Da Vinci", que nació de aquella inexplicable polémica surgida a causa de una novelita (pero reconozco que intrigante y entretenida). Pues igual que el libro: bien montada, que te mantiene interesado, pero sin mucho más que decir. Ni cambia lo que creo o pienso ni me hace dudar de nada.

Si la verdad es que no es ni tan transgresora ni tan polémica. Sólo es el excelente producto de una campaña de marketing que, gran parte de la Iglesia, alimentó sin mayor fundamento. El que crea, que lo haga; y el que no, también. Cada uno es libre de pensar lo que quiera. Pero darle bombo a un buen cuento policial no es muy inteligente, menos aún viniendo de aquellos que no lo leen porque lo creen casi satánico. Si lo hubieran dejado pasar, quizás habría sido un fenómeno editorial, pero menor, y no nos tendríamos que tragar las aún peores versiones sobre el misterio del Santo Grial, los evangelios de no se quién y los papiros de no sé donde.

Es que me cabrea pensar que voy a la librería hace al menos dos meses y, casi siempre, salgo con las manos vacías, intentando buscar un libro que me haga pensar, pero no en estupideces, sino que en cosas más interesantes. Si es que discutir si el papel del hombre o la mujer en la religión es o no más relevante o si la Iglesia Católica ha "conspirado" para tener lo que tiene, no es tema discutible: la historia se ha escrito así para el mundo cristiano y no hay nada que hacer. Verdad o mentira, la tradición histórica ha dibujado la realidad que tenemos actualmente.

Si de verdad las cosas se quieren cambiar, en vez de alejar a la gente cada día más de la religión cristiana con decisiones bastante poco acertadas -entiéndase por el regreso a las misas en latín, esa lengua tan extendida y dominada por todos-, lo que debe hacer la Iglesia es aceptar los cambios sociales, políticos y culturales, adecuándose a la realidad. Tampoco se trata de relajar sus preceptos ni ceder ante la presión externa, pero sí aceptar que su entorno evoluciona y no es el mismo de hace mil años, ni siquiera el mismo de hace 50.

La revolución, entonces, tiene que venir desde dentro, de las propias autoridades eclesiásticas, y no de escritores de segunda que, por un libro que tiene repercusión, se le eleva a las altas esferas de la literatura (seguro que Shakespeare o Cervantes se ríen allí donde estén) y se le presenta como enemigo de la religión, cuando no es más que un afortunado oportunista.

PECADO (Me gusta la versión de Presuntos Implicados)

Yo no sé si es prohibido,

si no tiene perdón

si me lleva al abismo,

sólo sé que es amor.


Yo no sé, si este amor es pecado que tiene castigo,

si es tentar a las leyes honradas del hombre y de Dios,

sólo sé que me aturde la vida como un torbellino,

que me arrastra, me arrastra a tus brazos en ciega pasión.


Es más fuerte que yo, que mi vida mi credo y sino,

es más fuerte que todo el respeto y el temor de Dios.

Aunque sea, pecado te quiero, te quiero lo mismo,

y aunque todo me niegue el derecho me aferro a este amor.


Es más fuerte que yo, que mi vida, mi credo y mi sino,

es más fuerte que todo el respeto y el temor de Dios.

Aunque sea pecado te quiero te quiero lo mismo,

y aunque todo me niegue el derecho, me aferro a este amor, me aferro a este amor.

Arde Madrid!

Hoy, sentado en una terraza del barrio con unos amigos, nos dimos cuenta que un poco más allá una cortina de humo crecía de manera exponencial según pasaban los segundos. Poco a poco, el espíritu periodístico -eufemismo al que recurro para decir que sólo era por cotillear- nos acercamos al lugar del incendio, un descampado lleno de maleza seca.

La sorpresa era que en el lugar había muchos policías, pero sólo un carro de bomberos que, desde donde estábamos, parecía no hacer nada. El fuego avanzó y se extendió hacia los bordes del descampado, arrasando con árboles y arbustos, pero llegando a su fin en los límites de la reja que rodeaba el recinto. Entiendo, quizás, el motivo: es mejor que se queme una vez, porque así no volverá a ocurrir en el corto plazo (no se quema lo quemado), pero no comprendo la pasividad ante la situación.

