Vaya agenda!!!

miércoles, 31 de agosto de 2005

Ya estoy aquí... luego del largo viaje y de las impresiones varias, ya llevo 2 días en mi tierra con mi gente... nada mejor que un poco de "olor a familia" para recuperar energías...
El encuentro con mis alumnos ha sido espectacular... ya les contaré con calma...
Vaya agenda más agitada... no hay descanso...
Hoy, más eventos sociales, sin parar. Mañana almuerzo con mi hermana... el fin de semana, mi amiga del alma... ufff... llegaré agotado de las vacaciones...
Más adelante, más informaciones...

Diversa semana

jueves, 25 de agosto de 2005

¡Que semana más diversa!. Ha sido intensa a morir en trabajo: desde el lunes no hemos tenido respiro, y luego de pasar un inicio de semana, habíamos remontado martes y miércoles, pero hoy ya fue el acabose. Además de quedarnos más de una hora extra, nos dieron como tambor apache durante toda la tarde.
Luego, unas cañitas (yo siempre fiel a mi amiga Coca-Cola) con algunos compañeros del curro y a casita... a ver Operación Triunfo... mi placer culpable. Me declaro seguidor del programa, de los resúmenes y comentarios... hasta de la web. No puedo evadirme de mi lado "marujo". Nada mejor que meterse en la vida de los demás sin complejos y escuchar algo de música. ¡Hasta tengo favoritos! No hay valor...
El resto de la semana ha sido de contactos por mail, teléfono y Msn... con mi gente, mis amigos del otro lado del charco y amigos de por estos lados... siempre es bueno mantener el vínculo vigente para sentir que el camino de la vida no tiene porqué andarse solo... y mejor mientras pague quien sabe...
Algunas compras de fin de mes, tan escasas como el recurso monetario antes del ingreso de la nómina, pero que le dan algo de vidilla al asunto... Muy buenas noticias en el ámbito familiar, otras buenas de "mi tierra" y unas tantas que espero estén por venir y por confirmarse... cosas que habrá que comentar a su debido momento...
Y nada más... se viene el viernes... y el fin de semana... y a comenzar la semana con nuevos aires...

En el limbo...

domingo, 21 de agosto de 2005

Ésta ha sido una semana de intensidades: intenso trabajo, intenso descanso, intensas emociones, intensas intrigas, intensos cuestionamientos. De todas formas, todo gira en el ámbito laboral, no crean que mi vida se ha transformado en una novela de Corín Tellado. Por suerte, mi existencia sigue siendo apacible y tranquila.
De entrada, esta semana cambiaron a una de las jefas, así, sín aviso previo. Nada más comenzar la jornada del martes, me encuentro con la noticia. Y la afectada, pues de vacaciones. De ahí en adelante, mucho trabajo, presentaciones, tareas varias y darle un nuevo giro al trabajo. Curioso es que, además, esta semana hubo más trabajo que nunca. Mil cosas pendientes, otras tantas que resolver de manera inmediata. Y claro está, todo acompañado de los comentarios bajo superficie que van de la mano con cualquier cambio o novedad: aprender a cuidarse de los "soplones", conocer al "nuevo", tantear terreno y otras hierbas.
Cuando la semana parecía tomar su ritmo, vienes las conversaciones previas a futuros cambios: que si te acomoda más este horario, que si podría haber un ascenso, que no hay nada claro aún, que después de las vacaciones hablamos, etc. Como dando a entender algo que aún no descifro, pero que sospecho, pero sin asegurar nada. Esas etapas de la vida en que estás en el limbo y no sabes hacia donde irá el camino.
Lo mejor es andar y dejarse llevar por la inercia, desconectar de los distractores y enfocarse en el objetivo. Tarea nada fácil cuando tu cabeza gira a mil por hora y esas neuronas inquietas están listas para no dejarte descansar.
Sólo cinco días, luego el merecido descanso después de un año de arduo trabajo e intentar que la cosecha sea muy productiva. Ya veremos lo que trae el otoño.

Bendita seas...

miércoles, 17 de agosto de 2005

María Paz Cifuentes Tapia, mi "sobrina" ha nacido hace un par de semanas y aprovecho de darle todas las bendiciones desde el otro lado del mundo y hago extensivo el saludo a los nuevos padres, Paula y Oscar, que también necesitarán mucha fuerza en esta nueva etapa de la vida.
Enhorabuena amigos!!!

Explosivo Escorial

El lunes 15, un muy bien ubicado festivo en el calendario, era un día genial para preparar algún paseo por los alrededores. Cinco cabezas y diez piés salimos rumbo a El Escorial algo más allá de la media tarde, donde la fiesta también se apoderaba de las calles (nada que ver con esas desoladas tardes de invierno), mucho ruido, gente por todos lados, música, terrazas repletas. Dejamos el coche, caminamos hacia el monasterio, donde más tarde celebraríamos el punto cúlmine de la jornada.
Recorrimos algunos lugares, entre callejuelas, plazas y unas vistas sensacionales, todo eso disfrutando de algunos grados menos (lo que se agradece siempre). Más tarde, cuando el hmbre arreciaba a eso de las 10, pedimos unas tapas en un bar muy típico y luego de regreso al monasterio, porque ya sería hora de un espectáculo pirotécnico que pometía ser de proporciones.
Había mucha gente sentada en las piedras que rodean el lugar, familias completas, jóvenes, viejos, todos a la espera de la medianoche que, con puntualidad casi perfecta, comenzara la música y los fuegos artificiales, que en una sincronización muy bien lograda, iluminaron la noche y a todos los que estábamos ahí. Durante 15 o 20 minutos nos quedamos impactados con las figuras trazadas en el cielo: espirales, medusas, lluvias de luces, destellos. Dicen que es uno de los mejores eventos pirotécnicos de España. No puedo asegurarlo, simplemente porque no he visto más, pero de que fue impresionante, lo fue.
Y luego, a la realidad. Volver a casa, a Madrid, y retomar la rutina de la semana.
Ya es miércoles, el calor aún arrecia por estos lados, el trabajo agobia y la gente comienza a regresar de sus vacaciones, primer indicio de que al verano no le queda mucho más y que el otoño, es de esperar, temple el clima.

La Paloma y las fiestas

domingo, 14 de agosto de 2005

Una de las cosas que caracterizan la idiosincrasia española es esa necesidad imperiosa por celebrar algo. Cualquier mínima excusa es suficiente para tirar la casa por la ventana (literalmente), sacar las barras y la música a la calle, llenarlas de colores y luces. Que si San Juan, San Cayetano, la Paloma, el Orgullo, carnavales y otras tantas que se me escapan, todas implican un cúmulo de gente fuera de sus hogares, en grupos variopintos, cantando, bailando, comiendo y celebrando, una de las cosas que mejor se saben hacer en España.
Hace poco leí en una revista que España es el único país de Europa que tiene la jornada intensiva de verano, esto es, trabajar seguido hasta las 15 o 16 horas (no lo recuerdo bien) para aprovechar las horas de la tarde y no dejarse doblegar por el incesante calor. Y porqué es el único, pues muy simple, porque en los otros países la gente no concibe almorzar más allá de las 15 horas. Esto revela, de cierta forma, ese espíritu festivo, no de flojera u holgazanería, sino que de apovechar al máximo el tiempo libre y disfrutar de la mejor forma los ratos de ocio. Véase como se vea, finalmente hay que aceptar que es una buena forma de enfrentar la vida y el agotador progreso.
De todas formas, la Paloma no es lo que me imaginaba, seguramente influnciado por algún espectáculo de zarzuela que haya visto en mi niñez, que era una fiesta típica, casi folclórica, pero más bien es un día de marcha cualquiera, pero con más licencias, más luces, más ruido en las calles y mucha, mucha más gente. Lo más típico que vi fue a Lolita Flores cantando en un escenario con ese vozarrón que tiene, para luego bailar al ritmo del Habibi, Sexy Thing, algo de funk y alguna que otra modernidad entre gente "super guay", que parecía que se habían perdido a la entrada del bautizo más que acercarse a celebrar unas fiestas en las calles de Madrid. Cosas de la idiosincrasia.

Citas citables

jueves, 11 de agosto de 2005

"La experiencia es algo maravilloso. Nos permite reconocer un error cada vez que lo volvemos a cometer".
Franklin P. Jones

Mi primer ladrido

miércoles, 10 de agosto de 2005

No es que nunca en la vida le haya ladrado a nadie... no es que nunca haya estado alterado... no es que no haya "torturado" a ninguno de mis alumnos... pero es que hoy le di el primer ladrido a uno de los "nuevos" de mi trabajo en plan del puesto que desempeño de manera eventual como coordinador de la plataforma. Pero es que no puedo negar que me estaba "tocando los huevos" más de la cuenta con su chulería, imbecilidad e incesante cuestionamiento de cosas irrelevantes.
Así que, ni corto ni perezoso, le pegué un grito para que entendiera lo que tenía que hacer... no pude resistir la sensación...
Ya hay otro candidato al grito... hoy casi se lo ganó, pero se salvó porque sólo llevaba 2 horas trabajando, porque si me llega a pillar como el otro casi al final del día, el ladrido no se lo quita nadie...
Tampoco piensen que me dedico al abuso de poder ni nada por el estilo, pero siempre es bueno descargar las tensiones por algún lado... de todas formas, con este pequeño paso en mi historial, ya me presento como buen candidato para un ascenso... quizás de cachorro a bulldog... quien sabe...