Tras 20 minutos, apareció un segundo carro de bomberos, este sí con la posibilidad de utilizar la manguera, y se dedicaron a apagar los pequeños fuegos que quedaban en una de las esquinas del descampado, la que estaba más cerca de la autopista. ¿Es esto normal? No lo sé. No soy profesional ni experto en el tema, pero me hace gracia que nuestros impuestos paguen un servicio de bomberos poco "agresivo" en su labor, sobre todo teniendo en cuenta que en muchos países, la labor de bomberos es aún voluntaria (lo que me permitiría entender o justificar su pasividad ante ciertas situaciones)

Asas (cantada por Katia Guerreiro)

martes, 24 de julio de 2007

É no teu corpo que invento
Asas para o sofrimento
Que escorre do meu cansaço.
Só quem ama tem razão
Para entender a emoção
Que me dás no teu abraço.


Eu quero lançar raízes

E viver dias felizes

Na outra margem da vida.

Solta os cabelos ao vento,

Muda em riso esse lamento,

Apressemos a partida.



Aceita o meu desafio,

Embarca neste navio,

Rumo ao sol e ao futuro.

Corta comigo as amarras

Que nos prendem como garras

A um passado tão duro.

Esquece o tempo e a dor,

Pensa só no nosso amor,

Vem, dá-me a tua mão.

Sobe comigo a encosta,

Porque quando a gente gosta

Ninguém cala o coração.

I'm walking on sunshine...



Las cachecitas de Lisboa tienen ese no se qué...

Cançao do mar (Dulce Pontes)

lunes, 23 de julio de 2007

Fui bailar no meu batel
Além do mar cruel
E o mar bramindo
Diz que eu


fui roubar
A luz sem par
Do teu olhar tão lindo



Vem saber se o mar terá razão
Vem cá ver bailar meu coração


Se eu bailar no meu batel
Não vou ao mar cruel
E nem lhe digo aonde eu


fui cantar
Sorrir, bailar, viver, sonhar contigo

¡NOTICIA DE ÚLTIMO MINUTO!

jueves, 19 de julio de 2007


¡Se me olvidaba! En Lisboa he encontrado a Nemo.

El viaje a Lisboa

La geografía de Lisboa, otra de las ciudades de las 7 colinas, está abierta al río Tajo y al océano, en una línea que asciende y desciende, hacia y desde las aguas.
Desde antes que el avión aterrice, ya se pueden contemplar las siluetas de la naturaleza y de como el hombre se ha ido adecuando a esos accidentes.
La primera impresión de la gente de Lisboa fue negativa. No porque fueran poco amables o cerrados a los extranjeros, sino porque nada más llegar, el taxista nos timó: de 10 euros pasó a cobrar 20, con toda su caradura. Y con pocas ganas de pelear en portugués y con la necesidad de llegar a destino, le pagué los 20 euros con el posterior dolor de orgullo. Pero de ahí en adelante, todo fue muy grato. Bueno, casi todo.
No puedo decir que no me gustara, que fuera feo, que no hubiera cosas para ver. Todo lo contrario. Lisboa tiene ese encanto decadente de las ciudades costeras, de los puertos antiguos, desgastados quizás por el viento y la sal.
Pero ¿no podían construir una ciudad sobre un terreno plano? Es que casi no hay una puta calle en horizontal. Todo es cuesta arriba o cuesta abajo. Y claro, algunas son subibles, pero otras son acojonantes.
De todas formas, los lisboetas se han ido acomodando a esos pequeños detalles: ascensores en medio de la ciudad, tranvías que suben y bajan por calles imposibles; autobuses y trenes que van de un extremo a otro. Y, hay que decirlo, el transporte público es barato, relativamente cómodo y bien señalizado. Nada que envidiarle a nadie.
En este viaje, nos dedicamos a conocer el Lisboa de la calle, paseando por los distintos barrios de la ciudad: la Alfama, el Barrio Alto, la Baixa, el Chiado y los alrededores, descubriendo cada día un nuevo lugar, un hito dentro del núcleo urbano.
Lo bueno de Lisboa es el contraste, ya que se funde lo antiguo (construcciones de varios siglos) con figuras modernas como la zona de la Expo 98, con el centro comercial Vasco de Gama, el oceanario, museos, empresas y hoteles. Punto aparte: el restaurante "Taste of India" en el Vasco de Gama es delicioso. Atendido por una familia hindú, la cocina es magnífica, el servicio rapidísimo y todo en su justa medida, incluso el precio.
No se pueden pasar por alto los nuevos bares, librerías, pubs, tiendas de diseño, entre otras que están apareciendo en medio de las zonas residenciales de los barrios más tradicionales de la capital portuguesa, porque merece la pena visitarlos y vivir esa fusión.
Debo decir que, aunque parezca increible, en Lisboa me tomé, creo, el mejor "Mojito" que me he tomado en mi vida. Justo en la subida del ascensor de la Rua de Bica, hay una serie de locales bastante interesantes. Este, en particular, me recordaba al "Tío Vinagre", el punto de encuentro que tuvieron Vanessa y Rosa hace un tiempo en Lavapiés y que siempre nos acogió tan bien. En fin, que el mojito estaba sensacional y la tosta de queso de cabra con tomate, aún mejor. Los precios, bastante razonables.
Y bueno, el resto ya fue pasear y pasear tranquilamente, disfrutar de las terrazas a la sombra, de la vista del río, de las agotadoras subidas y de una ciudad que, sin duda, tiene un encanto que muchas otras grandes ciudades quisieran. Es un destino ineludible.

Oración a San Viernes

domingo, 1 de julio de 2007

Ya no queda nada para salir de vacaciones y disfrutar de Lisboa.
"San viernes, ruega por nosotros para que esta semana pase rápido y sin dolor.
Que el lunes sea como un fin de semana; el martes, como un atardecer; el miércoles, como un vaso de agua; el jueves, como una seda; y, el viernes, como una noche serena.
Así sea"

No quiero perder eso

jueves, 28 de junio de 2007

Creo que he perdido el toque. Sí, ese toque con el que antes era capaz de suspender a mis alumnos sin (casi) ningún remordimiento de conciencia. Ahora mismo se me acaba de ocurrir, que quizás era así porque no se jugaban nada más que uno o dos años más en la universidad (aunque también pienso que era una bestialidad y una gran putada). En fin, lo que sucede es que ahora en el ámbito de la formación en las empresas, cuando se da una formación inicial (el curso para ver si tienen aptitudes para entrar a trabajar o no), me cuesta una brutalidad decirle a alguien que se vaya a su casa.
¿Qué me ha pasado? ¿Me he reblandecido?
Creo que no, pero es que cuando alguien se juega una posibilidad de trabajo y una nómina a final de mes, estamos hablando de palabras mayores. No es que pueda pasarse un año más entre la universidad, los exámenes, las fiestas y los amigos, sino que se va a su casa con la esperanza hecha pedazos, la cuenta del banco más escuálida y con la autoestima por los suelos (más aún cuando eres el único que no pasa el curso).
Algunos dicen que esto es al principio, pero ya llevo unos cuantos "lo siento, pero no puedes incorporarte a trabajar" y me siguen doliendo tanto como el pimer día.
Y ahora, pensando en esto último, citaré a uno de mis profesores de Periodismo, que nos instó a que nunca perdiéramos la capacidad de sorprendernos, que no nos convirtiéramos en autómatas incapaces de emocionarse, de sentir lo que veíamos. Espero nunca perder esa capacidad.