Otto en Vinagre

lunes, 8 de agosto de 2005

Pese al agobiante calor que hoy dominaba Madrid, hoy tocaba hacerse de valor y salir a la calle, a dar una vuelta por el barrio de Lavapiés, visitar a las amistades y hacer algo de vida social... nos acogió una terraza más bien inclinada, por donde pronto comenzarían a subir las danzas y cantos de un grupo que, como muchos, celebraba las fiestas de San Cayetano, aquellas entre las de Santiago y las de la Paloma, que llenan de música y jolgorio las calles de la capital española en algunos momentos del verano.
Luego, la visita obvia al Tío Vinagre, para saludar a Vanessa y a Rosa, la nueva madre, quien llegó junto a Jose y al miembro más reciente de la familia: Otto, tan quieto y plácidamente dormido en su coche, que no fue capaz de abrir ni un ojo para saludar a la ronda de visitantes que lo rodeábamos.
Unas tapas y tostas, acompañadas de Coca Cola, mosto, claras y cañas (dependiendo del gusto particular) y a casa, que ya se nos viene el lunes y toda la semana...

Es una tortura...

sábado, 6 de agosto de 2005

Es una tortura esta contractura... mi espalda está al borde del colapso... pero sigo estoicamente haciendo las cosas que tengo que hacer... unos buenos analgésicos y a seguir con la faena diaria... Es que no quiero echarme a la cama por esto... ya he sobrevivido a dos de estas y no será la tercera la vencida. Por ahora, la velocidad de reacción es menor y la elasticidad, nula; pero qué le vamos a hacer... "el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos..."
El fin de semana estará muy tranquilo y excesivamente cálido... algunas películas, otras tantas series, con probabilidades de cine para el domingo en la tarde, despejado y claro. El lunes, se asoman nubes negras (como todos los lunes en los que hay que trabajar), pero dependerá de como soplen los vientos y la fuerza lunar como se desarrolle el día.
Hoy sábado, una tranquila cena con las amistades y nada más... ya veremos mañana como se desarrolla el domingo...

Más y más

jueves, 4 de agosto de 2005

"La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho".
Jonas Edward Salk
Y yo sigo con el cambio de horario, haciendo de todo... Paciencia me dice la jefa, que está bien lo que hago, que están contentos conmigo y que si tengo cualquier tipo de duda o problema, que lo hable con ella para solucionarlo. Por ahora, sigo ahí... haciendo más trabajo y más cosas...

El Polivalente

martes, 2 de agosto de 2005

Tomás polivalente, multiuso, versátil, comodín... esos son mis apellidos de este mes... sí, porque en el trabajo me han puesto a trabajar en horario continuo e intensivo por agosto, para apoyar la gestión de coordinación, sin dejar a la vez, claro está, la labor de agente teleoperador. Entonces, Tomás vuela por la plataforma, coge llamadas, atiende consultas, auto in, back office, llama a las tiendas, toma nota, etc. Pues nada, para eso estamos... Ya les iré contando más cosas... ahora debo ir a suplir mi "placer culpable": Desperate Housewives... es un vicio...
Hasta luego...

Piececitos... un pequeño homenaje

lunes, 1 de agosto de 2005

Piececitos de niño,
azulosos de frío,
¡cómo os ven y no os cubren,
Dios mío!

¡Piececitos heridos
por los guijarros todos,
ultrajados de nieves
y lodos!

El hombre ciego ignora
que por donde pasáis,
una flor de luz viva
dejaís;

que allí donde ponéis
la plantita sangrante,
el nardo nace más
fragante.

Sed, puesto que marcháis
por los caminos rectos,
heróicos como sois
perfectos.

Piececitos de niño,
dos joyitas sufrientes,
¡cómo pasan sin veros
las gentes!

(Gabriela Mistral, Premio Nobel 1945)