¿Qué es una diva?

lunes, 18 de junio de 2007

¿Hay alguna mejor forma que ésta de definir a una diva?
(Sharon Stone en Cannes hace un par de años... sin comentarios)

¿Seguridad ciudadana?

domingo, 3 de junio de 2007

Este no es un nuevo sistema de seguridad para el hogar (aunque seguro que sería efectivo) sino que es la realidad que muchas personas viven a diario en zonas de conflicto controladas por fuerzas extranjeras ¿de orden? que pretenden establecer las reglas internacionales de libertad, democracia e igualdad.
No sé si seré tonto o que, pero ¿hay algo más privativo de la libertad que la invasión forzosa de territorios ajenos? ¿hay algo menos democrático que la imposición de las propias ideas, acallando las voces distintas y las manos contrarias? ¿es posible una acción menos promotora de la igualdad que el intento de obligarte a que tú te parezcas a mí?
Si lo que se pretende lograr es que el mundo esté en orden, lo que realmente se debe hacer es permitir y aceptar las diferencias, las individualidades, las voces disonantes, las manos contrarias... o acaso no hay mejor compenetración que la que existe entre las manos izquierda y derecha. Dejen de manosear la democracia y cubrir los intereses particulares con valores desvalorizados como la libertad o la igualdad. La bandera francesa y los principios de la revolución se han quedado en los libros de historia. ¿Qué pensarían aquellos que lucharon por esos valores hace más de 200 años?

De todas formas, será efectivo este sistema de alarma, pero creo que prefiero un perro.

Las series...

sábado, 19 de mayo de 2007

Siguen siendo mis series favoritas, junto con House, que pese a encasillarse en un capítulo típico, sigue siendo genuino y genial.
Mientras Grey casi se muere, tras tres capítulos históricos, las vecinas de Wisteria Lane han sido testigos de tiroteos, atropellos, mentiras, chantaje, traición y mucho amor. Además, hace algún tiempo parecía que nada podría sorprendernos en estas tramas, pero esta semana me he quedado callado. Ambas fueron capaces de dejarme con la boca abierta. Las terceras temporadas de estas dos series están siendo impresionantes. ¡Lo que hace un buen grupo de guionistas!
Por favor, que la próxima temporada no caigan en desgracia.

Encuentros cercanos (o no tanto...)

Esta semana he recibido dos gratas sorpresas:

1. Me he encontrado telefónicamente y a través de e-mail con una ex compañera de colegio, de la cual no sabía hace 16 años (madre mía, que viejos estamos). Está viviendo en Cartagena, España y feliz de la vida. Saludos María!

2. Recibí un comentario en mi blog de unos amigos de Talca que, pese a no saber de ellos continuamente, siempre me alegro de tener noticias suyas y de saber que siempre estarán ahí. Besos y abrazos para Lili, Andrés y Tomasito.

Y siéntanse invitados a seguir sorprendiéndome!!

"Wicked"

Uno de los libros que se ha transformado con éxito en un musical, es "Wicked", que cuenta la historia del país de Oz y de la que se convertirá en la futura Bruja Mala del Este (Wicked Witch of East), todo esto antes de que llegara Dorothy, con su perro y sus zapatos rojos.
Es bastante ingenioso y mucho más oscuro que el libro original, pero resulta muy entretenido montarse la historia previa a una trama tan edulcorada. En el fondo, muestra que todos somos un poco "brujos malos" sin importar la situación geográfica o el punto cardinal en que nos encontremos; a la vez que somos poco dados a aceptar las diferencias, a ceder espacio en nuestro entorno y a la rigidez social establecida por cánones que nos superan.
Está siendo una experiencia entretenida. Todo esto lo leo mientras sigo haciendo Sudoku, mientras estudio, trabajo y me encargo de la casa. Ahora, creo que me llamaré Tomás Windows, el multitarea.

El otro ranking

martes, 1 de mayo de 2007

Ante la pequeña polémica surgida de mi elección del ranking de discos publicado anteriormente, en la cual me reclamaban por traicionar mis orígenes y mi espíritu de "música cebolla", he decidido hacer un ranking del recuerdo centrado en nuestra época universitaria, en Concepción, con la radio Romántica de fondo, con aquellas canciones que nos acompañaron y nos acompañan hasta hoy (la carpeta de música "Placer culpable" sigue estando vigente en mi PC). Aquí va un pequeño homenaje:
1. Líder indiscutible. La más solicitada y tocada en guitarra por los más diversos personajes; la más coreada: Amanda Miguel y "El me mintió".
2. De cerca le sigue Pablo Milanés, que sin ser cebolla, se coló en el ranking con dos canciones por su presencia permanente en las guitarras. La primera de ellas, "Yolanda" tanto en su versión normal, como en su revisitación rockera.
3. Otro de los grandes hit que tuvimos en esa época fue una canción que nadie parecía saber en estado normal, pero que aparecía en medio de los asados o encuentros: "Y tú te vas" de José Luis Perales.
4. Sin olvidar la presencia chilena en este ranking, la única e incomparable Cecilia, la reina de la Nueva Ola, nos hizo cantar y gritar con "Baño de mar a medianoche".
5. "El amor después del amor", de Fito Paez, motivó unos momentos corales, acompañados por todo tipo de instrumentos musicales y artilugios que emitían ruido para acompañar esta canción. Todo un éxito.
6. Otra de las canciones que nos acompañaron, quizás no por largo tiempo, pero que se ha ganado su presencia en el ranking por el peligro que conllevó conseguir sus acordes (fuimos atacados verbalmente por un compañero cuando se los pedimos), fue "Regresa a mi" de Toni Braxton y su indescifrable coro.
7. Vuelve Pablo Milanés a las listas con "Yo no te pido", una canción que nos acompañó muchas noches y muchas madrugadas también.
8. Otra chilena y otra Cecilia. "Como voy a renunciar a ti" de Cecilia Echenique, aquella canción que sin ser interminable, muchas veces lo parecía, pero que tanto éxito tuvo en muchas reuniones familiares y de amigos.
9. De Chile nos vamos a España, con Presuntos Implicados y "Como hemos cambiado", otro de los éxitos indiscutibles de esa época, que hasta fue grabada en un estudio de Chiguayante por el disuelto grupo "La Cámara".
10. Y ya que se hace mención a este grupo que casi no ve la luz, no puedo dejar fuera tampoco a la versión de "Humedad" de Javiera Parra y los Imposibles que fue la más ensayada y la nunca estrenada.
He aquí el primer homenaje a esa época y a esa música que tanto nos acompañó. Se me quedan muchas en el tintero, pero hay que dejar material para más adelante. Este reunió a aquellas canciones que marcaron al grupo de compañeros de universidad, pero luego vendrá el reconocimiento de aquellas que marcaron época.

Algo de música

domingo, 8 de abril de 2007

Las últimas (y no tan últimas) recomendaciones musicales:
1. Carla Bruni con "No promises" y para aquellos que no hayan disfrutado de su debut, "Quelqu'un M'a Dit" es un excelente estreno.
2. Lo dicho: "Children Running Through" de Patty Griffin.
3. La banda sonora de "Good night and good luck".
4. De The Dixie Chicks, "Taking de Long Way"
5. Lo nuevo de Norah Jones, "Not too late".
6. Recuperar a Kevin Johansen con "Sur o no sur". Variopinto y gracioso. Está entretenido (aunque sin duda le favorece más el directo).
7. "Amarantine" de Enya. Muy correcto en su línea, pero igual de agradable. Más de lo mismo.
8. Lo más reciente de Jewel: "Goodbye Alice in Wonderland"
9. Algunas canciones de Lily Allen como "Smile" o "LDN"
10. La banda sonora de "Shortbus" está bastante entretenida.

Who is Patty Griffin?

Creo que nunca dejaré de agradecer el momento en que se cruzó en mi camino Patty Griffin (http://www.pattygriffin.com). Una de esas tardes en el PC buscando nueva música, di con una chica de EE.UU. que tenía un par de canciones, por lo visto, bastante solicitadas. Y como no me podía quedar con la duda, pues me bajé todo lo que encontré de ella. ¡Vaya sorpresa! Me encantó. Algo así como cantautora, con un toque dulzón, pero algo desenfadado, no tan empalagoso.

Y de ahí en adelante, ha sido cuestión de ella continuar con su carrera y yo, comprando los discos que encuentro (bastante difíciles de localizar muchas veces) y disfrutando de su música. Para los que no tengáis ni idea de quien es, pues ahí van dos pistas: versionó "Moon River" para la película Elizabethtown de Cameron Crowe y podéis buscar canciones como "Mary", "Top of the world", "Be careful" o "You'll remember" de sus discos. Ya sé que no es la idea matar la música, pero para los que quieran probar, están disponibles en la red.


Música relajada, tranquila, bien hecha, sencilla, sin grandes aspavientos y que resulta interesante si se le pone atención. Ahora mismo, estoy oyendo su último disco "Children Running Through" mientras escribo esto. Y nada, más de lo mismo. Lo recomendaré igualmente.

Paso a paso... (cajón desastre)

domingo, 25 de marzo de 2007

Ya un mes desde mi última incursión en el mundo de mi blog, ese viaje que nunca acaba. Y la frase no puede ser más acertada: el camino, sea como sea, no tiene fin. Hay altos y bajos, curvas y túneles oscuros, pero siempre continúa.
En este mes han pasado muchas cosas. ¿Recordáis que estaba feliz por ser formador? Pues ya no lo soy. La empresa ha decidido reducir el departamento de Formación y nos han pasado a la Operaciones, lo que en buen castellano quiere decir que vuelvo a ser coordinador de la plataforma de Atención al Cliente o "Team Leader", una cursilería que no tiene nombre (no puedo dejar de sentirme un poco cheer leader e imaginarnos con falditas y plumeros corriendo por la plataforma con cara de anuncio de Coca Cola). De todas formas no me puedo quejar, porque tengo unos asesores que, en general, son encantadores y hacen bastante livianas las jornadas.
Por mi parte, me he puesto nuevamente en la búsqueda de un trabajo más acorde conmigo. Y aquí estoy, tratando de sortear obstáculos y de mejorar mi propia campaña de marketing. Aquí me está asesorando uno de los asesores de la plataforma, con experiencia en el área, dándome los consejos adecuados para ser mi mejor spot publicitario y potenciar mi curriculum. Gracias José María por esa ayuda.
Noticias: tenemos dos nuevas madres en el firmamento. Vamos felicitando en orden de alumbramiento:
- Amanda, la pequeña que transforma la vida de la Verito Hennicke y de Sebastián, ha venido al mundo hace unos cuantos días. La madre, orgullosa como era de esperar, ya ha mandado fotos de la pequeñina y es preciosa.
- Francisca, hija de la Carlita y de Pancho, también se ha atrevido a sacar la cabeza al mundo exterior, dándole un breve respiro a mi amiga que ha tenido, según comentan, un embarazo bastante poco grato. Ahora tendrán que ponerse manos a la obra para disfrutar y educar a la "sobrina".
Y en camino vienen dos sobrinos (de los de verdad) que aparecerán pronto en este montaje en el que estamos inmersos. Si todo va bien, nos veremos dentro de poco.
Creo que no se me escapa ningún recién nacido o próximo a nacer. En caso de omisión, pido perdón, pero he dormido poco y he trabajado bastante. Es entendible que la sinapsis sea escasa hoy.
Una grata sorpresa me llevé la semana pasada. En un momento de egocentrismo, busqué mi nombre en Google y me dí cuenta de que estoy citado en una página de periodismo (http://periodismoescolar.iespana.es/4a.htm), ese manual de redacción que monté con los textos de Pizarro y nuevas aportaciones mías (aunque él diga que me dejó poner el nombre por pena y que sólo fue obra suya). En fin, parece que no soy el único con problemas de ego. El punto es que fue todo un honor, saber que alguien se lo ha leído y que le ha parecido interesante mencionar.
Y nada más por el momento. Ha sido bastante desastroso el cajón, pero informativo, que es lo importante.

El doble discurso

sábado, 24 de febrero de 2007

¿Habéis presenciado una escena de doble discurso?
Pues yo sí, el jueves en el autobús. Fue más o menos así:
Imagina, autobús de regreso a casa. Lleno de gente, imposible sentarse. Sube un ciego con su perro guía. Todos se revolucionan, buscando un sitio para el ciego. Nadie se lo cede. Y una mujer de las que estaba sentada, comienza a comentar con sus tres amigas, que también disfrutaban de las bondades de un cómodo asiento:
- Os habéis fijado como nadie es capaz de cederle el asiento al ciego
- Si, que vergüenza. Pobre hombre que se tendrá que ir de pie todo el trayecto
Y otras tantas frases del mismo estilo. Yo iba escuchando música tranquilamente, hasta que no pude evitar cabrearme por la situación. Si tanta vergüenza les daba y no comprendían porqué nadie cedía su asiento, alguna de las cuatro víboras ridículas podría haber dejado de expulsar veneno por la boca y podría haber levantado su culo del asiento para hacer lo que nadie era capaz de hacer.
Pero no, eso era demasiado pedir. Lo mejor era comentar a viva voz la falta de civilidad de los demás, mientras ellas, las reinas del saber estar y del comportamiento social perfecto, se lamentaban de las desgracias de los demás, sin ver ni siquiera lo desgraciadas y patéticas que se veían.
¡Pena me dan!
(se que es un poco tóxico, pero es que peor fue presenciarlo)

"Good night and good luck"

domingo, 4 de febrero de 2007

Ayer vi una película que me ha dejado pensando, cosa rara en las películas a las que últimamente tenemos acceso. "Buenas noches, buena suerte" es una excelente producción que retrata vivamente la época de la "caza de brujas" en Estados Unidos, a mediados del siglo XX, visto desde el punto de vista periodístico y cómo se enfrentaba el poder mediático al poder político.
No sé si tendrá que ver con la (de)formación profesional o qué, pero simplemente me pareció notable y valiente la postura adquirida por ciertas voces de las comunicaciones frente al acoso del senador McCarthy hacia aquellos individuos que, por el simple hecho de pensar que eran comunistas, eran acosados, expuestos públicamente y, muchas veces, sin prueba alguna.
Es cierto que este argumento no resulta nada nuevo y que se vivió en algunos regímenes políticos del terror, pero la forma en que se vivió en EE.UU. tuvo un alcance público de proporciones, ya que actores, cantantes, presentadores, a la vez que gente desconocida para la masa, se enfrentaron a las acusaciones más absurdas vistas en el poder legislativo de ese país.
El punto que me dejó pensando, más allá de las ideologías políticas o del tema que sea el que distinga a los individuos como "amigos" o "enemigos", es la facilidad con la que el ser humano cede ante al temor y cae en la acusación vacua de sus pares, de sus iguales. No sé si esto se explica por una necesidad de sobrevivir al otro o de tener mucho tiempo libre y sentirse con ese status superior que le "permite" o le "exige" penetrar el mundo privado de un ciudadano y acusarlo gratuitamente de lo que sea.
Muchas veces, caemos en una "caza de brujas" hablando de los demás sin fundamento, y acusando a nuestros semejantes de las brutalidades más crudas o de las estupideces más absurdas, propasando el límite entre lo público y lo particular, violando el metro cuadrado de otro (a la vez que el propio), simplemente por no saber que hacer con nuestro tiempo libre o no tener una vida interesante que nos invite a disfrutarla a expensas de nosotros mismos y no a costa de las demás.
Varias vueltas le he dado a esta cuestión desde ayer, y creo que me quedan un par de días de seguir analizando este argumento. Sin duda que es este el cine que me gusta, ese que te permite pensar más allá de las dos horas de duración y no aquel que se desvanece tras los créditos. El que pueda disfrutar de esta película que lo haga y le invito a discutir este tema con total libertad, porque tiene para mucho más. Sólo me queda por decir: "buenas noches y buena suerte".

Casi voy al cine con Leti

domingo, 7 de enero de 2007

Ayer fui al cine a ver "Little Miss Sunshine", una road movie bastante peculiar, que se ha convertido en éxito de crítica y público en varios países. La verdad es que, sin ser grande, es enorme y tiene elementos de tragicomedia que la hacen muy singular. El único problema de la película fue que, antes de entrar, no nos pusimos de acuerdo con Letizia y Felipe, y ellos finalmente entraron a ver Babel, pero como yo llevaba tiempo sin poder ver "Little Miss Sunshine", me empeñé en entrar a esa película.
Ellos se lo perdieron, seguro que sí. Al menos me reí mucho, cosa que dudo que hayan hecho ellos con semejante tragedia de película.